Barbosa Huerta rescatará el velódromo Salomón Jauli, abandonado por el morenovallismo

El velódromo Salomón Jauli, la última obra inaugurada en el sexenio del priista Mario Marín Torres, que tuvo una inversión de 133 millones de pesos y fue abandonada desde 2011 por las administraciones del finado panista, Rafael Moreno Valle Rosas;  su sucesor, José Antonio Gali Fayad, y la gestión interina del también tricolor, Guillermo Pacheco Pulido, será rescatado por el gobierno que encabeza Luis Miguel Barbosa Huerta.

El actual mandatario estatal dijo esta mañana, a pregunta expresa durante su teleconferencia de prensa mañanera, que el inmueble forma parte del paquete de obras de infraestructura en materia deportiva que se tienen proyectadas para el año entrante.

Agregó que son media docena de centros para ejercicio y competencia consideradas a realizar, algunas de las cuales se ubican en la capital y otros en el interior de la entidad.


“Sí, tenemos en marcha y ya inclusive licitada la remodelación de centros deportivos (como) el Velódromo Salomón Jauli y seis centros deportivos más en la capital y en otros lugares en la el interior como Tehuacán, que no se ha hecho por parte del orden municipal. Los estamos remodelando, ya recién (están) concluidas las licitaciones para licitar las obras de centros deportivos abandonados hace muchísimo tiempo”, expresó el titular del Poder Ejecutivo emergido del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). 

El velódromo y otras obras del marinismo fueron abandonadas por el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, simplemente por haber sido edificadas en el periodo de su antecesor. En el caso del inmueble en comento, en 2014 la mitad de su techo se desplomó y no fue reparado sino hasta 2016.

Este sería el tercer rescate de una megaobra de sexenios pasados que ejecutará el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta, si se considera la inversión destinada en 2019 para el Nodo Intermodal Logístico y Recinto Fiscalizado” en Oriental-Puebla, mejor conocido como La Célula, que tuvo una inversión de más de 800 millones de pesos, durante la gestión de Mario Marín Torres.

Al final de su periodo como mandatario, el morenovallista José Antonio Gali Fayad entregó La Célula a la Secretaría de la Defensa Nacional  (Sedena), que ha establecido ahí la Industria Militar, un complejo para la fabricación de armas, uniformes y otros insumos de las fuerzas castrenses.

El gobierno de Luis Miguel Barbosa invirtió en agosto del año pasado 210 millones de pesos para la construcción de un preescolar, una primaria y una secundaria para los hijos de los soldados que trabajan en las factorías del Ejército.

Además, entre los proyectos estelares del gobierno del morenista está el rescate de la llamada Ciudad Audi, un complejo habitacional de 120 hectáreas al que se destinaron más de 2 mil millones de pesos de inversión pública y privada, el cual serviría para alojar a las familias de los trabajadores de la planta armadora alemana que se ubica en San José Chiapa, pero que a 6 años de su edificación luce como una urbe fantasma.