Lunes, mayo 10, 2021

Cuidándonos al buscar

Destacadas

Pese a veda, “Bulnes Arquitectos” perfora pozo profundo para dotar de agua a la lujosa torre en espiral de Vía Atlixcáyotl

A pesar de la veda que existe por parte de la Conagua, el desarrollo inmobiliario “Bulnes Arquitectos”, que construye...

Segundo atraso del IEE en aprobar listas de candidatos rezaga inicios de campaña en Morena

Por segunda ocasión en menos de una semana, el Instituto Electoral del Estado (IEE) retrasó la aprobación de la...

Ha ocurrido un intento de linchamiento cada 3 días en Puebla durante 2021

En promedio cada tres días ocurrió un intento de linchamiento en Puebla durante el primer cuatrimestre del año, eventos...

La utilización de internet al buscar información, en lo personal me llega a generar un sentimiento de profunda vulnerabilidad. El simple hecho de dar de alta mi número de teléfono en un aparato nuevo cuando, por la obsolescencia programada (es decir, la perversa acción de fabricar aparatos que durarán muy poco para impulsar el mercado y no inhibir el consumo), ha condicionado la necesidad de brindar información tan simple como mi nombre, mi fecha de nacimiento, una dirección y mi nacionalidad; es suficiente para ver cómo, de inmediato, literalmente me llueve información por todos los medios electrónicos y por supuesto, redes sociales a las que soy muy poco afecto y que ocasionalmente utilizo para comunicar alguna información que considero relevante.

La condición se acentúa con los fines políticos y comerciales en los que nuestra privacidad e intimidad se ve inexorablemente transgredida. Esto no representaría un problema mayor si en un momento dado, dentro de un nivel de conciencia, uno genera la capacidad de evadir cualquier tipo de información que se aleje de lo que uno busca en una forma específica dentro de lo que ahora se conoce como “buscador” o “motor de búsqueda”, en los que a través de una intrincada red de conexiones, se puede tener un contacto con un número de ordenadores imposible de cuantificar. Más allá de la molestia de esperar a que, por unos pocos segundos, me vea obligado a ver un comercial o buscar cuidadosamente el botón  de “cerrar” que tiene como característica un recuadro muy pequeño que tiene una cruz inclinada; lo grave del asunto de hacer caso de una mentira, una noticia falsa, un contenido parcial o inclusive, el ocultamiento de información vital, nos lleva en una forma particularmente sencilla, al engaño.

Esto ha generado opciones de motores de búsqueda que aseguren la privacidad. Por eso han surgido (más allá del popular Google que tiene cautiva a más del 90% de la población que ingresa a internet buscando algún tipo de información) a Duckduckgo; Ecosia; Qwant; Swisscows y Mojeek, que son alternativas diferentes a lo convencional. Fáciles de encontrar, solamente escribiendo su nombre en cualquier buscador, se localizan las instrucciones para poder ser instalados y sustituir al que tengamos, como Internet Explorer, Google Chrome, Bing o Yahoo.

- Anuncio -

Si hablamos de un verdadero reclamo de privacidad que no solamente es genuino sino también legítimo, no menos importante es el derecho de recibir información que, como ingrediente fundamental, debe de tener un mínimo de calidad y la mayor capacidad de expresar una verdad. Por supuesto la percepción de la mentira y la veracidad son asuntos extremadamente complejos pues si bien, nuestros sentidos son engañosos (lo vi con mis propios ojos, cuando un vistazo superficial aun así nos puede llevar a una apreciación errónea de la realidad), cualquiera puede ser mentalmente manipulado a través de múltiples estrategias que tienen alcances inimaginables. Esto toma un tinte realmente destacado cuando, hablando de la salud y la enfermedad, se pone en riesgo la vida en una forma que podría parecer exagerada pero que es real, cuando en una forma consciente y por supuesto, también inocentemente inconsciente, se comparte información que puede ser muy nociva, perjudicial, dañina y hasta peligrosa.

Pero la utilización de motores de búsqueda diferentes a Google Chrome que prometen privacidad, en una forma automática dan como primeros resultados, contenidos que tienen una relación poco directa con artículos debidamente validados por investigaciones científicas que promuevan la difusión de la verdad. Con esto necesito expresar que en la búsqueda de información verídica, nos encontramos en lo que pomposamente grupos de derechos humanos expresan como indefensión, es decir, literalmente “sin defensa”.

Una de las amenazas más grandes a la salud global está representada por el rechazo a las vacunas. Se puede deducir que a mayor nivel educativo, menor facilidad de engaño, pero a lo largo del tiempo, puedo percibir con estupefacción, surgimiento de sectas religiosas, retos extremadamente peligrosos que buscan unificar grupos de pensamientos tan extremistas como irracionales, aceptación de catervas políticas agresivas e intolerantes, necedad, intransigencia, majadería, sandez…

Como este fenómeno es mundial (aunque en México es vergonzosamente peculiar), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha proyectado la iniciativa mundial “Verified” (en español, verificado), que busca romper con esa tendencia de desinformar por medio de internet. Después de haber revisado personalmente la página y haber considerado que en nuestro país también contamos con una opción de búsqueda de información debidamente válida en la página “coronavirus.gob”, que brinda datos reales sobre la enfermedad COVID-19, provocada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, considero extraordinariamente importante, validar la información que deseamos compartir, por medio de estos hipervínculos. Así, debo de citar textualmente a António Guterres quien es el Secretario General de la ONU: “No podemos ceder nuestros espacios virtuales a quienes trafican con mentiras, miedo y odio”. En efecto, difundir mentiras y falsas noticias puede llegar a ser algo extremadamente peligroso.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:12

De mediana a alta la afluencia de comensales en restaurantes del Centro Histórico por 10 de mayo

De mediana a alta es la afluencia de comensales en los restaurantes del Centro Histórico para celebrar el 10...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -