Lunes, abril 12, 2021

Recomendamos

Bill Gates: ¿por qué es la voz oficial?

-

-

- Anuncio -

«La ideología predominante actual no es una

visión positiva de algún futuro utópico,

- Anuncio -

sino una cínica resignación».

 

Slavoj Žižek

- Anuncio -

A partir de los inicios de esta espantosa, triste, lamentable, repugnante y provocada pandemia en el mundo, salieron muchas voces para hablar de ella. En primer momento, los médicos, luego, los ministros de salud de los primeros países afectados, después, los presidentes y primeros ministros de prácticamente todos los países del mundo, desde luego, el Papa, en la encíclica del 4 de octubre de 2020, denominada «Hermanos todos», después, fijaron su posición diversos intelectuales. Por ello se escuchó al coreano Byung Chul-Han, al profesor norteamericano Noam Chomsky, al filósofo lituano Slavoj Žižek, a los españoles Daniel Innerarity y Fernando Savater, al portugués Boaventura de Sousa Santos, el argentino José Pablo Feinmann, al francés Edgar Morín, etc.; quienes, en resumen, sostuvieron que esta peste no modificará el devenir de la humanidad, salvo el recrudecimiento de la extrema pobreza en el mundo, la desolación, el desempleo, la desesperanza, el miedo al futuro y, sobre todo, el gran número de muertes; pese a todo lo cual, después de que pase esta contingencia mundial —como otras pestes que han azotado a la humanidad—, el mundo seguirá el mismo rumbo de la depredación entre la especie humana y con el planeta.

Pero el que, particularmente, se ha convertido en la voz oficial de esta catástrofe mundial, es decir, de este fenómeno global, es el denominado pomposamente como «filántropo» norteamericano Bill Gates, quien resulta ser una de las personas más ricas del mundo, entre otras «virtudes» con que se le ha caracterizado. Así pues, surge la pregunta: ¿por qué es él la voz oficial?

Es conocido que, además de ser el norteamericano propietario de la empresa más grande del mundo en la tecnología de la información, es, también, dueño del mayor número de extensiones de tierra en Estados Unidos de América, de una serie de propiedades y de monopolios, además de ser socio de una de las familias más poderosas de Estados Unidos de América de abolengo: los Rockefeller. Por ello, el mote de «filántropo» sale sobrando.

Por lo pronto, en los medios de comunicación, se ve que Bill Gates es quien, supuestamente, vaticinó, hace cinco años aproximadamente, la posibilidad de esta pandemia; que es quien ha sostenido que la intensidad de esta epidemia disminuirá en el verano de 2021, pero que se mantendrá vigente un par de años más. Y es quien, últimamente, ha sostenido que vendrá una epidemia once veces más potente que la que estamos atravesando.

Ante toda esta serie de manifestaciones apocalípticas, habría que preguntarse si es quien, efectivamente, pueda ostentar ser la voz oficial del mundo, porque lo que dice, paradójicamente, no es desdicho, contradicho, negado, debatido por ningún líder mundial. Pareciera que se ha convertido en el propietario, no sólo de sus empresas, marcas y demás tesoros mundiales, sino también de la voz oficial de la globalización.

¿Puede ser la voz oficial el sujeto más rico del mundo?, ¿qué representa para las nuevas generaciones que él sea la voz oficial?, ¿por qué no hay un político o líder mundial que lo contradiga?, ¿qué dirán o pensarán los intelectuales del mundo de él?, ¿qué puede esperar el mundo con que la voz oficial la ostente quien cuenta con los mayores recursos económicos del globo terráqueo? Lo que parece una realidad es que, así como entre los partidos políticos de las naciones no se visualiza una oposición clara ni contundente en sus ideales (lo que provoca confusión entre esos organismos políticos) no hay, preocupantemente, oposición alguna al respecto de los planteamientos de Gates.

Pareciera que, después de treinta años de acabada la oposición franca entre políticas públicas de izquierda y derecha, se ha desarrollado la globalización sin ideal alguno más que la depredación del planeta y de la especie humana. Por ello, el único debate vigente es entre los globalifóbicos y los globalifílicos, es decir, los que se oponen y los que están a favor de la globalización. Sin embargo, si el vocero del futuro del mundo es un globalifílico, es patente que quien ha resultado triunfante es la globalización económica, política y cultural, es decir, quienes están a favor de la globalización; pues la persona más representativa de esta globalización es quien está dominando el destino de la humanidad y, sobre todo, se ha convertido en la voz oficial de los efectos de la pandemia y del futuro de la humanidad. (Web: parmenasradio.org).

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Respalda Coparmex eliminación de Vialidad estatal y pide que nuevo secretario de Seguridad cuente con experiencia

La Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) respalda la decisión del gobierno del estado de desaparecer la dirección de Vialidad, luego de la salida de Raciel...
- Anuncio -