Jueves, febrero 22, 2024

Para 2023, INAH atenderá unos 800 inmuebles afectados por sismos: Prieto

Destacamos

Para 2023, señaló Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se buscará atender unos 800 inmuebles históricos afectados por los sismos de 2017, para llegar al 95 por ciento del total de los edificios afectados que sumaron dos mil 340 inmuebles en 11 estados del país.


“Viene un trabajo increíble, todavía estos dos meses y medio tenemos que cerrar muy fuerte porque el presidente –Andrés Manuel López Obrador- nos ha pedido que tratemos de concentrar el esfuerzo en 2023”, señaló durante una entrevista posterior a la celebración por los 50 años del Centro INAH Puebla.

Acotó que para 2023, cuando se cumplan seis años de los sismos ocurridos el 7 y el 19 de septiembre de 2017, el INAH está “comprometido” a concluir “más del 95 por ciento del universo total de los bienes culturales afectados”.

Lo anterior, continuó Prieto Hernández, significa que el INAH tendrá “que ejercer los recursos desde los primeros meses del año” y atender “poco menos de 800 inmuebles históricos a los que se suman los bienes muebles también dañados, como lo son altares, retablos, esculturas, pintura y pintura mural que se cuentan “en enorme cantidad”.

Destaca que en Puebla fueron 621 inmuebles dañados aquel mediodía de 19 de septiembre de 2017; de éstos, el 60 por ciento tuvieron un “deterioro leve”, otro 19 o 20 por ciento presentaron un “daño moderado”, y el 20 o 21 por ciento restante fueron considerados con daños de “severa magnitud”.

Hasta septiembre de 2022, a cinco años del sismo, suman 415 los edificios históricos atendidos en su totalidad, que significan alrededor del 65 por ciento de la cifra total.

Del 35 por ciento restante, alrededor de 207 inmuebles, se puede dividir dos grandes rubros: uno que contempla 76 casos en ejecución mientras otro con proyectos restantes –alrededor de 130- que cursan una fase de “proyecto o estudio” que lleva a analizar las diversas formas de atención y requerimientos de cada obra.

En Puebla, existen casos emblemáticos que requieren atención. Uno de ellos es el antiguo monasterio de Tochimilco, el cual tiene apenas un avance del 17 por ciento y se han invertido más de 16 millones de pesos en trabajos de consolidación, apuntalamiento y retejido de muros que han dejado “un edificio estable”.

Otro más es el convento de San Martín de Tours en Huaquechula, el cual destaca porque al lado de Tochimilco y de Calpan forman parte de la llamada Ruta de los primeros monasterios del siglo XVI que hace casi 30 años, en 1994, fueron reconocidos como Patrimonio mundial por la Unesco. En este edificio, la intervención alcanza apenas el 20 ciento por los “daños considerables” que presentó. En un primer esbozo de trabajo se logró consolidar el edificio y se trabaja para concluir los cálculos y proyectos estructurales para su intervención en 2023.

Caso paradigmático es el caso de Atzala por el tipo de daño que causó, reflejado en las 11 personas fallecidas. Actualmente, el Centro INAH Puebla trabaja en el expediente técnico para la licitación de un proyecto ejecutivo para la restauración del inmueble, es decir, del tipo de estudios que se requieren aplicar en la sala, en los subsuelos y en la estructura porque se quiere resolver un problema añejo.


Ello, porque en los años 40 del siglo anterior, cuando se perdió la cúpula original, ésta fue restituida con materiales no adecuados, muy rígidos como el concreto y el acero que provocaron que en 2017 la cúpula extremadamente rígida fuera muy resistente, pero golpeara las bóvedas y muros adyacentes generando que hubiera un mayor desplome de elementos”. Por tanto, lo que se busca es subsanar el problema histórico restituyendo una cúpula adecuada que sea un entramado con las bóvedas de mampostería y la técnica original para evitar una desgracia semejante.

A nivel nacional, del registro inicial de dos mil 340 inmuebles que sufrieron algún tipo de daño en 11 estados: en Puebla fueron 621; en Oaxaca, 587; en Chiapas, 114; en Morelos, 259; en Estado de México, 279; en Guerrero, 95; en Tlaxcala, 134; y en la Ciudad de México, 197; mientras que de menor daño fueron Tabasco con 27, Veracruz con 14, e Hidalgo con 13.

De éstos, el INAH ha concluido la restauración de mil 434. En Veracruz, Tabasco e Hidalgo los trabajos han concluido, mientras que, en Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Tlaxcala y la Ciudad de México se tiene un avance importante, siendo así Oaxaca y Puebla donde “se tienen el mayor número de desafíos”. Todavía para este 2022, se prevé la terminación de los trabajos de restauración en los estados de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos y Tlaxcala.


Ultimas

Que su obra acompañe en la incertidumbre y en la claridad, pide ganador del Premio Juan Rulfo de Novela

Que los lectores descubran en la historia de Lucas un acompañante en los momentos de mayor incertidumbre, pero también...
- Anuncios -
- Anuncios -