Crean frente Cuautinchan, Tepeaca y Tecali para que Cemex actúe con legalidad

Ante la negativa de la cementera, el alcalde Cuautinchan, Raúl Babines Pérez, anunció que los tres gobiernos municipales donde se encuentra asentada la planta Cementos de México (Cemex), que comprende Tepeaca y Tecali de Herrera, han creado un frente para que la trasnacional cumpla con el pago de impuestos y la presentación de documentos y escrituras a los ayuntamientos. En entrevista con La Jornada de Oriente, el edil emanado de la Coalición Juntos Haremos Historia aclaró que a diferencia de otras administraciones esta vez no realizarán ningún acuerdo con la empresa “bajo la mesa”.

Afirmó que el apoyo social prometido por Cemex a los tres municipios es su obligación, para mitigar el daño ambiental generado en los últimos 26 años en la región, lo cual –recalcó– no lo exime del pago de impuestos y obligaciones.

Además, dijo que su municipio cuenta con la documentación necesaria para exhibir que Cemex no ha pagado impuestos en los últimos años.


“Nos avalamos con los pagos prediales que hizo la empresa en algún momento y que dejó de hacer, así como con información de las escrituras”, señaló.

El pasado 13 de noviembre, el ayuntamiento de Cuautinchan clausuró las instalaciones de Cemex, por incumplir con el pago de permisos y licencias ante el gobierno municipal. A la par también lo hizo la autoridad de Tecali.

Desde entonces, se inició una mesa de diálogo entre los ayuntamientos donde está instalada la planta, para que la transnacional cumpla con sus obligaciones fiscales.

A pesar de la intervención de las autoridades estatales y federales, Babines Pérez lamentó que la empresa transnacional continúe en la postura de que cumple con la ley, cuando está documentado que no es así.

El presidente municipal aseveró que no le dará la espalda a la gente de Cuautinchan que exige una mejor calidad de vida, generación de empleos y un medio ambiente sin contaminación.

Por lo tanto, dijo que la amenaza de Cemex de irse de la región, en lugar de debilitarlos los fortalece.

“No tenemos miedo, ante las amenazas de que se irán y que habrían consecuencias legales por la presunta pérdidas millonarias ocasionado con la clausura de la planta”, declaró el edil, tras recordar que el cierre de la cementera fue sólo por tres días.

En ese mismo tenor, agregó que “tampoco tenemos ningún compromiso con Cemex, y no nos vamos a quedar ni quietos ni callados”.

Raúl Babines recordó que se levantó la clausura a Cementos de México, como buena voluntad de su gobierno.

Durante la entrevista, el alcalde de Cuautinchan dejó en claro que la transnacional tiene que ser fiscalizada, pues como autoridad municipal no se van a quedar solo en un simple acuerdo.

Reveló que en los primeros acercamientos con representantes de la compañía se quiso condicionar a los ayuntamientos, a lo que no estuvieron dispuestos.

“Me manejo en el marco legal, no actúo fuera de la Ley. Nadie nos va a venir a condicionar, somos autónomos y contamos con el respaldo del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta”, advirtió.

Al final, Babines refirió que no buscan confrontarse sino que la empresa esté al corriente de sus pagos de impuestos; de lo contrario, sostuvo que habrá sanciones y hasta una nueva clausura de la planta.

En días recientes expuso que hubo una reunión con los representantes de Cemex en la planta, en la que se pretendió que solo conocieran las instalaciones, pero no hubo la intención de dar a conocer sus documentos ni medir el polígono que ocupan.

En los últimos dos meses Cemex ha mantenido al menos tres reuniones con los gobiernos municipales de Tepeaca, Cuautinchan y Tecali de Herrera, en el que intervienen las autoridades federales y estatales para llegar a un acuerdo.

En diciembre pasada la empresa convino la entrega de apoyo social a la región, con base en un cronograma que fue publicado por la Secretaría General de Gobierno del estado.

En el caso de Cuautinchan, otorgó 20 toneladas de cemento al ayuntamiento para la realización de banquetas; no obstante, el alcalde aclaró que tal ayuda se solicitó desde 2018 y no forma parte del nuevo acuerdo.