Andrés Caballero recuerda que revocación de mandato contra su ayuntamiento no se puede ejecutar por orden de la SCJN

Andrés Artemio Caballero López, presidente municipal sustituto, expresó que aún cuando el Congreso del estado siguió con el proceso para la disolución del cabildo tehuacanense, su gobierno seguirá laborando, ya que existe una orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que no se pueda ejecutar esa revocación de mandato al ayuntamiento.

Señaló ser respetuoso de la legalidad y por lo tanto está a la espera de que se concluya el proceso de Controversia Constitucional que él mismo inició ante la corte para entonces saber qué es lo que corresponde hacer al ayuntamiento en general y a él en particular.

Caballero López destacó que desde el momento en que arribó a la presidencia llegó con la intención de trabajar por Tehuacán, pero de ninguna manera se aferra al cargo, por lo cual va a trabajar hasta el último segundo de su gobierno.


Respecto al hecho de que el Congreso del estado haya decidido seguir con el procedimiento de la revocación de mandato, pese a la orden de no ejecutar ningún decreto de disolución contra el cabildo, manifestó que seguramente eso obedeció a que los diputados tienen sus procesos y lo están terminando.

Manifestó tener confianza en que el veredicto final de la SCJN será favorable para su ayuntamiento, lo cual implicaría que la revocación de mandato quede sin efecto y su gobierno continúe hasta el fin del trienio, al cual ya prácticamente solo le resta un año de duración.

Resaltó que aún cuando no se detuvo el trabajo de la comuna mientras se mantenía muy cercana la amenaza de la disolución del Cabildo, el proceso del Congreso del estado en contra del ayuntamiento sí afectó la dinámica de trabajo que se desarrollaba por parte de las autoridades municipales.

Por lo anterior, la decisión de la SCJN de suspender provisionalmente la ejecución de revocación, le da tranquilidad a su gobierno para continuar con los proyectos, reconoció Andrés Artemio Caballero.

Dio a conocer que ahora su equipo de trabajo se siente más tranquilo, porque ya no hay la preocupación de que en cualquier momento llegue la orden de revocación de mandato y al mismo tiempo el despido de los empleados, quienes estaban con la zozobra de la permanencia en sus cargos.