Barbosa reconoce a los héroes de las 4 transformaciones y la lucha vs. el Covid–19 en arenga del Grito

Es Imagen/ Daniel Casas

Luis Miguel Barbosa Huerta hizo alusión a las cuatro transformaciones de México en la arenga del Grito de Independencia, así como a los héroes de la lucha contra la pandemia de Covid-19 en Puebla. 

Es una noche fría, la llovizna es tenue pero no cede. El zócalo cercado con vallas instaladas por el Ejército Mexicano está vacío y ofrece una postal atípica de un 15 de septiembre.

La pandemia por el Covid-19 ha obligado a la cancelación de la verbena popular. En el zócalo de la ciudad de Puebla reina la oscuridad y retumban los ecos del sonido local. 


La banda de la Policía estatal entona la versión sinfónica de la canción “Hoy toca ser feliz”, del grupo de rock “El Mago de Oz” para anunciar el arribo del gobernador al Palacio Municipal, donde da inicio la sesión solemne de Cabildo. 

Se hacen honores a la bandera. Una escolta de la XXV Zona militar le entrega el lábaro patrio al titular del Ejecutivo estatal, quien aparece por el balcón y hace sonar la campana, emulando al llamado “Padre de la Patria”. 

“Mexicanas y mexicanos, poblanas y poblanos, vivan las heroínas y los héroes que nos dieron democracia, patria y libertad. Viva Miguel Hidalgo y Costilla, viva José María Morelos y Pavón, viva Ignacio Allende, viva Leona Vicario, viva Josefa Ortiz de Domínguez, viva Ignacio Aldama, viva Vicente Guerrero, viva Mariano Abasolo, viva Nicolás Bravo”. 

La arenga continúa y se traslada a la que en el ideario lopezobradorista es la segunda gran transformación de la historia de México: La Guerra de Reforma. 

“Viva Benito Juárez; viva Guillermo Prieto, viva Melchor Ocampo, viva Margarita Maza”, esposa del ex presidente reformista. 

El ex senador hace una parada en la guerra contra el Ejército francés de 1862 en Puebla y recuerda al general, Ignacio Zaragoza, así como a quienes llama los “tigres de la montaña”, Juan Francisco Lucas, Juan N Méndez y Juan Crisóstomo Bonilla.

En la misma arenga Luis Miguel Barbosa se traslada a la insurrección de 1910 y recuerda a los héroes revolucionarios, entre los que destaca a los cuatro hermanos Serdán.  

“Viva Francisco I Madero; viva Venustiano Carranza; viva Francisco Villa, viva Emiliano Zapata, vivan los hermanos Aquiles, Máximo, Carmen y Natalia Serdán”. 

Antes de llegar a la época contemporánea el mandatario hace una parada en el periodo del ex presidente Lázaro Cárdenas del Río y prosigue la evocación, con una mención a los “pueblos y comunidades indígenas de México”. 

Entonces reconoce y le da la calidad de héroes a los médicos y enfermeras que han atendido la pandemia por Covid-19, después de lo cual menciona a la “democracia”, “la libertad”, “la igualdad”, “la fraternidad” y “la justicia”. 

Barbosa y Claudia se encuentran en el balcón de Palacio

El gobernador y la edil, Claudia Rivera Vivanco se encuentran en el balcón. Observan los fuegos artificiales, saludan a los pocos espectadores y comparten un par de cometarios.

En el flanco derecho se observa a la esposa de Barbosa Huerta, María del Rosario Orozco Caballero, al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez y a los diputados locales Gabriel Biestro Medinilla y Nora Merino Escamilla. 

Del lado izquierdo la secretaria general Liza Aceves López y el secretario de Gobernación municipal, René Sánchez Galindo y más tarde la secretaria de Seguridad Ciudadana, María de Lourdes Rosales, flanquean a la edil, Claudia Rivera. 

El encuentro público entre Barbosa Huerta y Rivera Vivanco es efímero. Transcurre el tiempo en que tarda el espectáculo de luces, al cabo del cual ambos desaparecen del balcón.