Niega Claudia Rivera Vivanco negocio y acto de corrupción en el intento de adquirir 12 respiradores

La alcalde de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, encabezó este viernes una conferencia virtual, en compañía del tesorero municipal y el secretario de Administración, quienes negaron rotundamente que el gobierno haya incurrido en algún proceso de opacidad o corrupción en la compra de respiradores mecánicos a la empresa Fulle Hen, por un costo de 15 millones de pesos.

Lo anterior, tras admitir que cuando recibieron los aparatos no venían dentro de su empaque original y, por lo tanto, tampoco erogaron ningún pago a la proveedora.

Por esta razón, dieron a conocer que el ayuntamiento rescindió el contrato con la empresa, que ingresó como proveedora apenas en este 2020, además que su especialidad es la construcción.


Sin embargo, no confirmó si interpondrá una denuncia penal en contra de la compañía, luego de justificar que  “ya de por sí ha tenido muchas pérdidas durante la pandemia”.

La postura de Claudia Rivera y su equipo de trabajo se dio a raíz del escándalo nacional propiciado por el supuesto intento de corrupción durante la pandemia con la compra de los respiradores mecánicos.

Esto luego de los señalamientos del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, quien reveló que los respiradores eran de “segunda mano” y se trataba de “desechos hospitalarios”.

En cuanto a la posibilidad de que la compra de estos respiradores merme aún más su relación con el gobernador, Rivera Vivanco destacó que “todos las autoridades de los organismos de gobierno tienen la obligación de estar a la altura de las circunstancias, de resolver todo tipo de conflictos y, para que las cosas función, tiene que haber una coordinación entre los tres órganos de gobierno”.

Durante su exposición, la alcalde de Puebla evitó hablar si pedirá la renuncia del secretario de Administración, Leobardo Rodríguez, quien no solo ha sido señalado de procesos poco transparentes en la adquisición de uniformes, bolardos, despensas y ahora con los ventiladores.

En su lugar, dijo que “todos los servidores públicos del municipio estamos obligados por la Ley de Responsabilidad de Servidores Públicos a estar vigilados y ser sancionados; no es algo que se implemente ahora, es una obligación de todos que se estén vigilando”.

Rivera Vivanco calificó de “vergonzoso” que un acto de buena voluntad termine en un linchamiento político en su contra, al referir que la finalidad era comprar los ventiladores y donarlos a la Secretaría de Salud del estado para los pacientes en estado crítico por contagio de coronavirus.

En su defensa, explicó que durante todo el proceso se realizó un convenio donde se puso de acuerdo el precio y las especificaciones técnica, que en su momento fueron avalados por el gobierno estatal.

Incluso, externó su sorpresa que después de haber trabajado de manera conjunta, en esta voluntad para salvaguardar la vida de las personas, en el momento que fue a entregar los respiradores ya se daban hechos que antes no ocurrían.

“Por eso es importante que la ciudadanía conozca cómo se hacen los procesos, no se pueden dar anticipo hasta recibir los respiradores”, refirió en relación al pago adelantado de los aparatos.

Finalmente, insistió que “actores políticos” se confunden al intentar involucrar en un acto de corrupción, “porque así lo estilaban antes, hacían negocio en lo oscuro, en esta administración no se hace esto, se trabaja con transparencia y se combate la corrupción”.