Becarios de “Jóvenes Construyendo el Futuro” traducen y catalogan archivo sonoro en o’dam del Centro INAH Durango

Becarios de “Jóvenes Construyendo el Futuro” traducen y catalogan archivo sonoro en o’dam del Centro INAH Durango

Durango. Durante casi 20 años, un vasto archivo sonoro que expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reúnen desde inicios del presente milenio en comunidades hablantes del o’dam (tepehuano del sureste), había permanecido resguardado y, en cierto modo, inactivo. Ahora, mediante la participación de dos becarios del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, impulsado por el gobierno de México, dicho compendio es objeto de un estudio detallado.

En el marco de la reciente conmemoración del Día Internacional de la Lengua Materna, el director del Centro INAH Durango, Antonio Reyes Valdez, informó que la colaboración de Jorge Aguilar Soto y Elizabeth Soto Gurrola, beneficiarios del programa durante los ciclos 2019-2020 y 2020-2021, respectivamente, ha sido clave no sólo para introducir a los jóvenes en los métodos teórico-prácticos de la investigación lingüística, sino que también ha resultado en grandes beneficios para la representación estatal del instituto.

Dentro de la Sección de Lingüística de ese Centro INAH y como parte del proyecto “Preservación de mi lengua materna”, ambos jóvenes han contribuido a la transcripción, traducción al español y el análisis lingüístico de ocho horas de grabaciones, la cuales contienen historias de vida, leyendas y narraciones de tipo mitológico recolectadas en comunidades hablantes del o’dam, como Mezquital, Santa María de Ocotán, San Francisco de Ocotán, Santiago Teneraca y San Francisco de Lajas, entre otras.


“Detrás de esas ocho horas hay un trabajo arduo, ya que el análisis lingüístico implica elaborar una glosa en la que cada línea transcrita debe especificar a qué corresponde cada palabra: artículo, verbo u objeto directo, por ejemplo”.

La finalidad del citado proyecto, detalló Reyes Valdez, es crear una base de datos sobre las distintas variantes lingüísticas del tepehuano, a fin de establecer a futuro un centro público de consulta de materiales audiovisuales.

Antonio Reyes y Elizabeth Soto explicaron que el tepehuano es un nombre impuesto durante la época virreinal a gran cantidad de población que habitaba la parte central y septentrional del actual territorio mexicano, de allí que muchas naciones indígenas quedaron incluidas en esa denominación.

Derivado de ello, existen dos lenguas tepehuanas principales: una en Chihuahua, conocida como ‘tepehuano del norte’, y otra en Durango y Nayarit, el ‘tepehuano del sur’. “Aunque se llaman igual, no son mutuamente inteligibles, es decir, los hablantes de una no comprenden a quien se expresa en la otra”, puntualizó el titular del Centro INAH Durango.

A su vez, en el territorio de Durango existen dos variantes dialectales del tepehuano: el o’dam (tepehuano del sureste) y el au’dam (tepehuano del suroeste).

Elizabeth Soto y Jorge Aguilar son hablantes del o’dam, por lo cual han avanzado en la catalogación y el procesamiento, mediante el programa computacional ELAN, del archivo que el Centro INAH resguarda en dicha lengua. No obstante, queda pendiente lograr la captación de becarios hablantes de au’dam, para seguir los procesos similares de trabajo con dicha variante dialectal.

“El programa ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’ –expresó Antonio Reyes– ha sido benéfico para el Centro INAH Durango, nos dio la oportunidad de abrir espacio para capacitar a casi 20 jóvenes en los últimos dos años, a la vez que nos apoya en crear un vínculo más fuerte con la comunidad, ya que cuando los becarios vuelven a sus ámbitos familiares y comunitarios, llevan un mayor conocimiento del instituto y, en muchos casos, consiguen oportunidades laborales o de estudio en áreas relacionadas con el INAH”.

Cabe destacar que como parte de la sinergia entre los becarios y el Centro INAH, está el acompañamiento de los jóvenes durante las visitas de inspección del personal de arqueología en las comunidades indígenas, así como la traducción de contenidos museográficos y el desarrollo de recorridos guiados en el Museo Regional de Durango, para más de 50 hablantes del o’dam, entre autoridades tradicionales y grupos escolares, quienes en meses pasados recorrieron el recinto.

“A menudo, las personas que hablan o’dam no logran una identificación con los espacios culturales, ya que el contenido está en español. Con estos recorridos hemos logrado que la información del museo sea más accesible para ellos”, finalizó Elizabeth Soto.