Barbosa ofrece nuevo diálogo a policías inconformes, pero niega un conflicto latente en la corporación estatal

Es Imagen

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta ofreció diálogo con los Policías estatales que esta mañana afirmaron que no se han cumplido las demandas acordadas con el gobierno estatal después del conflicto que estalló en junio pasado.

El mandatario expuso que los policías tienen libertad absoluta de expresarse al tiempo de afirmar que su gobierno ya entabló comunicación con ellos para ver cuáles son los puntos que ellos sostienen que no se han cumplido.

“Vamos a ver cuáles son las razones de sus expresiones. No veo un conflicto latente ahí. Se va a cumplir con diálogo. Todo absolutamente se cumplirá. No haremos que esto se vuelva una protesta que alguien la aproveche”.


Esta mañana un grupo de policías estatales y el Observatorio Ciudadano Laboral denunciaron que el gobierno del estado supuestamente no han cumplido los acuerdos logrados en junio pasado, al tiempo de inconformarse por la ausencia del titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Raciel López Salazar.

Los uniformados subrayaron que al menos 133 agentes de la corporación han contraído el Covid–19 y al menos tres de ellos se encuentran en estado grave.

El 2 de junio se registró un paro de policías estatales en exigencia de una mejora salarial y protestaron por las condiciones en las que trabajan en medio de la pandemia de coronavirus.

Un día después a través de un comunicado de prensa el gobierno estatal informó que David Méndez, secretario de Gobernación y Raciel López, secretario de Seguridad Pública estatal, llegaron a un acuerdo con los policías que protagonizaron la protesta, por lo que aceptaron un incremento del 14 por ciento directo a su salario.

Con el incremento los uniformados tienen una percepción mensual de 7 mil 980 pesos, debido a que previamente percibían un salario de 7 mil pesos.

También se acordó un aumento de 20 por ciento al salario neto, así como el aumento considerable al seguro de vida.

Por su parte, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta garantizó que no habría represalias en contra de los policías estatales que realizaron el paro de labores durante esta semana, pues afirmó que el tema de sus percepciones mensuales es una exigencia legítima.

El mandatario afirmó que los agentes externos que quisieron intervenir en la protesta se quedaron con las ganas de “ver sangre” y terminaron con la boca abierta al ver la manera en la que se resolvió el conflicto con un incremento de 20 por ciento a la percepción salarial de los uniformados.