Jueves, octubre 21, 2021

Anastasia Lechtchenko

Destacadas

Protestan familiares de Carlos Portillo, presunta víctima de abuso policial, para que su homicidio no quede impune

Familiares y amigos de Juan Carlos Portillo, un joven artista plástico egresado de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP),...

19 meses de cierre por epidemia en Puebla saldó con la pérdida de 22 mil empleos, pero ya hay estrategia para recuperarlos: MBH

Se perdieron 22 mil empleos por la suspensión de actividades económicas durante 19 meses, obligada por la epidemia de...

Reclaman vecinos de Solidaridad Nacional a Eduardo Rivera escasez de agua y abusos de Concesiones Integrales

Vecinos de la unidad habitacional Solidaridad Nacional, ubicada al norte del municipio de Puebla, expresaron su inconformidad al edil...

Tiene nombre para no olvidarla. Rima con la historia, repetida y retorcida de otro nombre, en otro lugar, en otro tiempo. Ambos son espejo del animal primitivo que vive en cada uno de nosotros, en nuestras mentes y que, si se apodera de nosotros, nos hace volátiles y etéreos, aunque pocos, muy pocos, se dejen llevar.

Anastasia Lechtchenkoy Pierre Riviere, historias paralelas en tiempos disímiles: año 2015, ella; 1835, él; ella, en México; él, en Francia. Ciento ochenta años de diferencia y miles de kilómetros de distancia, aunque la locura crea momentos fuera de toda categoría y condición: eternos por profundos y perpetuos por extensos.

Ambos, Anastasiay Pierre, Pierre y Anastasia dejaron libre al animal primitivo que acecha en el amor con devoción obsesiva y en el odio con furia violenta; el que cicla entre una y otra y toma ambas a la vez de manera indistinta arrebatando turnos, peleando dominancia, despojando forma, fondo y tiempo, con bestialidad y crudeza en una intensa sinfonía ardiente que une y confunde la vida con la muerte, la muerte con la vida en un proceso de vitalidad y delirio donde hay consciencia pero no consciencia de sí.

- Anuncio -

Ese animal vigila cada noche, cada momento que huele a oscuro, o ese momento de brillantez extraviada que ciega y duele. Animal peligroso cuya presencia crea pánico… pero hay quien lo abraza y se funde con él para alimentarse, aparearse y atacar… o huir, porque a veces, es la única manera de sentir.

Pierre confesó por escrito, detalladamente, que mató a su padre y a ambos hermanos. Anastasia confesó que mató a su madre y a su hermana autista… su abogado la desdijo. ¿Se mata por exceso de amor o por profusión de odio?¿O son los excesos en sí, de los que somos capaces los humanos, sin importar que sea de un extremo u otro, ya que al final,en un mundo redondo, se encuentran y entremezclan?

Ese animal primitivo reside en nuestro cerebro. Es reptil y es mamífero. Es caníbal. Sólo se ve con el rabillo del ojo. Nunca de frente. Y siempre está ahí. Presente.

Anastasia y Pierre lo vieron de frente y los devoró. Y ellos se lo tragaron completo; fue un engullirse y vomitarse recíproco, fue un volverse uno fuera del tiempo. Fue entregarse en sacrificio sagrado y sin distingos. Fue un holocausto de locura y trastornada lucidez, que exigió inmolación de sus seres más queridos y más odiados, los más cercanos.

Y todos se fueron: el animal, Anastasia, Pierre y los familiares de ambos. Aunque ella, Anastasia, y él, Pierre, sobrevivieron, el evento se llevó lo único que tenían: su consciencia, pero consciencia de sí, no hubo nunca. A través de la mirada del otro se crea la consciencia del sí mismo.

Aquí, no hubo mirada… y no hubo “otro”.

- Anuncio -

Ultimas

Tiene Puebla la segunda cifra más alta de robos a transportistas en el país

Puebla es el segundo estado del país que más asaltos a transportistas concentró en los primeros nueve meses del...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -