Anuncia Barbosa Huerta iniciativa para imponer órgano de control interno a la UAP

El gobernador durante la entrevista que le hizo ayer por la noche el periodista Fermín Alejandro García Hernández para el programa Aquí Vamos, que se transmite en las redes sociales de La Jornada de Oriente ■ Foto Martín Hernández Alcántara

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta reveló ayer que en el Congreso local hay una iniciativa para imponer un órgano de control interno a la UAP –para fiscalizar la aplicación de recursos–, tal y como ha ocurrido con instituciones públicas de educación superior de otras entidades federativas.

En una entrevista que le hizo ayer por la noche el periodista Fermín Alejandro García Hernández para el programa Aquí Vamos, que se transmite en las redes sociales de La Jornada de Oriente, el mandatario estatal afirmó tener pruebas de que en la entidad se replicó un modelo de desvío de recursos públicos a la usanza del que se conoció a nivel nacional como “la estafa maestra”.

A pregunta expresa, el titular del Poder Ejecutivo local aseguró que no intervendrá en el proceso sucesorio del actual rector de la máxima casa de estudios, Alfonso Esparza Ortiz.


Cuando Fermín Alejandro García Hernández le preguntó a Luis Miguel Barbosa Huerta si estaba dispuesto a buscar al titular de la Administración Central de la UAP, el gobernador respondió:

“Mira, siempre el gobernador está dispuesto a dialogar con quien sea, hasta con el diablo si existe, y si es con dios mejor. Yo no tengo un litigio con la universidad, no tengo pretensiones de afectar a la universidad, para mi todo órgano público que maje recursos debe rendir cuentas”.

Recordó que la UAP recibe de la Federación 4 mil 500 millones de pesos anualmente y 2 mil millones del gobierno estatal y reiteró que él no se enteró de cuando el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Francisco Romero Serrano, intentó ejecutar una auditoría preventiva a la universidad: “créanme o no me crean: Yo no instruí al auditor, yo me sorprendí de que lo hubiera hecho y pregunté por qué lo hizo, me quedé sorprendido, es su responsabilidad, me quedé sorprendido”.

Luego, adjudicó el señalamiento de que él ordenó la revisión de las cuentas públicas de la UAP a que se sigue pensando que el gobernador tiene poder sobre todos los órganos del Estado: “el rector pensó que yo era el que estaba haciéndolo, porque es intocable y arrogante, pensó que iba a rivalizar con el gobernador, conmigo no rivaliza, yo solo aplico la ley. Creéme que en un litigio legislativo, jurisdiccional de evaluación de poderes públicos, de competencia sobre rendición de cuentas nunca lo van a ganar”.

En esa lógica, aseguró que el despacho externo que audita a la UAP “es la firma del despacho de Esparza. Hay que acabar con esa tradición de absoluta inmunidad de los rectores, de rectores millonarios, se acabó, eso en Puebla ya no debe de existir. Yo tranquilito, no voy a moverme de esa posición y si él quiere promover amparos contra los placazos (sic) y marchas, que tome sus decisiones y se siga equivocando”, aseveró.

Fermín Alejandro García Hernández también le cuestionó al gobernador si este conflicto no generaba inestabilidad en la universidad, a lo que Barbosa contestó:

“¿Para qué han servido las universidades?, para estafas maestras aquí en Puebla y tengo pruebas. Los gobiernos les mandaban dinero por x conceptos y las universidades lo regresaban en efectivo, bajo el concepto de autonomía. Eso se tiene que acabar y en los procesos internos, en eso no me voy a meter en absoluto, que los mecanismos propios de la universidad decidan sobre sus órganos internos, no me voy a meter, si al grupo en el poder le alcanza para designar a rector o rectora, es decisión de ellos, yo no me voy a meter, no voy a tener candidato en la sucesión rectoral”.

Luis Miguel Barbosa Huerta acusó que anteriores gobernadores se asociaban con los rectores para hacer negocios.

Explicó que la Ley de Contabilidad Gubernamental le permite al Congreso local imponerle un órgano de control interno a la UAP, el cual “ya existe en la mayoría de universidades autónomas públicas”, como la de Hidalgo, donde hubo controversia constitucional y ganó el Poder Legislativo.

“La autonomía es de cátedra, no de manejo de recursos, no se está afectando la autonomía (de la UAP)”, aseguró Barbosa Huerta.

El resto de los temas abordados en la entrevista será publicado en la edición de mañana de esta casa editorial.