Aprueban en Puebla hasta 6 años de cárcel a quien discrimine o agreda a médicos durante la pandemia

Es Imagen

El Congreso de Puebla aprobó una reforma al Código Penal que impone hasta seis años de cárcel a quien incite al odio o a la violencia, niegue un servicio, maltrate o restrinja los derechos laborales del personal médico durante la emergencia sanitaria que se decretó en el país por la pandemia de coronavirus.

La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) propuso modificar el dictamen para ampliar la protección a internos y residentes, pero la mayoría que encabeza Morena se opuso a la corrección sin dar argumentos.

La reforma la impulsó el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta después de que Puebla se ubicó en sexto lugar nacional, de las 32 entidades federativas del país, en número de agresiones e contra de trabajadores de la salud, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de abril pasado.


Tres años de cárcel, la sanción mínima

Con el voto a favor de 30 de los 40 diputados presentes en la sesión, el Congreso incorporó al artículo 357 un párrafo que establece de tres a seis años de prisión cuando los actos de discriminación sean cometidos en contra de médicos, cirujanos, personal de enfermería y demás profesionales similares y auxiliares, del sector privado o público, durante el periodo que comprenda la declaración de una emergencia sanitaria.

Antes de la reforma, el Código Penal establecía como sanciones generales contra la discriminación una multa que puede ir de 100 a 500 días y de uno a tres años de cárcel.

La reforma también añadió el artículo 438 bis dentro del capítulo del Código Penal que se encuentra dedicado a los delitos de corrupción, para estipular que de ser “cometidos en contra de médicos, cirujanos, personal de enfermería y demás profesionales similares y auxiliares del sector público que presten servicios de salud en términos de la ley de la materia” la pena aumentará en un tanto, además de la que corresponda por los delitos cometidos.

La iniciativa no recibió el respaldo unánime del Congreso por la negativa de Morena a realizarle las correcciones planteadas por los grupos parlamentarios del PRI, PAN, PRD Movimiento Ciudadano (MC) y Compromiso por Puebla (CPP).

Los integrantes de la fracción priista, que coordina Nibardo Hernández Sánchez, votaron en contra del dictamen, en tanto, representantes populares del PAN, el PRD, MC y CPP lo hicieron en abstención.