La cocina mexicana es cultura, economía y comunidad, consideró Alejandra Frausto

La cocina mexicana es cultura, economía y generadora de comunidad, no solo entre las familias, sino a nivel nacional al ser un elemento de identidad, consideró la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, al celebrar los 10 años de la declaratoria de la Cocina Tradicional Mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por parte de la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

En ese sentido, la funcionaria señaló que para marzo de 2021 abrirá el Cencalli, la casa del maíz y la cultura alimentaria que se ubicará al interior del Bosque de Chapultepec, en aquel que fue el primer molino de América, el Molino del Rey.

Este espacio, dijo, “será el lugar de encuentro de todos estos saberes, un lugar de transmisión de esta fuerza cultural a las generaciones que nos siguen”.


De paso, Frausto Guerrero señaló que resulta fundamental reconocer a los pueblos indígenas. “La gastronomía mexicana es un huipil donde se conjugan las historias, los trayectos, las felicidades, las tragedias y los resurgimientos de los que caminando llegaron primero, los pueblos indígenas, es hora de reconocerlo”, sostuvo.

En su caso, el secretario de Turismo a nivel federal, Miguel Torruco Marqués, dijo que la mejor forma de conocer la cultura de un pueblo es a través de su gastronomía, pues es la puerta de entrada a su historia, a sus tradiciones y a sus ritos, y al conocimiento de sus antepasados.

Sostuvo que, para la actividad turística, la gastronomía es un elemento relevante no sólo por ser un factor de desarrollo económico y social, sino porque representa un valor agregado, un elemento diferenciador reconocido a nivel nacional e internacional, por lo que en los últimos años la demanda de turismo basado en la experiencia culinaria ha crecido de manera paulatina.

“La cocina mexicana es causa de admiración, ya sea en su versión tradicional o a través de sofisticados platillos contemporáneos. El turismo gastronómico es un segmento altamente rentable, inmerso en las nuevas tendencias del consumo cultural, pues el viajero busca la autenticidad de los que lugares que visita, le preocupa el origen de los productos y reconoce el valor de la gastronomía como medio de socialización, como espacio de convivencia y de intercambio de experiencias”, dijo.

No obstante, precisó que, aunque esta distinción de la Unesco ha sido detonante de un mayor desarrollo económico para México, todavía hay mucho por hacer.

Como ejemplo, expuso que se necesita promover el emprendimiento y la productividad de las unidades gastronómicas, así como diseñar e implementar esquemas de educación técnica, certificación de competencias laborales y financiamiento a pequeños productores afines con el Turismo Gastronómico, para fortalecer esta cadena de valor.

De igual forma, consideró que se debe fomentar la competitividad de todos los agentes involucrados en la actividad turística, sobre la base de la excelencia, el conocimiento, la gestión del talento, la innovación y la cooperación de todos los actores, además de mantener e impulsar los programas estatales enfocados a las cocineras tradicionales del país, apreciando la creatividad e inteligencia de quienes logran transformar la materia prima, plantas y semillas, en deliciosos platillos.

Finalmente, dijo que se deben promover nuevas denominaciones de origen y marcas colectivas de productos vinculados a la gastronomía, e impulsar la participación de los sectores social, académico y privado para unir esfuerzos entre productores, emprendedores, profesionistas y académicos que generen un diálogo que redunde en el impulso armónico de este sector.

Torruco Marqués refirió que en México alrededor de 500 mil restaurantes registrados contribuyen con el dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y 15.3 por ciento del PIB turístico, a la par de que generan 5.5 millones de empleos directos e indirectos vinculados con la preparación de alimentos, actividad económica que beneficia a más de 80 ramas de la economía nacional.

Destaca que el gobierno de Puebla a través de la Secretaría de Turismo organizó, para 2021, un total de 10 actividades para conmemorar el nombramiento y continuar con la estrategia de rescate de la gastronomía mexicana, a la par de impulsar al sector y reactivar la economía afectada por el Covid-19.

Entre los actos se incluyen la elaboración de recetarios, talleres para la preparación de platillos como mole poblano o pipián, el concurso para la preparación de la “cemita innovadora”, cata de mezcal y comida típica, muestras gastronómicas de platillos insignia como el chile en nogada o mole de caderas, entre otras.