Atacan en Texmelucan autobús donde viajaban padres de los 43 normalistas desaparecidos

 

Yadira Llaven n El autobús en el viajaban los padres de los 43 normalistas desaparecidos desde 2014 fue atacado por personal de seguridad que resguarda la caseta de peaje de San Martín Texmelucan, en el estado de Puebla.

La información se dio a conocer a través de organizaciones sociales poblanas, entre ellas el Movimiento Autónomo Indígena Zapatista (MAIZ), que está en comunicación con los familiares de los estudiantes desaparecidos de la normal rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero.


“El ataque trajo a la mente de padres y madres, lo que pudo haber sido la agresión a sus hijos ese 26 y 27 de septiembre de 2014”, destacaron.

Difundieron que los normalistas que acompañaban a la caravana bajaron del autobús para ver lo ocurrido, mientras militares que estaban en la caseta de San Martín Texmelucan les apuntaron con armas largas.

Informaron que a manera de protesta los padres tomaron la caseta de peaje, y recolectaron dinero para continuar con su “Caravana por la Verdad y la Justicia”.

Refirieron que los padres presionaron a los agentes federales para que les solucionaran los daños que le ocasionaron a la unidad, pero después de 20 minutos decidieron emprender nuevamente su camino.

Los hechos ocurrieron la madrugada de este domingo, alrededor de la una de la mañana, cuando un policía federal golpeó y quebró los cristales de una ventanilla del camión.

Aunque no se sabe el motivo de la agresión a la unidad de la línea de transporte “Estrella Blanca”, con el número de circulación 1060, pero se habla de manera extraoficial que es por intentar liberar la caseta de cobro.

Las organizaciones poblanas reportó que una de las madres y dos menores de edad iban sentadas junto a la ventana que fue rota por los policías.

Ahí, en ese lugar, viajaba Joaquina Patolzin, madre del normalista desaparecido Julio César López Patolzin, en compañía de sus nietos, una menor de cuatro años y un bebé de dos meses.

Esta situación –precisó- sólo provocó nerviosismo entre las personas que viajaban en la unidad, sin que hubiera algún lesionado.

Después de una semana de recorrido hacia Matamoros, Tamaulipas, la Caravana por la Verdad y la Justicia finalizó su recorrido este domingo en la División Necaxa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), en la Sierra Nororiental de Puebla (http://www.jornada.unam.mx/2016/02/23/politica/013n1pol ).

En Necaxa, la Caravana fue recibida “después de una noche corta de sueño”, por la agresión sufrida en la caseta de San Martín Texmelucan, camino a la normal rural “Benito Juárez” de Panotla, en Tlaxcala.

La Caravana continuó con el brigadeo y el reclamo de justicia y la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos (http://www.proceso.com.mx/431328/caravana-de-madres-de-los-43-lleva-su-reclamo-de-justicia-a-tamaulipas ).

Las organizaciones sociales hicieron responsables de lo que les pudiera pasar a las autoridades de todos los niveles de gobierno.

Reclamaron que está demostrado que el gobierno no está para salvaguardar al pueblo, si no a las empresas nacionales e internacionales que cubren sus intereses, y dan seguridad a políticos corruptos y el crimen organizado.

Al cierre de esta edición, las autoridades poblanas no dieron información al respecto sobre el aparente ataque contra los padres de los jóvenes desaparecidos.

Apenas el pasado 20 de enero la Caravana de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, que recorre el país, llegó a los municipios de Teteles y Puebla capital, para marchar y difundir el caso de los estudiantes (http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/01/19/anuncian-normalistas-marcha-en-puebla-de-la-caravana-sur-de-padres-de-los-43-desaparecidos ).