Domingo, julio 14, 2024

Arqueólogo indaga la relación de la región Tlacotepec–Xochitlán con Teotihuacan

Destacamos

El arqueólogo Cuauhtémoc Domínguez Pérez se pregunta cómo fue la relación de la región de Tlacotepec- Xochitlán con Teotihuacan, pues si bien hay evidencia que la cerámica anaranjada delgada producida en la zona era usada en la gran urbe mesoamericana, en esta parte no existe evidencia clara de la presencia teotihuacana. La cuestión surge luego de haber trabajado en la zona como parte del proyecto arqueológico que lo ha llevado a mapear, excavar y comparar los hallazgos ubicados en diversos sitios de esta región localizada en la parte central del estado de Puebla, más hacia el sur, concebida como la entrada a la mixteca baja.  

Durante la última conferencia de este 2023 del Seminario de Investigación Historia y Antropología de Puebla dirigido por Francisco Mendiola Galván, el investigador de la Dirección de Estudios Arqueológicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) habló sobre las tres temporadas de excavaciones realizadas en esta región: dos en el sitio conocido como El Izote y una más en el sitio llamado Tetel Mapache. 

De inicio, dijo que El Izote es un sitio registrado en 2016 gracias a un informante que los llevó a conocer una formación troncocónica, con alineamientos, que el equipo de investigadores pensó se trataba de un canal pues había dos lajas acomodadas simulando esta construcción.  

“No sabíamos a lo que nos íbamos a confrontar, había un piso de estuco y la entrada. Desafortunadamente, con el saqueo se destruyó la evidencia que permitirá vincular la unidad habitacional con la tumba troncocónica”, expuso en la charla realizada en el Museo Regional de Puebla. 

El arqueólogo que desde 2017 es responsable del proyecto especial Cantona al lado de Javier Martínez González continuó que en dicha inspección se hallaron tres cuartos alineados en sentido este a oeste, dos de ellos con piso de estuco, además del empleo de lajas colocadas de canto, de aproximadamente 50 centímetros de alto que daban límite a los muros, yendo al interior o al exterior.  

Dijo que en los materiales localizados había muchas lajas grises y restos de cerámica anaranjada local que corresponde a la cerámica anaranjada delgada pero de producción local, no como Teotihuacan donde las vasijas cerámicas anaranjadas delgadas son espectaculares, pues aquí eran de uso doméstico similares a las usadas en la región: vasijas de soporte anular y ollas grandes, además de cajetes grises parecidos a los de Monte Albán, pero nada parecido a lo encontrado en Teotihuacan. 

En ese sentido, el arqueólogo Cuauhtémoc Domínguez planteó que podría pensarse un asunto: que si en esta zona se producía la cerámica anaranjada delgado y Teotihuacan la importaba, entonces habría que preguntarse cómo se daba ese traslado de bienes, qué había de intercambio, y sobre todo, si se llevaba cerámica fina hacia Teotihuacan, por qué no hay evidencia de cerámica teotihuacana en esta región. 

El especialista con trabajos en Hidalgo, San Luis Potosí, Colima y la Ciudad de México expuso que la lítica es otro ejemplo, pues es de color gris en su mayoría, poca verde, que se puede pensar fue extraída del Pico de Orizaba o de Oyameles. “¿A cambio de qué se da la cerámica, cómo es la relación de la zona con Teotihuacan? Sí hay una relación porque está la cerámica anaranjada delgada allá, pero acá no hay evidencia, al mennos lo que hemos visto, de esta relación”, planteó el arqueólogo.  

Expuso que esta pregunta es interesante pues en Morelos sucede algo parecido, pues no existe evidencia clara ni arquitectónica ni de materiales de esta relación, por lo que hay que preguntarse qué es lo que sucede. “Es uno de los puntos importantes que tratamos de investigar ahora y estamos en vías de hacer una propuesta”, confió. 

Domínguez Pérez continuó que en el caso del sitio Tetel Mapache hay un contexto distinto, pues se trata de un sitio muy grande, el segundo más grande la zona después de Santo Nombre y a lo mejor de Ixcaquixtla, de la cual que no se sabe sus dimensiones pero era importante.  

Este sitio, continuó, está lleno de materiales, evidencias de conjuntos habitaciones o residenciales, como dejó ver la exploración hecha con pozos y excavaciones, siendo que en uno de esos pozos se encontró un piso de estuco y huellas de pequeñas edificaciones. Además, se encontraron unidades con un patio central, pisos de tepetate sin estuco, construcciones planificadas, canales de desagüe y lajas colocadas en bloques, todas ellas características constructivas peculiares del sitio.  

Para el experto, esta disposición de sitios obedece a que habitantes de Tepexi e Ixcaquixtla comparten rasgos y características, por lo que su propuesta respecto a por qué no hay presencia de rasgos teotihuacanos en la zona, es porque las antiguas poblaciones estaban tratando de controlar o ser un impedimento para lo teotihuacano. “El corredor era controlado por el mismo grupo, habitado no sé si por antiguos ngiwas antiguos, pero hay un patrón y los sitios lo demuestran”, concluyó. 

Ultimas

ESPAÑA ES CAMPEÓN DE LA EURO 2024

España, con los goles de Nico Williams y de Mikel Oyarzabal, ganó 2-1 a Inglaterra en el Estadio bde Berlín y alzó su cuarta Eurocopa de la historia tras las...
- Anuncios -
- Anuncios -