Facetas de la esclavitud se retratan en el ciclo de cine Zombi-esclavo del Museo Amparo

En el marco de la exposición El círculo que faltaba, el Museo Amparo preparó el ciclo de cine en línea denominado Zombi-esclavo, el cual facetas de las nociones de esclavitud y privación de la libertad en América. 

Con este programa se propone un análisis sobre cómo los procesos de conquista, evangelización, represión, marginación y explotación han formado parte de las constantes históricas de las comunidades originarias y afrodescendientes, dando paso tanto a procesos de lucha y liberación como a la condición de zombi-esclavo, concebido éste como un sujeto atrapado en un sistema que psicológica, física y económicamente le niega su condición de individuo. 

Lo anterior, se explora en la exposición El círculo que faltaba curada por Magalí Herrera. En ella, desaparecidos, zombis y muertos vivientes se hacen presentes pues, sin representaciones gráficas de la violencia, se da el abordaje de episodios específicos de la historia política, económica y social de América Latina, explorando el papel que “los cadáveres contados y las almas desaparecidas” juegan en el mundo de los vivos. 


Dicho ciclo, cuyo link estará disponible semanalmente en el sitio electrónico www.museomparo.com comenzó con la exhibición virtual de El color púrpura (1985), filme estadounidense de Steven Spielberg ubicado a inicios del siglo XX y que narra la historia de Celie, una adolescente de color de 14 años de edad, que está embarazada de su propio padre, un hombre despótico y cruel, y cuya vida a partir de entonces estará llena de dolor y humillaciones. 

El ciclo Zombi-esclavo continuará el sábado 5 de diciembre con La última cena (1976), una cinta cubana de Tomás Gutiérrez Alea, ubicada en el siglo XVIII, cuando la aristocracia cubana se jactaba de ejercer “un esclavismo benévolo”, menos cruel que el de otros países cercanos y, para demostrarlo, un conde en Semana Santa decidió sustituir a Cristo para “humillarse ante sus siervos”. 

Para el sábado 12 de diciembre tocará el turno a Toussaint Louverture (Francia, 2012) del director Philippe Niang. Después de la traición del cónsul Bonaparte coronado emperador en diciembre desde 1804, Santo Domingo toma el nombre de Haití. Ahí, el libertador Toussaint hizo el primer estado donde la esclavitud y el término “negro independiente” fue prohibido. Desde la prisión de Fort de Joux, él mismo analizará en retrospectiva y sabiduría cada comportamiento y situación. 

El 19 de diciembre tocará el turno a Bolishopping (Argentina, 2014) del director Pablo Stigliani, filme que cuenta cómo Marcos tiene arreglos con la policía y tranzas con los inspectores, al tiempo que trabaja para un empresario textil vinculado a las grandes marcas de ropa. Su taller clandestino funciona a la perfección, manteniendo a los costureros en condiciones de semiesclavitud, hasta que contrata a dos inmigrantes ilegales recién llegados de Bolivia. 

Para el sábado 26 de diciembre se verá el filme mexicano La tirisia (2014), de Jorge Pérez Solano, en el que Cheba y Ángeles Miguel quedaron embarazadas del mismo hombre, Silvestre. Silvestre fue el amante de Cheba mientras el marido de ésta trabajaba en el extranjero. También es el padrastro de Ángeles. Ahora ha vuelto el marido de Cheba y, por otra parte, la madre de Ángeles no quiere que esta críe al hijo que ha engendrado Silvestre. Las dos mujeres tienen que decidir qué hacer con las criaturas y enfrentarse de paso a sus propios deseos y necesidades. La película presenta la vida de dos mujeres —y de su círculo de amistades— , en una aldea aislada cuyos habitantes viven todos atrapados, víctimas del olvido y de la tirisia: una enfermedad del alma.  

El ciclo cerrará el martes 2 de enero con la película colombiana Rodrigo D. No futuro (1990) del director: Víctor Gaviria, en la que aparece Rodrigo, quien todavía no tiene todavía 20 años y está en una ventana del último piso de un céntrico edificio en Medellín, amenazando con saltar sobre esa ciudad que lo oprime, lo llama, lo margina. No tiene otra opción, le grita a la ciudad. El tiempo se detiene y ahí está todo lo que ha sido su vida y lo que la rodea.