Asegura la FGE que no habrá impunidad en el asesinato de un hombre en motel de Amozoc

La Fiscalía General del Estado (FGE) aseguró que no habrá impunidad en el homicidio de Gonzalo N., el hombre cuyo cadáver fue hallado el pasado domingo en un motel de Amozoc, con un arma punzocortante en el pecho, y aclaró que la presunta homicida no es hija de un escolta del titular de la dependencia, Gilberto Higuera Bernal.

La aclaración la hizo la dependencia luego de que amigos de la víctima se manifestaron la mañana de ayer frente a las oficinas centrales de la FGE y aseguraron que la supuesta asesina, una mujer de 20 años, era vástaga de un guardaespaldas del fiscal y que eso les generaba inquietud de que se le brindara protección institucional.

La FGE, a través de su vocería, dijo que la presunta criminal, es hija de un trabajador de la institución, pero que de ninguna manera ese hecho interfiere en las investigaciones, las cuales serán judicializadas.


Agregaron que la fémina está detenida y ha declarado que el hoy occiso –de 34 años– intentó violarla y ella se defendió.

La dependencia afirmó que atendió a los deudos del muerto y que ellos expresaron sus dudas sobre la versión de la detenida.

Las personas que se movilizaron este martes eran en su mayoría jóvenes, iban vestidos de negro y dijeron ser oriundos de Acajete.

Mostrando pancartas con leyendas como “¡A los hombres también nos matan!” (sic) y “¡ni un hombre menos!” (sic), varios de los manifestantes aseguraron ser amigos de la pareja, quien tenía tres años de relación. Las chicas señalaron que habían varias veces tomado bebidas embriagantes con el hoy interfecto y que éste jamás se mostró agresivo. Acusaron a la novia de “chantajear” al varón, diciéndole que estaba embarazada.

En algunos medios se han publicado versiones contrarias a las que ayer expresaron los protestantes.

Según esas relatorías, la pareja estuvo en una fiesta y al filo de las 4 de la mañana ingresaron al Motel Azteca de Amozoc, donde la mujer habría pagado la tarifa porque el varón estaba en un profundo estado de ebriedad.

Al filo de las 4:30 de la mañana la fémina habría pedido el servicio de alimentos en la habitación 108 y una hora después solicitó vendas y curitas.

Posteriormente, arribó una pareja solicitando un cuarto, pero se dirigió a la habitación 108. Al parecer eran conocidos de la joven e intentaron llevársela, lo cual fue impedido por personal del motel.

Otra especie es que fue la joven quien se entregó voluntariamente a las autoridades y relató que dentro del cuarto del motel se negó a tener relaciones sexuales con el hombre, a lo cual él reaccionó violentamente e intentó violarla, por lo que ella se defendió, con las consecuencias conocidas.