Con más de 3 mil trabajadores Volkswagen reanuda producción; semáforo Covid continúa en rojo

Es Imagen/ Katia Fernández

Aproximadamente 2 mil 100 técnicos de Volkswagen retoman este lunes la producción de los modelos Jetta, Golf y Tiguan, en la planta de Puebla. Mientras que alrededor de otros mil 300 administrativos también reanudaron sus labores de manera presencial.

El ensamblado de vehículos fue suspendido desde el 30 de marzo y a partir del 16 de junio comenzó la preparación para el retorno, con la capacitación en nuevos protocolos sanitarios.

Desde este día, el 30 por ciento de los 11 mil 364 empleados, de base y de confianza, comenzaron a arribar a la planta instalada en Cuautlancingo y Coronango, por lo que el aumento en la movilidad  tanto afuera como en el interior de la planta fue notorio.


Manuel Aburto, secretario de Prensa y Propaganda del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw), confirmó de manera escueta a La Jornada de Oriente que “prácticamente ya se está normalizando la producción”.

Sin embargo, se reservó dar detalles de la cifra precisa de sindicalizados que retornaron, así como el desglose de los que trabajarán en cada modelo.

La empresa cuenta con tres turnos: de 06:00 a 14:00 horas, de 14:00 a 22:00 y de 22:00 a 06:00, pero también ha declinado detallar si actualmente se están ocupando todos para los modelos arriba mencionados.

En tanto que los trabajadores que se reincorporaron debieron seguir los nuevos protocolos sanitarios que se aplican en la fábrica desde la semana antepasada.

De acuerdo a declaraciones pasadas de Mauricio Kuri, director de Comunicación Corporativa y Asuntos de gobierno, son 139 medidas de sanidad las que se aplican en las instalaciones, a fin de reducir el riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

Entre estas se encuentra el uso de cubrebocas, mantener la sana distancia en la entrada y dentro de la empresa, toma de temperatura e instalación de acrílicos en comedores para evitar contacto entre los trabajadores.

Como parte del protocolo para el regreso, a los colaboradores se les aplicaron pruebas rápidas para detectar a los infectados, de los cuales 100, es decir poco menos de 2 por ciento, dieron positivo, por lo que fueron enviados a cuarentena de 14 días en sus casas.

El jueves anterior el directivo confirmó  que solo laborarán con el 30 por ciento del personal y que este aumentará cuando el semáforo de Covid–19 en Puebla pase a color naranja.

En el caso de los empleados del área administrativa, en su mayoría, permanecerá trabajando desde casa y cuando acudan a la planta, no será más del 25 por ciento de ellos.