Al menos una decena de escuelas privadas cerraron en el último mes en Puebla

Es Imagen

En el último mes, en la ciudad de Puebla y el área conurbada han cerrado al menos una decena de escuelas privadas, debido a que no pudieron enfrentar la crisis económica que generó la pandemia por Covid-19.

Entre las instituciones que cerraron sus puertas de manera definitiva se encuentran el Colegio Senda, con 25 años de fundación, en la colonia Santiago; Colegio Montessori Discovery Grimm, ubicada en Bellavista; el Colegio en Educación Especial, para menores con discapacidad como síndrome de down, hidrocefalia y asperger, entre otras, además del Centro de Educativo La Pirámide de Cholula, en San Pedro Cholula.

A esto se suma el Colegio Guadalupe Puebla, Cadi Lomas, Centro de Atención y Desarrollo Infantil y San Pedro Claver, Colegio en Educación Especial, entre otras.


Actualmente, en Puebla hay 2 mil 275 escuelas privadas de nivel básico, que abarcan desde preescolar, primaria y secundaria, con la participación de 26 mil 662 docentes, según el Sistema Nacional de Información de Estadística Educativa de la SEP.

Desde el inicio de mes, padres de familia han sostenido reuniones a través de plataformas de internet para acordar el reinicio a clases no presenciales para el lunes 10 de agosto.

Sin embargo, a través de redes sociales se han difundido algunas denuncias en contra de instituciones que han incrementado los costos en inscripción y colegiaturas mensuales a pesar de la pandemia.

Mientras que en otras instituciones se exige la entrega de becas para el subsidio de los estudiantes.

Llamó la atención el caso del Colegio Pirámide Cholula, donde los directivos anunciaron en julio pasado que por la emergencia sanitaria otorgaría 50 por ciento de descuento a quien pagara inscripciones y reinscripciones.

Sin embargo, en esta semana se dio a conocer que la escuela privada cerró sus puertas y la comunidad estudiantil desconoce si les regresarán el dinero y qué pasará con sus papeles para que puedan buscar una nueva escuela.

La familia Martínez, con dos hijos en nivel primaria, acusó que la escuela los timó debido a que también puso en venta el cambio de uniforme escolar, y varias familias pagaron de manera anticipada.

En entrevista, Raúl Martínez, dijo que varias familias se están reuniendo para enviar una carta al gobernador Luis Miguel Barbosa para que intervenga en este caso de fraude, como lo calificó.

Aclaró que los directivos del Colegio La Pirámide abusaron de la confianza de los tutores, a quienes de un día para otro dejaron sin escuela para sus hijos.

“El problema es que ahora no contamos con el dinero ni con los papeles para cambiarlos de escuela; por eso pedimos que el gobierno nos ayude”, solicitó.

Apenas este miércoles, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta estimó el cierre de un 25 por ciento de las escuelas privadas en el estado, un promedio de 670 instituciones, que no podrán enfrentar la crisis económica por la pandemia.

Para ello, dijo que el gobierno del estado no tiene previsto un programa de apoyo, pero afirmó que los estudiantes no se quedarán sin escuela, pues el sistema de educación estatal cuenta con las condiciones para recibirlos.