Viernes, agosto 19, 2022
- Anuncio -

Contra la violencia: aprendizajes y saberes colectivos

- Anuncio -

Relacionadas

Gobierno de Atlixco inicia instalación de semáforos que la ciudadanía solicitaba desde hace años para prevenir accidentes

La presidente municipal Ariadna Ayala dio arranque a la instalación de semáforos en dos de los principales accesos del...

Cornada

En la aprobación/reprobación de cuentas públicas, el Congreso aplica la máxima juarista:  “a los amigos, justicia y gracia. A...

El próximo mes esperan concretar el Clúster de Agave región Tehuacán

Tehuacán. Se tiene un avance importante en la consolidación del Clúster de Agave en esta región, mismo que surgió a...

Destacadas

Presentan tres ONG internacionales un recurso para apoyar lucha del pueblo maseual

En apoyo a la demanda del pueblo maseual de no ser consultado sobre tres concesiones mineras que ya fueron...

Reitera el pueblo maseual rechazo a la consulta sobre tres concesiones mineras

El pueblo maseual reiteró su rechazo a ser consultado sobre las concesiones “Atexcaco I”, “Atexcaco II” del grupo Ferrominero...

Iniciarán investigaciones contra Mario Marín para frenar su excarcelación: Barbosa

Sobre el caso Lydia Cacho, el gobernador Miguel Barbosa Huerta dijo que su administración iniciará investigaciones contra el exmandatario...
Las crueles expresiones de la violencia social, impactan las regiones y sectores de la población en mayores condiciones de vulnerabilidad. El crimen oportunista y el crimen organizado, han superado por mucho a las estructuras de gobierno supuestamente dedicadas a prevenir o sancionar el crimen, mismas que han demostrado ser sumamente ineficientes en sus responsabilidades.
Los barrios, vecindarios, y comunidades que se encuentran en mayores condiciones de precariedad, son blanco para la criminalidad. Desempleo, violencia doméstica, negligencia, pobreza, desalojos, falta de espacios educativos y recreativos, limitadas oportunidades económicas, entre otros, son factores que enmarcan la violencia criminal. Son estos espacios de mayor vulnerabilidad, donde el crimen organizado y el crimen oportunista, toman ventaja para ampliar sus redes criminales. Las redes delictivas se han montado en prácticas comunitarias para aprovecharse e insertarse en diversas regiones del país. El crimen se presenta como una posibilidad de “ascenso social” para la juventud, convirtiendo a las comunidades más empobrecidas en centros de reclutamiento. Aunado a esto, la infiltración del crimen en las estructuras judiciales, permite la prevalencia de la impunidad. Todo esto se enmarca en lo que se conoce como lo perverso de lo social.
Aunado a esto, en ocasiones observamos una limitada capacidad comunitaria organizativa, que resulta fundamental para inhibir los comportamientos delictivos. Sin embargo, no todo es victimización. Podemos observar también, algunas expresiones de las comunidades y barrios, donde su capital social resulta fundamental como estrategia cotidiana contra el crimen. Las juntas de vecinos, policías comunitarias, organizaciones barriales y comunitarias, son espacios donde las personas establecen lazos de confianza y solidaridad, y comienzan a articular algunas acciones coordinadas para prevenir el crimen.
La posibilidad de fortalecer la capacidad de la población es fundamental para que el sistema de interrelaciones entre personas, grupos y organizaciones, permita redefinir las expresiones del poder colectivo. En las actividades cotidianas, se pueden identificar las condiciones de vulnerabilidad ante el crimen, y de ahí puede partirse para identificar las posibles estrategias para prevenirlo. Muchas comunidades han comenzado a elaborar acciones para proteger sus espacios vitales de la delincuencia y reapropiarse del territorio, del espacio público. Las comunidades intentan integrar en sus actividades cotidianas medidas de autoprotección, vigilancia y coordinación entre las personas de la comunidad y en ocasiones con las autoridades locales, esto con la intención de prevenir los actos delictivos. Desafortunadamente, esto es insuficiente, la limitada capacidad de respuesta de las comunidades y de las autoridades, continúan dejando en riesgo y vulnerabilidad a la población.
Los gobiernos y autoridades deberían escuchar, aprender de las comunidades. Sin embargo, esto no es suficiente si no va acompañado de acciones que permitan erradicar las condiciones de empobrecimiento y marginalidad que ponen en riesgo a las comunidades ante las bandas delictivas. Se requiere fortalecer la capacidad organizativa de las comunidades y garantizar la dignidad de vida al interior de las mismas. Se requiere identificar aquellas actividades cotidianas que potencializan el crimen, para crear mecanismos que permitan prevenirlo y erradicarlo
- Anuncio -

Ultimas

Gobierno de Atlixco inicia instalación de semáforos que la ciudadanía solicitaba desde hace años para prevenir accidentes

La presidente municipal Ariadna Ayala dio arranque a la instalación de semáforos en dos de los principales accesos del...
- Anuncio -
- Anuncio -