Cancelación de actividades de festejos patrios afectaron a comerciantes en Tehuacán

Hay un sector en Tehuacán para el que las fiestas patrias representan la oportunidad de obtener mejores ingresos económicos, para ello se preparan con varios meses de anticipación a fin de tener todo lo necesario para aprovechar los días de celebración, pero este septiembre no tuvieron esa oportunidad.

Son los comerciantes de productos de temporada, quienes desde finales de agosto comienzan a sacar a la venta banderas, sombreros, gorros, cornetas, moños, trajes típicos, espuma y a ellos se suman quienes venden ropa, zapatos, comida y los empresarios de juegos mecánicos.

Cada año se les otorga permiso para colocarse de dos a tres días en las calles del centro de la ciudad para ser parte de la verbena que se organiza por el aniversario del inicio de la Independencia de México.


Este 2020 la emergencia sanitaria por el Covid-19 obligó a las autoridades municipales a cancelar la verbena, así como la ceremonia del Grito de Independencia y el desfile, tampoco se liberaron permisos para la venta de productos de temporada, con ello se cerró la oportunidad para esos comerciantes.

Algunos invirtieron en mercancía de temporada, otros más sacaron los saldos del año pasado, pero sus ventas cayeron significativamente. Emanuel Márquez, manifestó que, en comparación con el año pasado, sus ingresos disminuyeron casi en un 60 por ciento.

Infortunadamente por la pandemia no hemos tenido mucha venta, nos afectó demasiado”, expuso el comerciante, al resaltar que incluso redujeron sus precios con el objetivo de vender sus productos.

Situación similar enfrentan las propietarias de fondas del mercado 16 de Marzo, quienes en estas fechas colocaban sus puestos de comida en la calle primera de Morelos, para ofrecer desde chalupas o memelitas hasta chiles en nogada, tlayudas, mole de guajolote y pozole.

Carmen Blanco, representante de esas comerciantes expresó que invirtieron para tener guisos especiales por la fecha, pero hubo una muy baja afluencia de clientes, de modo que no tuvieron ganancias, únicamente lograron recuperar la inversión que hicieron.

Ambos comerciantes atribuyen eso a la crisis económica que se vive producto de la pandemia del coronavirus, por lo cual solo resta aguantar a que la situación se mejore pronto, porque cada vez es más difícil subsistir.