Sábado, abril 10, 2021

¡A la bandera, en su día!

Destacadas

Se concluyen en Puebla 8 de cada 10 investigaciones por delitos

El promedio de conclusión de las carpetas de investigación que se inician en Puebla por algún delito, es del...

CEN del PAN investiga denuncias de venta de candidaturas en Puebla

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN investiga las acusaciones que enfrenta la dirigente del partido en Puebla, Genoveva...

Barbosa pide que SG intervenga para resolver conflicto con Bonafont en Juan C. Bonilla

La delegación de la Secretaría de Gobernación federal (SG) debe intervenir en el conflicto que hay con la planta...

“Honor a mi bandera respeto a sus colores,

cantemos hoy unidos con gran solemnidad,

emblema de mi Patria es mi Bandera Santa,

- Anuncio -

por ti daré la vida Enseña Tricolor”

Muchos recordamos esta primera estrofa de la canción cívica con que se instruye a todos los niños y niñas de México en los primeros años de la escuela. Otras canciones, poemas, himnos, juramentos, marchas, escoltas y saludos forman la parafernalia cívico-patriótica de México y probablemente de otros muchos países. Pese al laicismo declarado por el Estado mexicano —poco respetado por los gobiernos panistas— las letras de estas piezas musicales y literarias contienen un significado religioso muy evidente, pero aplicado a la bandera y a los demás símbolos patrios donde lo “santo”, “sagrado”, “venerado”, “sacrosanto”, “templo”, “cielo”, “fe”, “fervor” y los “altares” son términos que ocupan un lugar importante en los textos de estas composiciones.

Los estereotipos de la identidad nacional como la bandera, el escudo nacional y el himno son los principales productos de enaltecimiento del patriotismo. Cada lunes, en todas las instituciones de enseñanza elemental, media, media superior y por supuesto en las fuerzas armadas se realiza una ceremonia de honor a la bandera, pronunciando el juramento correspondiente mediante el cual todos ofrecen entregar “el pellejo” en los altares de la patria, incluyendo en el sacrificio a las tiernas criaturas. Muchas de estas piezas de exaltación patriótica han sido escritas por algunos profesores y profesoras que de esta manera dan “vuelo” a su vena poética, como aquel “profe” decimonónico —maestro profesional de ceremonias— que arengaba a los chamacos de una escuela pública, plantados en gallarda formación y a punto de salir a las calles para ensayar el desfile del 5 de mayo y que al referirse a la gran bandera que portaba el contingente exclamaba en tono grandilocuente: “cobijados bajo la sombra de la dama de seda”.

Las personas que habitamos este o cualquier país compartimos un conjunto de representaciones sociales que desempeñan un papel importante en la construcción de la identidad nacional y que se manifiesta de muchísimas maneras, entre ellas la inducción machacona de los mentores y los medios de comunicación que de paso legitiman a los gobernantes en turno, quienes se mimetizan con los más esclarecidos valores nacionales. No es que esto sea necesariamente perverso, pero en este como en muchos otros casos habrá que acudir siempre a la tabla salvadora de la razón para no ahogarse, manteniendo la cabeza por encima, en la impetuosa corriente de la “opinión pública”, lo que sea que signifique esa amalgama desordenada de ideas, sentimientos, costumbres, mitos, rituales, generalizaciones, atavismos y experiencias colectivas de las que algunos se apoderan para hablar en nombre de todo el pueblo interpretando su voluntad y deseos.

La historia de las banderas de México se muestra gráficamente a través de una docena de estampas recortables, contenidas en la plana No. 537, de esas que se compran en la tiendita de la esquina para las tareas escolares y que la empresa 100% mexicana Sun Rise tituló “24 de febrero (día de la bandera) historia de las banderas mexicanas”. En la misma plana, hay una ilustración de la bandera actual de México sujetada por una doncella, medio güereja, con una corona de laurel que le ciñe la nuca y que viste una indumentaria romana clásica: es la representación de la Patria que contrasta con la morenaza, que aparecía en las cubiertas de los libros de texto gratuitos cuyo original, al óleo, fue pintado por el destacado artista Jorge González Camarena.[1].

Acudo a un artículo[2] de mi estimado amigo, el doctor Alberto Montaner Frutos, para ofrecer alguna información sobre esta nueva disciplina, la vexilología, que se aplica al estudio de las banderas, los estandartes, pendones, enseñas, guiones, lábaros y otras formas de denominar a aquellos trozos de tela o de otro material flexible con el que se identifican algunos y que se fijan o se hacen ondear para satisfacer los desahogos fervorosos del abanderado y al mismo tiempo, dar sentido de pertenencia a una bola de prójimos quienes desfilan muy orondos con el pecho henchido.

¿Por qué se llama así esta disciplina? Pues por los “vexiloides” que son solamente cintas, borlas, figuras de animales que junto con pequeños pedazos de tela de diferentes colores coronaban lanzas o picas para identificar las unidades de los ejércitos romanos. El vexillum de los romanos consistía en una tela cuadrada unida a un travesaño y pendiente de una vara; en él se escribía con hilo de oro el nombre del general, comandante de las legiones, y alguna alegoría como la de aquel que se conservó en Egipto y cuyo paño rojo tenía, además, una imagen de la diosa griega nike (victoria) la cual nada tiene que ver con esos tenis costosos. El abanderado de la legión era el vexillarius que era uno de los tantos portadores de enseñas en el ejército romano.

En cuanto a las banderas de México[3], es Hidalgo quien al iniciar las acciones de la Guerra de Independencia porta un pendón con la imagen de la Virgen de Guadalupe y la leyenda “Viva la santísima virgen de Guadalupe”. Símbolo identitario religioso que perdurará hasta nuestros días[4]. De ahí en adelante están las banderas gemelas de Allende que nunca se usaron y otras muchas en las que ya aparece el águila sujetando una serpiente en su pico, recuperada por la nueva nación a partir del antiguo símbolo prehispánico de la fundación de la ciudad de Mexihco-Tenochtitlan; unas veces con las alitas extendidas hasta que finalmente aparece el águila en reposo, como la conocemos y de esta manera se constituye oficialmente el emblema actual de México. No hay que olvidar aquel diseño “del águila mocha” que caracterizó el periodo de la presidencia de Vicente Fox.

Y para rematar, este texto apasionado del poema de Juan de Dios Peza

LA BANDERA

Al grave redoblar de los tambores,

marcando el paso con marcial donaire,

la tropa marcha, desplegando al aire

la enseña nacional, de tres colores.

-Mira, madre prorrumpe un rapazuelo,

que ciñe diez abriles por guirnalda,

una perla, un rubí y una esmeralda…

¡Qué engaste más hermoso bajo el cielo!

Calla niño, ¡no sabes lo que dices!

El verde, el blanco, el rojo se ha unido

para escuchar la tierra en que has nacido,

donde libres y en paz somos felices.

El verde es el laurel de la victoria

el blanco, del honor limpia azucena;

y el rojo es… ¡ay! la sangre que en la arena

regó el martirio y consagró la gloria.

¡Es la bandera! ¡Mírala! Confío

en que al seguir su inmaculada huella,

sabrás luchar y sucumbir por ella:

¡Todo tu corazón dale, hijo mío!

[1] Hace no mucho tiempo el Director del inah reveló su identidad. Se trata de la joven, oriunda de San Agustín Tlaxco, Tlax. Victoria Dorenlas, quien fue conocida por el pintor cuando trabajaba como mesera y que posó para él en diversas ocasiones.

[2] [Consultado: 15 de junio de 2013] https://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/33/55/03montaner.pdf

[3] [Consulado: 18 de febrero 2021] https://www.academia.edu/13761644/Historia_de_la_Bandera_de_México

[4] [Consultado: 18 de febrero de 2021] https://www.antropologia.uady.mx/revista/antrópica/num04/011Articulo_Diny.pd

- Anuncio -

Ultimas

00:30:15

Visita AMLO Puebla para conmemorar el aniversario luctuoso de Zapata en Ayoxuxtla

A una semana de haber iniciado las campañas electorales, el presidente Andrés Manuel López Obrador salió de gira este...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -