Jueves, julio 18, 2024

Avándaro, una fiesta de paz y armonía

Yo no estuve en Avándaro.

Mi hermano, y sus amigos, sí.

Se fueron medio a escondidas con un poquito de dinero, cobijas de lana y algo de comer, beber y fumar, como quien va al cerro de excursión y no a convertirse en actores de una de las mayores representaciones contraculturales en contra de las estructuras de poder, vigentes por entonces en la sociedad mexicana.

Fue en septiembre de 1971.

Hace cincuenta y un años.

Un festival de rock, similar al de dos años atrás en el gabacho Woodstock, que desbordó todos sus presupuestos y todavía ahora genera nostalgias, polémicas, interpretaciones y narrativas como las que obsequian en Yo estuve en Avándaro, Justino Compeán, Luis de Llano, Federico Rubli y Graciela Iturbide.

Los cuatro presentes en la húmeda y boscosa zona del estado de México donde, por 25 pesos, alrededor de 300 mil jóvenes escucharon en dos días a grupos de rock mexicano como La División del Norte, Los Dugs Dugs, Peace & Love, Los Yaki, Three Souls in my Mind y más.

Yo estuve en Avándaro (Trilce: Déborah Holtz y Juan Carlos Mena al frente) es un libro completo.

De gran formato, algo incómodo pese a su garantizado disfrute, que reconstruye cada etapa del festival, de “rock y ruedas”, desde su planeación, casi una ordinaria ocurrencia, hasta su ulterior satanización de parte de los medios de comunicación, ceñidos al régimen autoritario.

Sistema (priista, tricolor) que ensanchaba a ritmos acelerados su alejamiento de la sociedad, y específicamente de los jóvenes, a un tiempo los encargados de la búsqueda de nuevos espacios de libertad.

Frescas estaban para esas fechas las experiencias de 1968, el gran movimiento estudiantil, y del 10 de junio anterior, la represión en San Cosme, por los rumbos de la Normal de Maestros y el IPN.

Testigo de que “yo estuve en Avándaro”, Graciela Iturbide reproduce en el libro decenas de los registros fotográficos hechos en aquellas fechas si bien, como adelanta, “no conocía absolutamente nada de música de rock”.

“Pero el espectáculo me impresionó y me dediqué a tomar fotografías de todo lo que veía”.

Qué vio Iturbide.

“El infierno… Encueramiento… Mariguaniza… Degenere sexual… Mugre… Pelos… Sangre… La locura… Libertinaje… Mari, mari, mariguana…”.

¿Eso?, al menos lo que reportaron los medios de entonces.

O lo que sostiene Rubli:

“El festival demostró dos facetas de la condición humana que terminaron por darse un encontronazo: por un lado, la solidaridad, la armonía y la convivencia pacífica, y por el otro, el instinto de sobrevivencia política de intereses particulares a cualquier costo.

Análisis y reflexión

“Avándaro ofrece así un terreno fértil de análisis y reflexión para sociólogos, sicólogos sociales y politólogos. En particular, para los estudiosos de la comunicación la campaña de difamación y manipulación en los medios debe ser un ejemplo de hasta dónde puede llegar el poder de los mass media cuando están subordinados al servicio de intereses gubernamentales”.

En este mismo Yo estuve en Avándaro, no el único registro editorial de la experiencia, se advierte sobre el vacío acerca de los testimonios fílmicos realizados por la entonces Televicentro, “guardados en alguna bodega, no sabemos dónde”, revela Del Llano.

¿En alguna bodega de Tijuana o Los Ángeles?, vayan ustedes a saber.

En espera de nuevos testimonios y estudios, la historia siempre como un ejercicio vivo, el libro representa lo más cercano a Avándaro.

Una manera de estar (cincuenta y un años después) ahí.

Graciela Iturbide, Federico Rubli, Yo estuve en Avándaro, Trilce, México, 2022, 180 pp.

@mauflos

Temas

Más noticias

La poblana Sofía Reynoso la primera mexicana en llegar a la Villa Olímpica

La canoista de Salom es la primera atleta mexicana en llegar a la Villa Olímpica para concentrarse de cara al inicio de los Juegos...

PSI, el partido de una sola familia: Nadia Navarro sustituirá a su padre en la dirigencia

Pacto Social de Integración (PSI) no conoció otro dirigente más que Carlos Navarro Corro desde su fundación como partido local en 2012. Tras su...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Más noticias

La poblana Sofía Reynoso la primera mexicana en llegar a la Villa Olímpica

La canoista de Salom es la primera atleta mexicana en llegar a la Villa Olímpica para concentrarse de cara al inicio de los Juegos...

PSI, el partido de una sola familia: Nadia Navarro sustituirá a su padre en la dirigencia

Pacto Social de Integración (PSI) no conoció otro dirigente más que Carlos Navarro Corro desde su fundación como partido local en 2012. Tras su...

Armenta no vulneró los derechos de la niñez en su campaña, concluye TEPJF

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que el gobernador electo de Puebla, Alejandro Armenta Mier, no violó los derechos...