Con Bucket, alumnos de la Prepa Zapata plantan la semilla del cuidado y consumo del agua

Bucket es el nombre del proyecto social emprendido por estudiantes de la Preparatoria Emiliano Zapata que busca incidir en los malos hábitos que existen en la cultura del manejo del agua, que provocan su desperdicio y su contaminación, sobre todo en un tiempo como este marcado por una pandemia como el Covid-19 en donde el uso del agua es primordial para la sanidad social.

Propuesto por un grupo de estudiantes, su desarrollo es apoyado por la beca del programa Jóvenes en acción del Departamento de Estado de Estados Unidos y la Embajada en México, la Secretaría de Educación Pública y el sector privado.

El equipo de Bucket fue uno de los siete seleccionados a nivel nacional en la convocatoria número 11 del programa; los alumnos de la UAP obtuvieron su lugar de entre otros 100 grupos de jóvenes originarios de Nuevo León, Oaxaca, Hidalgo, Jalisco y Chiapas. Esta, es la cuarta ocasión que un equipo de la Preparatoria Zapata resulta seleccionado.


Bucket está conformado por los estudiantes de segundo grado Zayra Patricia Zambrano Monroy, Emiliano Gutiérrez Castillo, Samantha Segreste Hernández y Adonái Nájera Rosas, y es apoyado por la profesora de Lenguaje e Investigación, Arely Melo, quien es su mentora y da seguimiento a la labor de los jóvenes estudiantes.

Bajo la línea de investigación Acceso a entornos saludables (agua y saneamiento), el proyecto busca promover acciones para el cuidado y buen uso del agua tanto en la escuela como en la casa, mediante actividades que sensibilicen a los estudiantes sobre las prácticas actuales del manejo del agua, centrados en la problemática de la escasez y en el uso desmedido que se le da en medio de una crisis sanitaria como la causada por el coronavirus.

Durante una entrevista conjunta, los estudiantes señalaron que con Bucket dejan ver que cómo jóvenes tienen influencia sobre otros jóvenes y, por tanto, pueden plantar entre ellos el cuidado que un recurso natural como éste necesita. En la Prepa Zapata buscan llegar a los más de mil alumnos inscritos en los turnos matutino y vespertino, además de que contemplan integrar a sus compañeros del plantel ubicado en San Martín Texmelucan.

Conscientes en que la pandemia causada por el Covid-19 trastocó el desarrollo del proyecto, pues los talleres de liderazgo del programa serán virtuales y no presenciales, a la par de que la puesta en marcha dentro de la preparatoria tendrá que esperar el verde del semáforo sanitario, los estudiantes no cejan en su labor.

Para ello, desde las redes sociales -Facebook e Instagram- han abierto Bucket PEZ, en donde llaman a otros jóvenes a sumarse a este proyecto que en su desarrollo contará con conferencias, talleres de reciclaje y reutilización de materiales, y difusión de información sobre el uso y consumo del agua.

En ese sentido, la profesora y gestora del proyecto Arely Melo señaló que Bucket no ha tenido aún un inicio formal, por lo que los jóvenes estudiantes tienen la oportunidad de capacitarse en un curso propedéutico a partir del cual podrá entablarse la dinámica del proyecto.

Para Adonái Nájera, Bucket es un proyecto que no es para desarrollarse en un cierto periodo de tiempo, sino para dejarlo como una semilla que podrá germinar en el tratamiento y uso que se le da al agua como recurso. Sobre todo, señaló, porque las futuras generaciones tendrán mayores problemáticas para obtenerla y consumirla. “Hay que ser solidarios y empáticos con el medio ambiente, con el Covid-19, hay que tener en cuenta que existen mayores contaminantes… Seguimos contaminando y este es un panorama que se puede ver desde las noticias”, reflexionó.

En la Preparatoria Emiliano Zapata, Bucket consta de diversos momentos. El primero, contó Emiliano Gutiérrez, consiste en la recolección, almacenamiento y saneamiento del agua, con tambos de 200 litros y un Rotoplas de hasta mil 600 litros, para que el agua se utilice en inodoros, limpieza y riego de plantas. Para lograrlo llaman a que cualquier ente de la sociedad civil pueda donarles contenedores.

El segundo paso es la redacción de un decálogo con acciones claras para el cuidado del agua, mismas que se definirán por medio de reuniones semanales con apoyo de expertos en el tema, instituciones y empresas, como detalló Adonái Nájera. El tercer momento, mencionó Zayra Zambrano, será la realización de talleres de manualidades que promueven el reúso de materiales como cartón, hojas de papel y PET, entre otros, mismos que por las condiciones dadas por el Covid-19, podrían ser de modo virtual.

Para el equipo, confió Samantha Segreste, el ocupar por ahora el ámbito virtual es algo positivo, ya que forman parte de una generación que ha ido creciendo con la tecnología. Por tanto, señala, es una oportunidad para, desde casa, dar a conocer información y llamar a que se hagan medidas por el medio ambiente, para tener un impacto positivo entre sus compañeros, profesores, padres de familia y la población en general.