Habrá un apoyo como nunca a los artistas de Puebla, dice Oviedo al entrar al IMACP

En espera de su ratificación como director del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), el escritor Gerardo Oviedo señala que en un contexto de alerta como el actual, los artistas de la ciudad tendrán “un apoyo como nunca” para realizar su labor que se ha visto afectada.

Tras la salida de Miguel Ángel Andrade Torres del IMACP, y su designación al frente del instituto, el otrora miembro de la coordinación ejecutiva de la presidencia municipal dice que “en una situación de alerta” como la provocada por el Covid-19, “gobierno y sociedad deben trabajar”, pues es claro que ni uno ni otro pueden hacerlo de manera aislada.

Acota que en un renglón como el de la cultura se “deben de redoblar esfuerzos” a la par de que se debe hacer con creatividad, a sabiendas que “no hay dinero suficiente” que permita atender las necesidades del sector.


Por tanto, refiere Oviedo, diplomado por la Sogem y profesor en la extinta Casa del Escritor en época marinista, en su paso por la dirección del IMACP “habrá un apoyo como nunca en la historia de Puebla” para los artistas.

En ese sentido, recordó que fue él, en 2009 escribió el primer proyecto para pago de autores poblanos para la edición de ese año del también extinto Festival Internacional de Puebla, el FIP.

“Hay que trabajar con el medio cultural que ha sufrido, cuando se ha detenido el mundo. (Voy a) trabajar con artistas cuando está el semáforo rojo y a darles un apoyo como nunca en la historia de Puebla”.

Incluso, refirió que a los artistas urbanos que en la pasada administración resultaron afectados con el Programa de Artistas Urbanos que limitó su quehacer, les dará “todo el apoyo posible” y conseguirá los medios económicos para hacerlo.

De paso, Oviedo consideró que “hay tiempo” para trabajar en el IMACP, y que “las circunstancias no se acaban” sino hasta el último momento.

“Podemos ser benevolentes, tener bonhomía; hay esperanza porque en esta situación de pandemia hay una situación crítica y se necesita revertir. El arte y la felicidad que se debe alcanzar a través del arte y la cultura”, expresó el autor de libros como Espejero (1999), Bajo el peso de nuestro propio fuero (2006) y Toda la rabia del mundo (2010).

Destaca que la llegada de Oviedo ocurre a un año y ocho meses de que Miguel Ángel Andrade ocupara el puesto, mismo que abandonó para “concluir” con un doctorado que cursaba en Canadá, aunque unas voces señalan que se separó “por malos manejos administrativos”.