Armando Cedillo dice que no fue corrupto en la Filarmónica; exige que la SC limpie su nombre

Ante su inminente salida de la Filarmónica 5 de mayo, el todavía coordinador artístico y primera trompeta Armando Cedillo exige que “su nombre sea limpiado” de las supuestas acusaciones que hay en su contra, ligadas a desvío de recursos, acoso y nepotismo. Durante una entrevista, unas horas después de que el secretario de Cultura, Julio Glockner, diera a conocer que no será renovado el contrato del músico por la serie de señalamientos que existen en su contra, mismos que fueron expuestos hace ocho días por 20 músicos como parte de las Mesas ciudadanas, Cedillo pide además que el titular del área le otorgue una disculpa pública.

De paso, llama a que se realice una investigación a fondo sobre su trabajo de seis años en la orquesta, pues “no tiene miedo”, ya que asegura su trabajo ha sido limpio, al no estar ligado a los asuntos administrativos. Señala que lo ocurrido el martes pasado y la denuncia expuesta por los músicos, es un asunto que tiene su origen tiempo atrás por el trabajo de coordinación artística que ha desempeñado. Agrega que su tarea era encargarse del comportamiento y la disciplina de los miembros de la orquesta, señalando a quienes no tenían nivel o no cumplían con las reglas internas. “Implicaba tener una vigilancia constante artísticamente hablando”, afirma.

Si bien admite en que la Filarmónica 5 de mayo ha tenido momentos de crisis –caracterizados principalmente por la falta y/o atraso en los pagos–, Cedillo confía en que los señalamientos en su contra pudieron haber derivado de una audición y la posterior elección de cierto músico, un resultado que no satisfizo a los integrantes de la orquesta. Todo ello, aclaró, con la vigilancia de Fernando Lozano, el director orquestal. “La gente que no lo entendió así era porque no cumplía con las reglas de disciplina pues faltaban, llegaban tarde o simplemente su nivel artístico no era el óptimo…Me siento la víctima de algo que armaron para quitar al director y a las personas cercanas al maestro, pero conmigo fue con quienes se metieron directamente con acusaciones sin fundamento”, expone.


De manera tajante, a pregunta expresa sobre lo que espera de la Filarmónica a 5 de mayo, Armando Cedillo señala que dicha orquesta ya no es algo prioritario en su carrera como músico, pues lo que le importa ahora es su historia personal y el daño moral y artístico que pesan sobre él, por la serie de “difamaciones” emitidas en su contra que le llevaron a pronunciarse en el último concierto de la orquesta, organizado en homenaje a Francisco Toledo.