Sábado, septiembre 18, 2021

Dante Delgado sale a “cazar” a los liderazgos que dejaron al PRI

Destacadas

La próxima semana pasará por Tehuacán la Carrera Antorcha Guadalupana, la dedicarán a la memoria del  padre Gustavo Rodríguez, defensor de los migrantes

Tehuacán. La Carrera Antorcha Guadalupana, en su edición XXI, pasará nuevamente por la Diócesis de Tehuacán la próxima semana....

Advierten organizaciones culturales que no permitirán que el INAH se lleve esculturas del Museo Sitio de la Zona Arqueológica Ndachijan

Tehuacán. Organizaciones culturales se unieron para anunciar que no permitirán que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)...

Se complicó la elección de Puebla por no dimensionar la carga de trabajo del IEE, admite el consejero Arturo Baltazar

El consejero Jesús Arturo Baltazar Trujano, quien forma parte de una ola de exfuncionarios del INE que arribó al...

El que ya empezó a aprovechar las crisis del PRI poblano, que el pasado fin de semana ha perdido a algunos de sus mejores liderazgos, es Dante Delgado Rannauro, dirigente y fundador del Partido Movimiento Ciudadano (PMC), quien está buscando abrir las puertas del PMC a todos los priistas que han salido –y seguirán saliendo– del tricolor. Esa apertura no solamente es para los que son cabezas de grupo, sino para muchos militantes del Revolucionario Institucional que desde hace mucho tiempo han sido ignorados y soslayados.

La desbandado de liderazgos en el PRI no se gestó recientemente, sino se empezó a planear entre los meses de febrero y marzo de este año, cuando se percibió la cerrazón de Alejandro Moreno Cárdenas, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), de dialogar con las diferentes facciones priistas de Puebla y que tenía la intención de dejar control del partido a un par de grupos: el que encabezan Javier Casique Zárate y Enrique Doger Guerrero, principalmente, y en menor medida el de Jorge Estefan Chidiac.

Desde esas fechas, empezaron existir reuniones entre figuras importantes del PRI y en la que se discutió que el partido tiene pocas posibilidades de recuperar al grueso de sus militantes y sus simpatizantes, como resultado del sometimiento que hubo del tricolor de parte del morenovallismo –a lo largo de los últimos ocho años– y ahora por el dominio de una dirigencia errática, como es la de Alejandro Moreno Cárdenas, quien en realidad es un títere del ex gobernador oaxaqueño José Murat Casab.

- Anuncio -

Como consecuencia de que se atravesó la cuarentena del Covid–19 se frenó –entre marzo y julio– por un lado, la imposición de Néstor Camarillo Medina como presidente estatal del PRI y como testaferro de Javier Casique, y por otro, la renuncia al instituto político del tricolor de los liderazgos que no están de acuerdo con la pérdida de rumbo del Partido Revolucionario Institucional.

Sin embargo, pese al confinamiento social generado por la expansión del coronavirus, siguieron las platicas, las reuniones, de los inconformes y se agrandó el clima de malestar dentro del otrora partido oficial.

Esa condición fue conocida, desde principios de año, por Dante Delgado Rannauro, un hombre que se formó como político en las filas del PRI veracruzano y que rompió con esta fuerza política luego de haber sido un preso de conciencia por una venganza del salinismo. Eso lo llevo a que en 1997 fundara el Partido Convergencia por México, que ahora se llama Movimiento Ciudadano.

El interés de Delgado por abrir las puertas los excluidos del PRI poblano no inició este fin de semana –luego de que Juan Manuel Vega Rayet, Germán Sierra Sánchez, Armando Díaz Arteaga y Adela Cerezo, entre otros, dejaran su filiación priista–, sino se empezó a planear desde marzo de este año.

A eso obedece, a que hace un par de meses se nombró al expriista Óscar Aguilar, como delegado del PMC para la cuarta circunscripción electoral del país, que abarca los estados de Puebla, Veracruz, Tlaxcala y la Ciudad de México.

Y también por ese se motivo abortó el proyecto de sustituir al dirigente estatal del PMC, Fernando Morales Martínez, quien iba a ser sustituido por la ex diputada federal priista Grace Palomares.

En la cúpula del PMC se consideró pertinente dejar a Óscar Aguilar y Fernando Morales, en su calidad de ex priistas, en la conducción del partido, como una manera de tener una comunicación oportuna con todos aquellos líderes del PRI que dejen las filas tricolores.

Ya entes se había experimentado en Puebla ese modelo, con cierto éxito, cuando se logró que Ernesto Guerrero, quien fue un importante legislador local del PVEM se incorporar a la dirigencia local del PMC y se consiguiera que, muchos cuadros del Partido Verde Ecologista de México se mudaran a Movimiento Ciudadano.

¿Por qué resulta atractivo en estos momentos el PMC, luego de que ha sido un partido –por lo menos en Puebla– con un mediocre desempeño electoral?

La respuesta es muy clara: el imán de muchos para migrar al PMC es su figura central: Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, quien milita en Movimiento Ciudadano.

Alfaro aspira a ser candidato presidencial en 2024 y construir un frente amplio contra la continuidad de la 4T.

Enrique Alfaro es quien está agrupando a varios gobernadores de oposición para confrontarse con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dicho de otra manera, se está convirtiendo en la oposición más combativa a la 4T, algo que ni remotamente ha podido hacer el PRI, un partido que vive en el marasmo.

- Anuncio -

Ultimas

El INAH se compromete a regresar a Tehuacán cuatro esculturas prehispánicas que se exhibirán en la exposición Grandezas de México

Tehuacán. Juan Manuel Garibay López, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH),...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -