Domingo, junio 23, 2024

Cambiar sede de la Fototeca Juan C. Méndez sí pone en riesgo su acervo, señaló Osorio

Destacamos

A la pregunta de si es factible mudar las más de 230 mil imágenes organizadas en 15 fondos que han sido resultado de diversas donaciones, así como los negativos, positivos, agendas, álbumes y otros objetos del fotógrafo poblano Juan Crisóstomo Méndez, el experto de la imagen y conservador del patrimonio Fernando Osorio Alarcón respondió con un rotundo no, porque de hacerlo se pondría en riesgo la estabilidad de los materiales visuales que durante 10 años han compartido un solo espacio: la Fototeca Juan C. Méndez.

Durante una entrevista realizada por el periodista cultural Joaquín Ríos Martínez durante su programa radiofónico Foto Calli, en sus emisiones 72 y 73 transmitidas por Radio BUAP, Osorio Alarcón abordó algunos de los aspectos que tienen que ver con la conservación del patrimonio audiovisual.

Incluso hizo un llamamiento al Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla (CECAP) para que realice una reunión abierta con la presencia de especialistas y personajes que han tenido que ver con el valioso acervo, para que se aclare si el gobierno estatal tiene la intención de despojar a la Fototeca Juan C. Méndez de su actual edificio ubicado en la 7 Oriente 15, y de ser así expongan el proyecto.

“Que se nos permita participar como ciudadanos, como poblanos en algo que nos interesa. Vamos a los orígenes de todo: mantener el patrimonio y la difusión de la cultura fotográfica”, señaló Fernando Osorio en conversación con Joaquín Ríos.

El investigador, quien en los años 70 participó en la consolidación de dicho acervo, dijo que varios expertos a nivel nacional tienen una iniciativa: crear el Observatorio de Patrimonio Fotográfico para coadyuvar en el ejercicio y creación de políticas públicas en materia de patrimonio.

Un duro golpe a la estabilidad de los materiales

Joaquín Ríos, quien hace tiempo alertó a Fernando Osorio sobre la amenaza, primero de cierre y ahora de cambio de sede de la Fototeca Juan C. Méndez, cuestionó al investigador sobre varios asuntos concernientes a la preservación de la memoria histórica y a la importancia de mantener repositorios vivos que garanticen la conservación de los materiales.

Para Osorio, a la pregunta hecha por el periodista si sigue siendo importante preservar la memoria histórica a partir de las imágenes, es claro que no se puede “disociar los conceptos de patrimonio, memoria, identidad e imaginario”, ya que “la imagen sigue siendo un factor de conocimiento”.

El especialista poblano ligado a la consolidación de varios proyectos en Puebla, como la Cinemateca Luis Buñuel, señaló que debido a la importancia de la imagen, la memoria y la identidad se requieren de repositorios adecuados.

En el caso de la fototeca estatal y la posibilidad latente de que cambie su sede opinó que en el caso de los miles de negativos y positivos de Juan Crisóstomo Méndez y de las colecciones que se fueron agregando posteriormente han desarrollado una isotermia, es decir, un equilibrio físico–químico determinado por el ambiente en el que viven, por lo que romper con esa isotermia provocaría, si no se hace con cuidado y conocimiento científico, un duro golpe a la estabilidad de los materiales.

En la conversación mantenida con Joaquín Ríos, también de profesión fotógrafo, Fernando Osorio señaló que si ya se tiene un archivo que tiene un recinto con 10 años de cuidado, lo lógico es contribuir a su continuidad, a seguir generando su uso, el conocimiento y la difusión de la información.

“Debo subrayar como ciudadano, como poblano y como especialista e investigador que esto no puede ponerse en riesgo. Si las autoridades quieren mover algo deben pensar como las abuelas viejas cuando le decían a la hija primogénita que decidía irse para casarse: “Vas a casarte para estar mejor o igual que en tu casa, sino pa’ que”.

“Ya rescatamos esta colección de Juan Crisóstomo Méndez desde los años 70 del siglo XX – enfatizó Osorio Alarcón–, hemos contribuido con nuestros conocimientos y nuestro impuestos a rescatar una colección insignia y medular de una fototeca de estado”.

Recordó que en su momento el gobierno del estado y los legisladores decretaron la creación de la fototeca, que es la parte fundamental de cualquier política pública. Por ello, recordó que al tener ese fundamento legal el recinto –y quien lo dirige– tiene derechos y obligaciones con respecto al patrimonio visual.

“Si quieren mover ese archivo debe ir a un lugar mejor que el que ya se tiene. Todo eso tiene que ver con un plan maestro; dónde está ese plan para el traslado que defina además el futuro inmediato y de largo plazo de una fototeca tan importante”, cuestionó el investigador.

Un comité de especialistas y un presupuesto de 5 millones

“¿Cómo hacerles entender a los funcionarios qué solo imponen sus criterios?”, preguntó Joaquín Ríos Martínez a Fernando Osorio, quien no dudó en responder que debe existir un comité de especialistas que supervisen la iniciativa y decidan de manera democrática.

“La democracia es lo que nosotros queremos tener. También la apertura. Cuál es la razón por la que se mueve, tendrá el personal adecuadamente capacitado, porque esos perfiles no salen de las universidades, ya que además de archivistas y documentalistas audiovisuales, hay que desarrollarlos junto a un plan de educación”, sostuvo el experto.

En la entrevista de radio enfatizó que cualquier archivo debe tener muy claras sus políticas de control físico, de control intelectual y de acceso, y eso significa generar todo un manual de procedimientos que determine el cuidado y la permanencia de por lo menos 100 años de estos materiales, con el concurso de buenas prácticas y nuevas tecnologías.

“La Fototeca Juan Crisóstomo Méndez requiere de un presupuesto mínimo de unos 5 millones de pesos para gasto corriente, adquisiciones, sistemas de seguridad y aire acondicionado. La humedad y los gases oxidantes son los enemigos uno y dos de cualquier fotografía, el tercero es la temperatura; por eso se necesitan bóvedas de 14 grados centígrados, conservar el nitrato separado del acetato. La fototeca tiene una gran cantidad de nitrato en sus matrices de estereoscópicas. Tienen vidrio, negativos de acetato de celulosa que generan gas acético causante del famoso efecto vinagre. Todo eso lo sabemos y sabemos cómo mitigar el impacto de estos factores. Lo que yo esperaría es que en el proyecto ejecutivo de mudanza estuviera muy bien estipulado y sustentado un catálogo de conceptos para las instalaciones”, explicó a detalle.

Agregó que también se necesitamos una sala de consulta para investigadores, becas, salas de exposición para difundir los acervos, además de presupuesto para adquisición de obra de fotógrafos contemporáneos, y organizar proyectos que den estímulos a la creación.

Por último, Fernando Osorio recordó que la instancia cultural de Puebla no solamente tiene acervo de la Fototeca Juan C. Méndez, pues también hay patrimonio en la Universidad Autónoma de Puebla, archivos particulares y colecciones de fotógrafos que han trabajado por años en Puebla. “¿Por qué el gobierno no hace nada por apoyarlos, por qué no se preocupa?”, concluyó el entrevistado.

Ultimas

Se percibe sismo de 5.5 en CDMX

Ciudad de México. Un sismo de 5.5 sacudió a la CDMX a las 11:15 horas de este domingo 23 de...
- Anuncios -
- Anuncios -