Afectará a constructoras no regresar el 1 de junio, pero la salud de los trabajadores es prioridad: CMIC

Es Imagen/ Daniel Casas

Solamente obras consideradas como esenciales, tales como las relacionadas con construcción y mantenimiento de hospitales, así como de infraestructura, se seguirán desarrollando en el estado de Puebla durante el próximo mes; las restantes permanecerán detenidas hasta nuevo aviso.

Héctor Sánchez Morales, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), expuso que han estado en constante comunicación con Olivia Salomón Vibaldo, secretaria de Economía, para definir qué trabajos son o no esenciales.

Lo anterior después de que el viernes se publicó el decreto mediante el cual se prohíbe que tanto el sector que representa como el automotriz retornen el próximo 1 de junio.


El dirigente consideró las decisiones que ha tomado el gobierno estatal, incluyendo la aplicación del programa Hoy No Circula, son duras y estrictas, pero también necesarias.

Asimismo, subrayó que son consecuencia de que la gente no ha permanecido en casa, lo que a su vez ha impedido que la cifra de contagios por Covid–19 comience a decrecer.

“Por cuestiones delicadas de la curva de contagios que, también es prioridad para nosotros estar cuidando esa parte de salud de los trabajadores, pero sí definitivamente va a impactar de forma negativa”.

Héctor Sánchez recordó que se ha perdido un promedio de mil empleos al mes, en lo que va del presente año, con excepción del mes de abril, cuando fueron dados de baja 2 mil trabajadores que trabajaban en constructoras.

Hasta ahora son 6 mil puestos de trabajo que se han suprimido y podrían sumarse otros 2 millares en el presente mes.

El líder de los constructores comentó que todavía no tienen estimado para cuándo podría darse un proceso de recontratación.

Por otra parte, confirmó que las aproximadamente 300 empresas que la CMIC tiene afiliadas ya cuenta con su “Protocolo seguro de regreso a las obras de construcción”, avalado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Con ello esperan que en un futuro no tan lejano se pueda tener un retorno escalonado, sin riesgos para los trabajadores y de común acuerdo con el gobierno estatal.

El presidente de CMIC reiteró que se mantendrán respetuosos de todas las decisiones que vayan tomando las autoridades federales y estatales para poder controlar la pandemia.

La semana pasada Héctor Sánchez refirió que de las constructoras que tienen agremiadas, aproximadamente 30 por ciento, es decir 90, difícilmente podrán retomar su actividad porque no podrán solventar la inversión que se necesita para tal fin.