Bolsas de supermercado usan peritos de la fiscalía de Puebla para recabar pruebas de feminicidios, denuncia Odesyr

La alta impunidad en los feminicidios se debe en mucho a la incapacidad técnica de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla, cuyos peritos hacen uso de bolsas de supermercado para recabar pruebas que son desechadas por el juez de control por darles un manejo inadecuado, alertó Brahim Zamora Salazar, integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr).

“Es una carencia presupuestal y técnica que tiene que ser evaluada para hallar las mejores condiciones de trabajo posibles”, agregó el activista en el foro “Los feminicidios en Puebla, un cruento recuento de los daños” que organizó la Red Plural de Mujeres.

Zamora aclaró que la falta de recursos para integrar debidamente una carpeta de investigación no es el único problema que ha identificado la organización en los ocho años que ha dado seguimiento el asesinato de mujeres en el estado, pues también ha detectado corrupción e indolencia en la institución responsable de la procuración de justicia.


Lleva FGE cinco años sin seguir el protocolo: Cinayini Carrasco

Cinayini Carrasco Colotla, directora general del observatorio, señaló que una de las omisiones de la FGE es el incumplimiento del protocolo que la misma fiscalía estableció hace más de cinco años para investigar feminicidios.

Por esa razón, prosiguió, si llegan a detener al homicida es muy difícil que se alcance una sentencia, porque no siguen el protocolo, se cae la investigación y el agresor recupera su libertad en un estado donde el Odesyr ha contabilizado 247 feminicidios de enero de 2018 a lo que va de octubre de 2020.

Además, alertó la posibilidad de que este año se superen los 85 asesinatos de mujeres en razón de género que se computaron en 2019 y los 82 de 2018, ya que faltan más de dos meses para que concluya 2020 y se han acumulado 80 casos, de acuerdo a una revisión hemerográfica que realiza diariamente la organización desde hace casi tres años.

La autoridad está fallando en la prevención, alerta García Olmedo

Durante el foro, la diputada local del PRI Rocío García Olmedo lamentó las condiciones bajo las cuales opera la FGE, pues coincidió con Brahim Zamora en que los errores en el manejo de la evidencia impiden integrar una carpeta de investigación sostenida.

“No va a tener las bases para poder continuar una investigación, que es el objetivo que tienen las fiscalías, y como consecuencia no se va a poder judicializar y si se lograra, se puede echar pará atrás todo, porque no va debidamente integrada”, expuso.

No obstante, consideró que la FGE, que encabeza Gilberto Higuera Bernal desde septiembre de 2018, no es la única responsable de que no se hayan frenado los feminicidios en el estado, tras la alerta por violencia de género que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) activó en 50 municipios de Puebla en abril de 2019.

“Yo creo que la visión tiene que ser integral desde la prevención y esa materia le toca completamente al Estado y pareciera que, a veces, las instancias que están coordinadas para ello todavía no la tienen muy claro”, criticó.

Rocío García Olmedo también alertó errores en la tipificación del feminicidio en Puebla, debido a que el Congreso, en legislaturas pasadas, incluyó términos “subjetivos” que dificultan formular estrategias preventivas y establecer un procedimiento punitivo adecuado.

Ejemplificó con una de las condiciones que establece el Código Penal vigente para determinar que el asesinato de una mujer es un feminicidio consistente en que el acto violento se cometa por “celos extremos respecto a la víctima”.

“Es un concepto subjetivo que no puede mantenerse porque un juez hombre, sin perspectiva de género, puede plantear esto como un formato que no debe tocarse y que tal si le toca a una jueza y lo interprete de distinta manera”, ilustró la legisladora, quien preside la Comisión de Igualdad de Género en el Congreso local.

Congreso de Puebla mantiene errores en la tipificación

García Olmedo informó que presentó una iniciativa para corregir los errores en la tipificación y que debió presentarla por segunda vez este mes, debido a que no ha recibido el apoyo de la mayoría de los diputados para ser dictaminada.

La iniciativa modifica el artículo 338 del Código Penal para determinar que “comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer o a una niña por una razón de género”, debido a que el ordenamiento vigente no contempla a las menores de edad.

Además, establece cinco condiciones nuevas para identificar un feminicidio: cuando se actúe por motivos de lesbofobia, bifobia o transfobia; exista o haya existido una relación que implique subordinación; que el asesino haya ejercido sobre la víctima cualquier forma de explotación, incluida la prostitución; que el cuerpo de la víctima haya sido enterrado u ocultado; y cuando la víctima se haya encontrado en estado de indefensión.