Comenzó el desmantelamiento del Museo Bello para llevarse el acervo al MIB

Crece presupuesto de cultura pero también despidos■ Foto Rafael García Otero

La amenaza se cumplió. Este miércoles inició el desmantelamiento del Museo Bello para convertirse en las oficinas gubernamentales del director del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla (CECAP), Jorge Alberto Lozoya, y alimentar con sus piezas al Museo Internacional Barroco (MIB), el proyecto más ambicioso del sexenio morenovallista.

En vísperas de fin de año, una decena de empleados fue despedida de manera injustificada y sin goce de prestaciones, algunos con más de 20 años de antigüedad. Solo continúa trabajando un vigilante y la encargada de despacho Patricia Domínguez Rocabado.

Las puertas de lo que fue el primer museo de Puebla permanecen abiertas, pero el acceso es restringido al público en general.


Este miércoles, personal de la Contraloría del estado y el director de Museos del CECAP, Ernesto Cortés García, comenzaron la elaboración de un inventario y la revisión exhaustiva del acervo artístico.

En protesta, integrantes de la comunidad cultural nacional y poblana denunciaron el saqueo del emblemático Museo Bello, ubicada en la calle 3 Poniente 302, del Centro Histórico de Puebla.

Incluso revelaron que el Museo Alfeñique también podría cerrar sus puertas para trasladar sus piezas al MIB.

En los primeros días diciembre se hizo público que las obras realizadas entre los siglos XVII al XVIII “desaparecieron” del recinto: Dos patrocinios, del pintor poblano Miguel Jerónimo Zendejas; un mosaico con la imagen de San Antonio de Padua; un mapa de la ciudad de Puebla “considerado como uno de los documentos cartográficos más antiguos de la metrópoli”, y un frontal de tela con la imagen bordada de Santa Rosa.

Esta casa editorial publicó una nota de la reportera Paula Carrizosa, en donde se denuncia que a primera vista es notoria la falta de piezas clave de cada una de las salas que conforman el Museo Bello y que excusan su ausencia por una supuesta “restauración”.

En realidad se trata de la “selección” y el saqueo oficial de las piezas, en una suerte de proyecto hormiga que ocurre cuando el museo está cerrado.

Incluso ya fue cerrado el tercer nivel del inmueble, pues ya se han extraído y trasladado las piezas para que serán exhibidas en el oneroso MIB, que tendrá una inversión superior a los 7 mil millones de pesos.

El saqueo de las piezas, informaron, se da de manera indiscriminada y sin precisar cuál es su destino: si en un almacén, si en espacios de particulares o en manos del gobierno estatal.

El inmueble del Museo Bello data del siglo XVII. En 1896 Alejandro Ruiz Olavarrieta, quien fundó y fue patrono del Monte de Piedad Vidal Ruiz, cedió la casa a la Beneficencia Pública del estado de Puebla.

En 1926 la casona fue restaurada y abrió como museo regional durante el periodo de gobierno de Claudio N. Tirado, convirtiéndose en el primer museo de la ciudad de Puebla.

Para 1940 el edificio fue clasificado como Monumento Artístico y adquirido por el gobierno del estado en 1942.

Dentro, el Museo exhibe una gran cantidad de objetos artísticos que denotan el desarrollo histórico y cultural de Puebla desde la Conquista, como cuatro códices del siglo XVI; piezas relacionados con la batalla del 5 de Mayo y temas de la tradición popular como el traje de la China Poblana, dos óleos que representan el “Rosario de Amozoc”, entre otros.

La casona resguarda una de las colecciones artísticas con mayor prestigio de México, constituida por 3 mil 38 piezas, acopiadas a lo largo de la vida del industrial poblano José Luis Bello y González, y su hijo José Mariano Bello y Acedo.

Sin embargo, no es nuevo el desdén del gobierno de Rafael Moreno Valle por la cultura y el patrimonio histórico de Puebla, después de intentar acabar con la Casa del Torno, la zona arqueológica de Cholula, y sin ir más lejos la desaparición de la Secretaría de Cultura.

El cierre del museo ha originado protestas de miembros de la comunidad artística. En la plataforma change.org se han reunido más de 900 firmas de artistas, intelectuales, académicos y ciudadanos pidiendo que no se desmantele el museo ni se trasladen piezas de su colección hacia el MIB, debido a que altera la presentación de las mismas y su contexto.

La doctora en Historia del Arte, Emma Yanes Rizo, escribió que “los ciudadanos poblanos sentimos a la colección y al museo a la deriva, es decir, atado a la buena o mala voluntad de los gobernantes, sin mecanismo alguno de control o de rendición de cuentas: la publicación completa del inventario, por ejemplo, sería del todo bienvenida o quizás de nueva cuenta la formación de un patronato.

El Barroco no se inaugurará para enero

El Museo Internacional del Barroco es uno de los escándalos que los proyectos de Moreno Valle han causado.

Desde el martes el arquitecto y diseñador Toyo Ito, ganador del premio Pritzker 2013, está en Puebla para supervisar la construcción del Museo Internacional Barroco.

Durante el recorrido se hizo acompañar del mandatario estatal, mientras observaban el avance del inmueble a cargo de la constructora La Peninsular.

El MIB contará con 11 salas, talleres de museografía y restauración, así como un auditorio, tienda y un lago artificial.

En un inicio se anunció que el museo sería inaugurado para el quinto informe de labores de Moreno Valle, pero el gobernador aceptó el retraso de su proyecto, por lo que lo ofrecerá afuera del museo del Parque Metropolitano.