Advierte Francisco Castillo Montemayor sobre campaña publicitaria falaz de Agua de Puebla

El ambientalista Francisco Castillo Montemayor criticó la campaña publicitaria “grotesca” que Agua de Puebla ha pautado en medios de comunicación para tratar de convencer a los usuarios de bondades y beneficios inexistentes, ahora que se avecina el proceso por el cual el gobierno estatal recuperará la administración del recurso.

Entrevistado ayer por esta casa editorial, el también exdirector del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP), advirtió que en infomerciales de pésima calidad, la concesionaria se jacta de poseer tecnología de punta para mejorar su servicio, pero en los hechos las ventajas que suponen esos instrumentos no se ven, pues a cinco años de tener en su poder el líquido, aún hay en la capital poblana 83 colonias que ni siquiera están conectadas a la red de suministro y otras 468 tienen un tandeo malo, según datos oficiales de la propia compañía.

“Es una campaña muy grotesca en la que aparece una persona que está hablando como un vendedor de aspiradoras, la veo muy poco profesional, muy poco ética, la información que presume es falsa. Dicen que tiene mucha tecnología y lo mejor la tiene, pero todo eso se muere con los resultados que el SOAPAP le ha entregado al municipio, en donde se puede ver que tienen una eficiencia del 51 por ciento, es decir, están perdiendo 49 por ciento del agua, “¡de que sirve tanta tecnología y tantos sistemas tan modernos, entonces!”, cuestionó el también exgerente de la Comisión Nacional del Agua en Puebla.


Castillo Montemayor aseveró entonces: “O no saben usar la tecnología o no tienen la capacidad para usarla o la están mintiendo, porque lo que comenta (Héctor Durán Díaz, director general de Agua de Puebla) de que debe sectorizarse el uso de los medidores, eso todo mundo que está metido en el tema del agua lo sabe y lo está haciendo. Desafortunadamente se ha comprado todo este tipo de tecnología, pero los resultados están a la vista de todos: hay una incapacidad física, porque no se abastece a todas las colonias; hay incapacidad comercial porque no pueden cobrar todo lo que entregan, no factura, estos no son dato míos sino del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y, lo más grave: todos estos costos de pérdidas, de ineficiencia, se lo cargan a la tarifa, los costos financieros de los créditos de las altas tasas de interés, los terminan pagando los usuarios”.

Quien también fuera preso político del gobierno del difunto panista Rafael Moreno Valle Rosas –principal promotor de la privatización del agua– expuso que aunque Durán Díaz presume que en Puebla se tienen las tarifas más bajas del país, por debajo de la Ciudad de México y Tijuana, por ejemplo, la cuota de seis pesos por metro cúbico para los sectores más humildes es otro engaño, pues en 83 colonias ni siquiera reciben el líquido y en la mayoría de las zonas populares ni siquiera hay instalados medidores, por lo que se les establece una cuota fija como si consumieran hasta 15 metros cúbicos al mes.

“¿Con tanta tecnología que tienen cómo es posible que tengan 83 colonias sin agua y más de 400 colonias, de las mil que tienen ellos registradas, con una dotación de un día por semana, con servicio malo?”, cuestionó.

E insistió: “la publicidad falaz y mediocre que han lanzado es además ofensiva de los trabajadores, pues los ponen a aplaudir en la entrada de la oficina, es una cosa indignante y los locutores son de pacotilla, de esos locutores que yo creía que en verdad no existían, es en verdad denigrante”.