Por coronavirus, la Casa de Cultura de Puebla cierra por primera vez sus puertas en 45 años

Foto Abraham Paredes

Desde su apertura y en sus 45 años de funcionamiento, la Casa de la Cultura no había cerrado sus puertas hasta la llegada de la Fase dos de la contingencia provocada por el Covid-19. Con ello, espacio gubernamental que aglutina en un solo edificio varias salas de exposición, diversos talleres infantiles, el teatro Luis Cabrera, un par de bibliotecas públicas y la Biblioteca Palafoxiana, considerada la primera biblioteca pública de América, permanecerá cerrado hasta el próximo mes de abril. 

Lo anterior, tras la decisión tomada por la Secretaría de Cultura para cumplir con la jornada nacional de sana distancia, que llevó a cerrar museos, bibliotecas y salas, incluida la casa denominada desde enero de 2019 “Profesor Pedro Ángel Palou Pérez”.

El espacio que “no nació ni como un híbrido ni como una línea no oculta para la difusión de la cultura”, sino para exponer la “antigua tradición poblanista” que hace 45 años carecía de un lugar para exhibir el arte, permanecerá clausurado hasta el próximo 19 de abril.


Fue el escritor y cronista Pedro Ángel Palou Pérez (11 de mayo de 1932–11 de enero de 2018) el encargado de abrir este espacio ubicado en la 5 Oriente número 5, en el Centro Histórico de la ciudad, como parte del llamado Edificio Palafoxiano.

Desde su fundación, la Casa de Cultura ha sido un proyecto único porque su apertura implicó la puesta en marcha de diversos proyectos: la Cinemateca Luis Buñuel, las ahora exiliadas Fonoteca Vicente T. Mendoza y la Fototeca Juan C. Méndez, la biblioteca Gabino Barrera, cerrada durante el morenovallismo y ya reabierta, además de sus salas, su patio central y sus corredores que también han funcionado como espacios expositivos, además de la sala Rodríguez Alconedo que este año vería restaurado su particular cielo raso.

Fue durante el gobierno del presidente Luis Echeverría cuando las oficinas federales y bodegas generales del palacio de gobierno de Puebla –que se ubicó entre los años de 1891 a 1940–, le fueron concedidas al gobierno de Alfredo Toxqui para abrir la Casa de la Cultura con “la misión de estrechar los límites que separan al arte de la vida cotidiana”.

La Casa de Cultura, cabe resaltar, ocupa un inmueble del siglo XVI, y en sus inicios fue ocupado por el Colegio de San Juan a la par de que, tiempo después, pasó a ser el Seminario Tridentino en tiempos de Juan de Palafox y Mendoza, quien donó su biblioteca personal para abrir la Biblioteca Palafoxiana, patrimonio mundial de la Unesco.

En época contemporánea, en cambio, tuvo varios usos como el ser sede de oficinas de gobierno y edificio de correos. Por un breve tiempo fue utilizada como escuela. Fue hasta el año de 1964 cuando el Congreso del estado de Puebla decidió crear un espacio para la promoción y difusión de la cultura. El 18 de noviembre de 1974, el gobierno rescató el edificio bajo la dirección de Pedro Ángel Palou Pérez.