Comité Anticorrupción no informa qué ha hecho ni qué va a hacer este año

El gobernador presidió la instalación del Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción.

El Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) ha sido catalogado como el organismo público con mayor opacidad de Puebla, una situación que se pueda constatar con tres datos básicos de dicha instancia que no son posibles encontrar: se ignora el monto del salario de sus cinco comisionados, no se conocen cuáles son sus logros desde que se fundó en 2017 y lo que resulta peor, no está definido cuál su proyecto de desarrollo y de metas para el presente año.

En resumen, se ignora todo de este comité formado en su mayoría por personajes vinculados al exgobernador José Antonio Gali Fayad, que parecieran ser activistas privilegiados, pues se dice que estarían cobrando al mes unos 80 mil pesos, sin que nadie les exija cumplir con un trabajo mínimo.

De acuerdo con un reportaje elaborado por Kara Castillo, presentado en la edición de este lunes de La Jornada de Oriente, se indica que el comité del SEA es considerado como el organismo publico que más se ha negado a acatar los lineamientos de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, pese a que el año pasado se le hizo un llamado a acatar una recomendación para revertir dicha opacidad.


A partir de ese análisis, este tecleador buscó tres informaciones básicas que deberían ser de fácil acceso sobre dicho comité, que son: los ingresos económicos de sus integrantes, sus logros y futuras metas.

Examinar la página www.comiteciudadanoanticorrupcion.org lleva a descubrir que efectivamente este comité navega en la mediocridad, en el abuso en el uso de recursos públicos y que al final es un organismo que, en lugar de luchar contra la corrupción, es un sitio de personajes corruptos, pues la opacidad es la base de malas practicas en el servicio público.

Sobre todo si se parte que en esa misma página se toma como punto de partida la siguiente definición de corrupción: “es un comportamiento que se desvía de las tareas originales de un cargo público para obtener beneficios de orden pecuniario o relacionados con el estatus personal; o que viola la ley contra el ejercicio de ciertos tipos de influencia personal.”

En la página en cuestión busqué algún programa o promesa de trabajo de este organismo para el presente año, encontrando que no siquiera hay la información de 2019. El último proyecto data del año 2018, mismo que no plantea metas ni resultados específicos. Solamente hace una enumeración de lugares comunes.

Por supuesto, tampoco hay una reseña de los logros de este organismo, que entre otras tareas tendría que dar seguimiento a los casos de corrupción que denuncie la ciudadanía para vigilar que sean investigados y sancionados por las instancias legales correspondientes.

De las únicas actividades que ahí se dan cuenta, es el anuncio de que se va a realizar el informe de actividades de la presidente del Comité de Participación Ciudadana, con los pequeños detalles que no está el documento que presentó la comisionada en cuestión, pese a que el evento fue en noviembre de 2018, y esa mujer era Catalina Aguilar Oropeza, quien ya no es parte del SEA, pues fue sustituida por Eira Zago Castro.

La segunda actividad que se enlista en la página del comité es de un Segundo Encuentro con la Ciudadanía, del que es obvio que no se informa en qué consistió esa actividad y qué resultados arrojó, pese a que se llevó acabo el 12 de septiembre del año pasado.

Si en Puebla se quiere avanzar contra la corrupción, el primer paso es acabar con el Comité de Participación Ciudadana del SEA por su actividad parasitaria.