En la última quincena de junio se perdieron 30 empleos diarios: CTM

Foto: Es Imagen / Jafet Moz

En los últimos 15 días de junio se registró un promedio de 30 despidos diarios en el estado de Puebla, es decir que cuando menos se perdieron 450 empleos en empresas donde la Confederación de Trabajadores de México (CTM) tiene sindicatos agremiados.

El dirigente de esta última, Leobardo Soto Martínez, indicó que las bajas no se concentraron en un solo sector sino que fueron generalizadas, situación que calificó como “bestial”.

Lo anterior es consecuencia de la pandemia de Covid–19, toda vez que previo a esta eran como máximo 10 despidos al mes, abundó.


El líder de la central obrera precisó que la mayoría de los afectados fueron dados de baja con la liquidación que por ley les corresponde.

Aunque se presentó el caso de un centenar de colaboradores que tuvieron que aceptar que su liquidación se cubra en cuatro pagos mensuales, pues las empresas carecen de recursos para hacerlo en una sola exhibición.

Las unidades económicas no esenciales, cabe recordar, tuvieron que cerrar desde finales de marzo y solo algunas industrias pudieron regresar en junio, como el caso de la automotriz.

Las empresas de otros sectores acumulan más de tres meses cerradas y no pueden retornar porque ello podría ocasionar una oleada mayor de contagios en esta entidad federativa.

Soto Martínez recordó que, de acuerdo con registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tan solo en abril fueron dados de baja 12 mil 770 empleados.

De esta forma, durante ese mes y mayo se perdieron un total de 31 mil 307 empleos formales, más los que se acumulen en junio.

Recientemente el cetemista comentó que ellos tienen registro de 10 mil trabajadores inactivos en el sector de la construcción, el cual todavía no ha regresado a la nueva normalidad.

Son 80 empresas de ese ramo las que se encuentran paradas, debido a que al continuar en rojo el semáforo Covid, no pueden reanudar obras.

El sindicato Ignacio Zaragoza también dio a conocer que 2 mil 500 agremiados perdieron su empleo porque cerraron temporalmente las constructoras con las que tenían contrato.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), por su parte, estima que a causa del cierre, prescindieron de los servicios de alrededor de 8 mil colaboradores, entre los que se encuentran albañiles, plomeros, carpinteros y tlabaroqueros.

En tanto que la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) informó que 900 establecimientos ya no volverán a abrir, lo que implica la pérdida de 6 mil empleos.