Jueves, agosto 11, 2022
- Anuncio -

Desde el cómic, Guillermo Hernández revalora la Danza ritual de los voladores

- Anuncio -

Relacionadas

Para lograr la igualdad y erradicar la violencia, se debe pagar deuda histórica con las mujeres: Lucia

Todos los esfuerzos que se impulsen desde el gobierno y otros ámbitos para combatir el gran problema de la...

40 por ciento de los 60 municipios no cuenta con ningún tipo de infraestructura cultural: Martínez

40 por ciento de los 60 municipios no cuentan con ningún tipo de infraestructura cultural, por lo que el...

Vergara afirma que su labor en Cultura ha sido positiva pero evita hablar de recomendación de la CDHP

El secretario de Cultura, Sergio Arturo de la Luz Vergara Berdejo evitó hablar sobre la recomendación que le hizo,...

Destacadas

Dos grupos denominados “autodefensas” se rebelan a inspecciones en Izúcar

Guardianes de Izúcar y Fuerza Territorial Poblana, dos grupos que se ostentan como autodefensas, se han rebelado a las...

En Puebla nueve de cada 10 mujeres dicen haber sido agredidas en el transporte público: Inmujeres

Como en el resto del país, en Puebla nueve de cada 10 mujeres que viajan en transporte público ha...

No se permitirá que voceadores vendan otros productos que no sean periódicos y revistas: Cruz Lepe

Aunque el gremio de voceadores ha tenido que introducir dulces, cigarros y otro tipo de productos en sus puestos...

Bajo la premisa de que “danzar es otra manera de rezar”, quienes ejecutan la danza de los voladores saben que es precisamente eso: un ritual ancestral que va más allá de ser una tradición o un simple espectáculo. Para que el espectador conozca este valor, el artista gráfico Guillermo Hernández Gallo trabajó en el cómic Todo vuelo empieza con los pies en el suelo.

La Danza ritual de los voladores es el tema sobre el cual gira el libro gráfico que aparece editado de manera digital por la Secretaría de Cultura de Puebla y está disponible en su sitio electrónico: http://sc.puebla.gob.mx/publicaciones

Para el artista oriundo de Huauchinango, el hacer un libro gráfico como este busca dar a conocer el acervo cultural que da identidad, a la par de dignificar a los voladores por la labor que ejecutan cada que danzan: el perdurar este rito a través de los siglos.

- Anuncio -

Se trata, expone, de que no sólo la gente vea a la danza como un “espectáculo” de hombres que se lanzan al vacío, sino de conocer su origen, y para saber que no son exclusivos de Papantla, Veracruz, puesto que también el rito se conserva en una región cultural que se comparte con Puebla e Hidalgo.

Hernández Gallo considera que el volumen digital ayudará a profundizar en su ritual y sus orígenes para valorar el pasado y el presente. En su narrativa se dignifica la labor de los voladores y los orígenes del rito, además de que incluye diversos elementos de esta tradición como el palo volador, la vestimenta, los instrumentos de viento y percusión y diversos rituales que se realizan antes, durante y después de la danza.

A lo largo de más de 100 páginas ilustradas en formato de cómic, el autor aborda la preparación de un volador para su primer vuelo en los aspectos físicos, psicológicos y mentales, con personajes basados en habitantes del municipio de Huauchinango.

Como escribe Guillermo Hernández Bernal (1928-2021) en la introducción, la Danza ritual de los voladores ha sobrevivido hasta el tiempo actual y de su origen mesoamericano se escucha aquel tambor que conserva su eco del antiguo Totonacapan. “Más que una danza es un ritual; es digna de contemplarse y penetrar en su esencia”, afirma.

Acota que el día de la ceremonia, los voladores “procuran estar limpios de pecado y de todo lo que pueda impedir realizar su rito”. Así, antes de comenzar el ritual, el caporal  o solista ordena por medio de su flauta y su tambor que comiencen a subir los voladores, uno por uno. Ya instalados, los cuatro hombres realizarán su vuelo mientras, el danzante principal, dirige su mirada al oriente y en lo alto comienza a tocar invocando al Sol.

Después, sobre su espalda, mirando de frente al cielo y pidiendo protección para cada uno de los voladores, que están asignados al oriente –el primero-, al poniente –el segundo-, al norte –el tercero- y al sur –el cuarto-. Una vez terminado el descenso, el solista se endereza sobre la pequeña plataforma a 25 o 35 metros de altura, dirigiéndose con su mirada al oriente y agradeciendo la protección.

En el volumen se aclara además que es algo erróneo decir el término “de Papantla” para cualquier región, no obstante muchos de los voladores no pertenecen a esa zona. Más bien, habrá que referirse al Totonacapan, que conforman los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo.

De paso, se describen los elementos de la vestimenta de los danzantes y su simbolismo: listones que aluden a los colores del arcoíris; bordados de plantas y flores que aluden a la vegetación; medios círculos en el pecho y en la espalda son las alas; flecos dorados en el pantalón son los rayos del sol; el color rojo es el alma de los guerreros muertos y el flechamiento en honor a Xipe-Totec, al igual que el calor del sol; mientras que los botines de cuero negro o café refieren a la influencia española.

Por último, se destaca que el cómic Todo vuelo comienza con los pies en el cielo está basado en el cortometraje del mismo nombre, al cual se puede acceder a través del código QR incluido en la publicación.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:51

Alistan un foro en la UAP para atisbar nuevos paradigmas de la bioculturalidad

El cuarto foro Desarrollo y Medio ambiente en México, el paradigma de la bioculturalidad permite cambiar un dicho mexicano...
- Anuncio -
- Anuncio -