BUENA NOTICIA

Es Imagen

Ayer al mediodía arribó a la capital poblana el primer lote de más de 10 mil vacunas contra el Covid-19, las cuales fueron almacenadas en primera instancia para su resguardo en la XXV Zona Militar y en seguida fueron distribuidas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y personal del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), con el apoyo del gobierno estatal.

 

Se trata sin duda de una excelente noticia, sobre todo si se considera que México es uno de los primeros países en tener la linfa y Puebla una de las principales entidades federativas de México en recibir los cargamentos.


 

La logística de distribución, según explicó el secretario de Salud, José Antonio Martínez García, está a cargo de la Sedena y el Insabi, pero los primeros en ser vacunados serán los integrantes de la llamada primera línea de combate a la epidemia en 37 hospitales poblanos: médicos, enfermeras, camilleros, laboratoristas, intendentes y demás personal que se encuentra directamente involucrada en la atención de pacientes que sufren el SARS-CoV-2.

 

No sale sobrando advertir que la llegada de la vacuna no implica de ningún modo que el riesgo para la población haya pasado, porque eso no sucederá hasta que la mayor parte de los poblanos hayan recibido las dosis.