Viernes, mayo 24, 2024

Cascanueces

Ernest Theodor Amadeus Hoffmann (1776-1822), fue  un escritor y compositor alemán, que participó activamente en el movimiento romántico de la literatura. Dicho sea de paso, su tercer nombre era Wilhelm, pero más tarde lo cambió por “Amadeus” en honor a Mozart, a quien admiraba con un fervor particularmente intenso. Conocido más por sus cuentos (aunque fue típicamente polifacético) escribió uno que se conoce mundialmente gracias a la música extraordinaria de Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893) y que se llamó “El cascanueces y el rey de los ratones” aunque finalmente se quedó plasmado en la historia artística del ballet con el simple nombre de “El Cascanueces”.

Muchas anécdotas giran alrededor se esta obra, comenzando con su estreno. Varias fechas se han propuesto, sin embargo, el 18 de diciembre de 1892, por la presencia del Zar de Rusia Alejandro III, se ha adoptado oficialmente como el tiempo en el que se estrenó el ballet (aunque se sabe que ya antes había sido presentado).

La narración no es otra cosa más que un cuento navideño, en el que se mezclan una cantidad inimaginable de fantasías que invitan a la ilusión.

Se divide en dos actos, de los cuales, el primero se genera en torno a una fiesta previa a la navidad. Una niña llamada Clara, recibe como obsequio de su padrino (Drosselmeyer) un cascanueces con forma de soldado. Su hermano Fritz, al tratar de quitárselo lo rompe y es arreglado precisamente por el padrino quien se lo regaló. Al terminar la fiesta, todos se van a dormir.  Clara se acuesta con su cascanueces y de repente, la casa se agranda mientras paulatinamente los objetos inanimados toman vida. Aparecen entonces unos ratones que inician una verdadera guerra en contra de los juguetes (no sé por qué asocio a las ratas con los políticos del pri, el pan y el prd). El caso es que casi perdiendo la batalla, aparece Drosselmeyer que ocasiona una distracción que aprovecha el cascanueces soldado para matar al rey de los ratones (aunque en algunas versiones, para no impactar a los niños con un asesinato, la representación se hace con una estampida en huida por parte de los roedores). Se da entonces una fantástica transformación del héroe juguete en un príncipe, quien, tomando a Clara, la sube en un trineo con dirección al reino de los dulces.

El segundo acto es realmente espectacular. Clara y el príncipe llegan al reino donde son recibidos por el Hada de Azúcar con todo su séquito. El cascanueces cuenta su hazaña y en honor a los dos, se les organizada una gran fiesta llena de danzas muy variadas que sorprenden desde el punto de vista musical, artístico, virtuoso y visual. Pero en el momento más espectacular, de repente todo se apaga, Clara despierta con su cascanueces de madera y bajo una sensación de satisfacción, se muestra feliz por su asombrosa aventura.

Más que un cuento de amor entre un príncipe de ensueño y una niña candorosa, la obra tiene tintes que van desde lo fantasmagórico hasta lo gracioso. Muy difícil de “aguantar” para los niños pequeños (ya que tiene una duración de proporciones apocalípticas para un pequeño), a los adultos nos representa una necesidad de retomar nuestro espíritu infantil. Cabe mencionar que, por la exquisita y digerible musicalidad, sobre todo del segundo acto, Tchaikovsky compondría después una “suite” (es decir, una especie de resumen) con la música de la cual, hoy se ha abusado incluso para ponerla de fondo en absurdos comerciales, bailes de quince años, representaciones escolares y otras banalidades con un largo etcétera, sin tener algo qué ver con la obra original; sin embargo, creo que se vale.

Constantemente he pensado en los poderes terapéuticos, benéficos, caritativos y humanitarios de la música. Muchos musicólogos consideran que la obra de Piotr Ilich Tchaikovsky es relativamente superficial, pero desde mi particular punto de vista, no deja de ser genial. Por eso, en este año necesitamos aferrarnos a un sueño, en el refugio de la música y las fantasías que nos permiten comprender que la vida, alegrada con este tipo de manifestación artística, siempre será mejor.

Comentarios: [email protected]

Temas

Más noticias

La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla

Tal como el trueque de San Pedro Cholula y el mole de caderas de la región de Tehuacán, el chile en nogada y su...

Puebla, sin recuperar 14% de las unidades económicas que había antes del Covid, indican cifras del Inegi

Puebla no ha logrado retomar la cantidad de establecimientos, que tenía antes de la epidemia de Covid, son 14.8 por ciento menos, respecto a...

Últimas

Últimas

Relacionadas

La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla

Tal como el trueque de San Pedro Cholula y el mole de caderas de la región de Tehuacán, el chile en nogada y su...

No habrá mañaneras jueves ni viernes previo al 2 de junio: López Obrador

Emir Olivares y Arturo Sánchez Ciudad de México. El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que en poco más de una semana se realizará el...

Ordena CIJ a Israel detener ofensiva sobre Rafah

Madrid. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ha ordenado este viernes a Israel que detenga inmediatamente su ofensiva sobre la ciudad de Rafah, en...

Más noticias

La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla

Tal como el trueque de San Pedro Cholula y el mole de caderas de la región de Tehuacán, el chile en nogada y su...

Puebla, sin recuperar 14% de las unidades económicas que había antes del Covid, indican cifras del Inegi

Puebla no ha logrado retomar la cantidad de establecimientos, que tenía antes de la epidemia de Covid, son 14.8 por ciento menos, respecto a...
00:00:24

Pide AMLO a la Semarnat y Conagua atender la sequía del río Mixteco en Puebla

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió este jueves a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional...