Aprecio social    

Cartas a Gracia 

Cuando se habla de revalorizar o revalorar al magisterio cada quien entendería lo que quisiese, dependiendo del papel y la función que ocupe en el quehacer educativo y del momento histórico del que se trate Gracia; cuestión que permitiría emitir juicios de acuerdo a como a cada quien le va en la feria. Empero, en términos lisos y llanos, la definición de la palabra daría un marco de referencia ya que, de acuerdo al diccionario, podría tener dos acepciones: la primera, se referiría a “devolver a algo el valor o estimación que había perdido” y, la segunda, a “aumentar el valor de algo”. Pero, ¿por qué recurrir al diccionario para buscar una palabra que se podría interpretar fácilmente? Bueno, en primera instancia, por representar un principio que es demandado por docentes con independencia de la organización sindical que les representen y que, a partir de 1992, se incorpora al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), suscrito entre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación 19 de mayo de 1992, y los gobernadores, y que se retoma como un objetivo de política pública en el Programa Sectorial de Educación 2020-2024 (PSE 2020-2024), publicado en el Diario Oficial de la Federación el 6 de julio de este año.  

Coincidentes en lo fundamental a pesar del tiempo, ambos documentos dedican un apartado (el apartado VI en el caso del ANMEB), a la “Revaloración de la Función Magisterial”, y en el Objetivo Prioritario 6.3 del PSE 2020-2024 en el que se propone “revalorizar a las maestras y los maestros”; textos en los que las palabras “revalorar y revalorizar” se utilizarían como sinónimos Gracia. En el texto citado en primer término, “El protagonista de la transformación educativa de México debe ser el maestro”, en tanto que, en el segundo, establecería que “Las maestras y maestros desempeñan un papel central para lograr la igualdad sustantiva, la participación y la excelencia en la educación”. Ambas -palabras más, palabras menos- destacarían, guardadas las proporciones, el papel asignado a las y los docentes como agentes de cambio y responsables directos del proceso de enseñanza-aprendizaje y considerarían que “tradicionalmente la función magisterial no ha sido reconocida ni debidamente apoyada” (PSE), dados los antecedentes que se vivieran antes de la publicación de los documentos citados. Previo al año de 1992, el SNTE viviría bajo un cacicazgo -de poco más de 16 años- ejercido por Carlos Jonguitud Barrios y el grupo de Vanguardia Revolucionaria y las protestas crecientes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, organización que se opondría al Pacto Por México y a la Reforma Educativa 2013 incluida la Ley General del Servicio Profesional Docente; ordenamiento que impulsara una evaluación considerada por la CNTE como punitiva que conculcaba el derecho a ocupar plazas definitivas, sustituyéndolas por plazas de tiempo determinado (por 4 años). 

Coinciden también en que el apoyo presupuestal debería otorgarse a las escuelas normales responsables de la formación inicial de las y los docentes, lo mismo que a la transformación de planes y programas de estudio de esas instituciones y, además, al impulso que debería darse en los hechos y no en los dichos, a la capacitación y actualización de maestras y maestros en servicio llegando el PSE, a considerar como esencial para cumplir con el derecho que tienen niñas, niños y adolescentes a una educación de excelencia y planteándose -incluso- en el ANMEB el uso de la televisión, como un recurso a utilizarse en un Programa Emergente de Actualización del Maestro.  


La Carrera magisterial propuesta en el Acuerdo Nacional, planteada para “estimular la calidad de la educación y establecer un medio claro de mejoramiento profesional, material y de la condición social del maestro”, permitiría la creación de un escalafón horizontal que profesionalizaría, arraigaría a las y los docentes y, crearía condiciones para impartir una “educación de calidad” que les brindase reconocimiento, en tanto que “el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros [tendría] como prioridad revalorizar a las maestras y los maestros, como profesionales de la educación, con pleno respeto a sus derechos, en sus funciones docente, directivas o de supervisión”, excluyendo la evaluación punitiva.  

En cambio, la sexta vertiente del ANMEB que llevaría por nombre: El nuevo aprecio social hacia el maestro, promovería “una nueva institucionalidad que enaltezca el ejercicio y la vocación magisterial”, profesión que posteriormente sería demeritada intencionalmente mediante grupos de presión, al tiempo que se aplicaba la nueva normatividad, plasmada en la Ley General del Servicio Profesional Docente, parecería exclusiva del Acuerdo Nacional; no obstante, se haya implícita en los postulados del PSE. Sin embargo, maestras y maestros requieren no solo de “mecanismos complementarios para estimular y premiar al maestro” y de condiciones materiales para desarrollar adecuadamente su labor, también del reconocimiento cotidiano con el que les premiarían niñas, niños, adolescentes, madres, y padres de familia; testigos del esfuerzo diario, y quienes no tienen el empacho en recriminar a los profesionales de la educación que, literalmente nadan de a muertito, se hacen pato y tiran por la borda el prestigio ganado por sus compañeras y compañeros de trabajo, como se patentiza en el diálogo que una maestra y una madre de familia cuya hija asiste a una escuela pública:  

 

[14:15, 4/11/2020] maestra: Hola (nombre de la alumna) buenos días. 

[14:15, 4/11/2020] maestra: Como vas con tus actividades. 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Aún no me reportas tus tareas. 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Y necesito evaluarte. 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Con el puro examen no alcanzarás el 6. 

[14:16, 4/11/2020] madre: Va mal, las instrucciones que usted manda no las entiende. 

[14:16, 4/11/2020] madre: Y cuando lee el material, tampoco lo entiende. 

[14:16, 4/11/2020] madre: Convendría más que diera las clases por zoom como la maestra de sexto 

[14:16, 4/11/2020] madre: La calificación no es importante, lo grave es que no ha aprendido nada. 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Si estaría bien por zoom, pero lo que pasa que lamentablemente el 90% de mis alumnos no pueden conectarse ya que los papás solo cuentan con un celular y ellos trabajan y los chicos se quedan con los abuelitos 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Le mandare otros ejercicios para checar que tanto le falta 

[14:16, 4/11/2020] madre: Maestra el problema no son los ejercicios 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Que lo haga como pueda 

[14:16, 4/11/2020] madres: La problemática es que no tiene quien le enseñe, trabajo todo el día 

[14:16, 4/11 /2020] madre: No da clase 

[14:16, 4/11/2020] maestra: Señora perdóneme si no la puedo ayudar físicamente con su nena, la realidad es que como había comentado en un mensaje en el grupo mi esposo esta delicado de salud y lo tengo internado 😔😔😔😔 y por ese motivo no puedo atender a su niña mil disculpas, pero le buscaré opciones para que ella no se atrasé. 

 

A confesión de culpa de una de tus compañeras de profesión, Gracia, relevo de pruebas. Lástima de maestra que poco ayuda a mejorar la imagen que la mayoría de docentes cuida cotidianamente, y te digo lástima, porque el aprecio social se construye y se gana día con día.