Desde hoy Canal 22 mostrará filmes realizados por mujeres cineastas indígenas

Una selección de películas de mujeres cineastas contemporáneas provenientes de distintas comunidades indígenas en México serán programadas a través de la televisión pública como parte de la Muestra de Cineastas Indígenas Mexicanas 2020, impulsada por el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). 

Los filmes proyectados en Canal 22 evidencian la pluralidad y la complejidad multiétnica y multicultural del país a través de la perspectiva de estas mujeres indígenas y cineastas, quienes con su talento y su mirada proponen nuevas formas narrativas en el cine. 

La muestra iniciará este miércoles 18 de noviembre a las 23:30 horas con el filme Reencuentros: 2501 migrantes de Yolanda Cruz, cineasta chatina que en su largometraje muestra cómo miles de jóvenes, en su mayoría pobres e indígenas, abandonan a diario sus hogares para comenzar un viaje hacia el “primer mundo” en busca de trabajo y con la esperanza de un futuro mejor o, al menos, tan solo un futuro. Su marcha deja huellas profundas de abandono en su tierra y cultura. 


Para el sábado 21, a las 22 horas, tocará el turno a Rojo, de la realizadora afroindígena María Candelaria Palma. Rojo es un joven de 20 años que dedica su tiempo al arte circense y el malabarismo en uno de los semáforos de Acapulco, Guerrero. En medio de la violencia que permea su estado, los sueños e inquietudes de Rojo lo acercan a jóvenes con ideas y gustos similares, y así construye una familia con sus amigos. 

Luego, para el miércoles 25 de noviembre a las 23:30 horas tocará el turno al filme Gente de mar y de viento, de la zapoteca Ingrid Eunice Fabiaìn. En el pueblo Álvaro Obregón en Juchitán, Oaxaca, los integrantes de una comunidad zapoteca viven bajo constante amenaza desde que una trasnacional ha pretendido instalar un parque eólico en el mar sin su consentimiento. Los pobladores se han resistido y crearon una policía comunitaria que vigila la entrada de personas a la zona en conflicto. Este largometraje reúne los testimonios de Herminio y Mariano, pescadores zapotecas, quienes han vivido de manera activa este proceso de lucha y resistencia. 

El viernes 27, a las 22:30 horas, se transmitirá Arcángel, de la mixteca Ángeles Cruz quien narra la historia de Arcángel, un campesino que, a sus 50 años, enfrenta la pérdida de visión. Antes de que la oscuridad lo alcance, necesita encontrar un hogar de acogida para Patrocinia, anciana de su comunidad que depende totalmente de él. 

Posteriormente, de Yolem Jammut se pasará Mujer Yoreme, un cortometraje que reúne el testimonio de cinco mujeres yoremes del norte de Sinaloa, quienes mantienen viva su identidad indígena conservando la sabiduría y oficios tradicionales como la medicina, lengua, gastronomía, alfarería y partería. 

Esta producción será seguida de otro cortometraje: Kaìrapani Tsiìnharhini, de Magdalena Cacari, realizadora p’urheìpecha, que aborda el problema de la equidad de género en las comunidades indígenas a través de la historia de un hombre que, tras la muerte de su esposa, necesita encontrar un metate para resolver simbólicamente el matrimonio de su hija y expiar la culpa que siente por la muerte de su mujer.

Para cerrar el sábado 28 a las 22 horas y el domingo 29 a las 17 horas se transmitirán TOTE_Abuelo de María Sojob y Pox, bebida sagrada de la directora Dolores Sántiz, ambas de origen tzotzil. 

En el primer largometraje se narra el encuentro entre un anciano que pierde la vista con su nieta que no recuerda bien su infancia. Mientras el abuelo teje un sombrero tradicional, los hilos de la historia familiar se desenredan y entre sus dos silencios se abre la posibilidad de entender cómo se vive el amor en tzotzil. 

En el otro se refiere al pox (posh) es una bebida elaborada con azúcar y panela fermentadas, sus características culturales dan cuenta de la historia de un pueblo que conserva sus raíces a pesar del embate de los tiempos, las cuales permean en la cultura gracias a la herencia de los abuelos y abuelas.