Covid–19 / I de II

En 1994 la doctora Laurie Garret publicó un libro de más de 700 páginas que resumía sus investigaciones como miembro de la Escuela de Salud Pública de Harvard. El libro fue comentado por David Baltimore, profesor de biología molecular e inmunología en M.I.T. y premio Nobel en fisiología y medicina, quien no dudó, como muchos de sus colegas en varios otros medios, en explicar al público la urgencia e importancia de la información que la doctora Garret recogía en su libro: “…nos recuerda qué tan delgada es la línea que separa a nuestra sociedad de alta tecnología de una catástrofe personal y una colectiva”.

El libro, Las Plagas que vienen: la emergencia de nuevas enfermedades en un mundo desequilibrado (The Coming Plague: newly emerging diseases in a world out of balance. Farrar, Strauss and Giroux. New York. 1994) así como sus otros libros, Ebola story of an outbreak y Betrayal of Trust: the collapse of global Public Health le valieron a la doctora Garret el premio Pulitzer. En ellos se presentan las evidencias de la catástrofe que nos aguarda desde que el hombre empezó a invadir todos los ecosistemas planetarios: “..viruses se están mutando aceleradamente… más de 90% de los conejos de Australia murieron en el lapso de un solo año al introducirse un nuevo virus en su territorio; grandes pandemias de influenza arrasan al mundo animal; la cepa Andromeda casi brota a la superficie en África en la forma del virus ébola; mega ciudades se erigen en el mundo en desarrollo creando nichos en los cuales prácticamente cualquier cosa puede surgir; selvas tropicales desaparecen obligando al traslado de insectos y animales portadores de enfermedades hacia áreas de habitación humana y ello implica la real y letal posibilidad que misteriosos microbios, por primera vez, infecten a la humanidad a gran escala y pongan en peligro la sobrevivencia de los humanos”. La doctora Garret no estaba siendo alarmista, sino solo corroboraba en sus libros lo que epidemiólogos, virólogos y otros especialistas en salud publica desde 1989 informaban al Instituto Nacional de Salud del gobierno estadounidense que desde 1976, a su vez, predecía una masiva epidemia global de influenza mucho más letal que la de 1918. El 4 de febrero de este año la periodista de Democracy Now, Amy Goodman, recurrió a la doctora Garret para conversar sobre el coronavirus en momentos cuando se elevaba la cifra de muertos entre contagiados en la provincia de Wuhan, en China. Intentaré un resumen (la traducción es mía) de lo que ella evaluó y analizó de la actual pandemia global en esa entrevista (para acceder a la entrevista completa en dos partes: https:// www.democracynow.org/2020/2/3/laurie_garrett_coronavirus_trump_admin_response).

La periodista Amy Goodman inició la conversación sobre cuestionamientos surgidos en torno al manejo de las autoridades estadounidenses y chinas del brote epidémico. Se hizo referencia a que en la revista Foreign Policy la doctora Garret recientemente publicó un articulo titulado “Trump ha saboteado la respuesta de EU a la pandemia de coronavirus”.


La respuesta de Laurie Garret (resumida) fue:

“…el gobierno de Trump…ha desarticulado programas del gobierno de Obama. Uno de ellos tiene que ver con la seguridad global de la salud que se creó en respuesta a la epidemia de ébola en 2014 en África occidental…se deshizo de la unidad para respuestas a pandemias del Consejo Nacional de Seguridad, de su equivalente en el Departamento de Homeland Security, recortó el presupuesto de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) y la lista sigue…estamos en una situación en la que las personas a cargo en realidad nunca estuvieron en medio de una epidemia, no escuchan a aquellos que realmente entienden como detener una epidemia… y para empeorar las cosas, Pompeo, el Secretario de Estado…básicamente no solo ha prohibido que personas provenientes de China entren a EU sino…si eres un ciudadano chino ya no puedes acceder a EU. La mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta que estas medidas en esencia detienen todos los viajes y movimientos. Y una de las consecuencias de ello es que…casi todos los ingredientes activos de la industria farmacéutica que se utilizan en EU para producir medicinas –en verdad en el mundo entero– provienen de China.

…las tensiones entre EU y China son actualmente tan fuertes que el Ministro de Defensa declaró hoy, en términos bastantes directos, que EU es responsable del ataque xenofóbico global contra China.

Tenemos actualmente tres casos sospechosos de este virus en Nueva York. Todos son personas que recientemente estuvieron en China y muchos de ellos son étnicamente chinos…se alientan respuestas raciales… racistas. Creo que estamos ante un peligroso escenario, necesitados no solo de infraestructura, sino de una guía moral para responder ante esta alarmante epidemia.

…Se han implementado medidas iguales a las de 2009 cuando la influenza porcina se hizo global… con cierres de aeropuertos…cuando este virus, aunque genéticamente cercano al SARS tiene una importante diferencia… entonces las personas se contagiaban solo cuando tenían fiebres muy altas… este virus se contagia sin que sus portadores muestren síntomas… estamos implementado un falso sentido de defensa (mediante portales con tomas de temperaturas y con cierres de aeropuertos).