Ayuntamiento de Chignautla da marcha atrás a la municipalización del servicio de agua potable

Es Imagen

El ayuntamiento de Chignautla decidió dar marcha atrás a la creación de un organismo municipal para hacerse cargo del suministro de agua potable, y en lugar de este creará una instancia para administrar el servicio solo en tres colonias, según informaron los comités ciudadanos que se opusieron a la conformación de un “sistema operador de agua potable”, tras la reunión que la tarde-noche de este lunes sostuvieron con el alcalde Luciano Aparicio Rodríguez, en las instalaciones del Centro Integral de Servicios (CIS) de ese municipio.

Indicaron que será durante el transcurso de este martes, cuando los integrantes del cabildo llevarán a cabo una sesión extraordinaria para dar marcha atrás al acuerdo de finales de noviembre, en el que aprobaron la creación del mencionado organismo.

Los comités dieron a conocer que sí se creará un “ente” para que el municipio suministre agua potable a las colonias Sección Quinta, La Cruz y San Antonio, pues sus habitantes están de acuerdo con pagar el servicio a la comuna.


“Se buscará la forma de crear el ente necesario que administre el agua de las comunidades que están de acuerdo con hacer sus pagos al ayuntamiento”, se indica en un informe que los comités emitieron tras la reunión con la comuna.

La derogación de la figura en cuestión quedará asentada en el acta de la sesión del cabildo de este martes, la cual deberá entregarse a los comités, para corroborar que así se hizo, según acordaron las partes.

Se realizarán mesas de diálogo mensuales para crear un reglamento municipal en el que queden claros los derechos y obligaciones de los comités existentes y así cuidar los manantiales de la región que abastecen de agua a la población, según comentaron.

Apenas este lunes, el secretario General del ayuntamiento de Chignautla, Ismael Martínez Dionicio, dijo a La Jornada de Oriente que la comuna no tiene intenciones de desplazar a los comités, pues señaló que no existen recursos suficientes para contar con infraestructura para distribuir el agua en las áreas en donde esos organismos operan desde hace décadas.

Ante su inconformidad por la municipalización del servicio, así como por el incumplimiento en la realización de obras públicas, los pobladores prendieron fuego a la presidencia municipal, el pasado 30 de noviembre.

El inmueble municipal fue siniestrado casi en su totalidad, por lo que la comuna ya evalúa los daños para determinar cuáles áreas pueden salvarse y cuáles deberán ser reconstruidas.