Lunes, marzo 8, 2021

Para enfrentar 2021, empresas y trabajadores requerirán de más apoyos y menos carga impositiva: académicos

Recomendamos

Solo enfrentaron proceso penal 2 de cada 5 detenidos por la SSP en los últimos 3 años

Por cada cinco presuntos delincuentes que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvo en los últimos tres años, solo...

Puebla suma 17 sancionados por violencia política de género; tres aspiran a un cargo y otro más lo intentó

“Me llegó un inbox diciendo que tuviera cuidado, porque los frenos de mi camioneta podrían fallar. Luego me llegaron...

Se cerrará el relleno sanitario en siete meses, promete Andrés Caballero, quien reconoce que el estado del lugar “es terrible”

Tehuacán. Luego de cinco días de toma del Relleno Sanitario y tras la firma de acuerdos con la mediación...

Elevar el gasto público, brindar apoyo a empresas para mantener y generar empleo, reducirles a estas y a los trabajadores las cargas impositivas, así como adoptar políticas públicas para mejorar el nivel de desarrollo de la población en Puebla y en México, son parte de las acciones que deben emprender los gobiernos, especialmente el federal para que enfrentar el año 2021, el cual seguirá influenciado por la pandemia de Covid-19.

Así lo externaron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y de la Universidad Iberoamericana Puebla, consultados por La Jornada de Oriente.

Samuel Ortiz Velásquez, doctor en Economía por la máxima casa de estudios en el país y profesor de tiempo completo en la misma, externó que política de “austeridad republicana” no contribuye a la recuperación del país.

Previó que a nivel nacional el próximo año el Producto Interno Bruto (PIB) crezca en torno al 3 por ciento.

Pero acotó que dicho crecimiento sería solo estadístico, ya que alcanzaría un nivel similar al prevaleciente en 2016, lo cual significaría un retroceso de cuatro años. 

“Se necesita elevar el coeficiente de gasto público y evitar el subejercicio como condición necesaria para elevar la inversión, la productividad y el crecimiento. Recordemos que en nuestros países la inversión privada se estimula en buena medida por el gasto público”.

Samuel Ortiz comentó que los problemas estructurales que enfrentan el estado y la capital poblana se agudizaron con la pandemia. 

Es por ello que, con datos a septiembre de 2020, refirió que esta entidad ocupó el lugar número cinco en destrucción de empleo formal, adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con una pérdida de 49 mil 12 puestos de trabajo o una contracción del 7.7 por ciento, la peor desde que existen estadísticas.

En tanto que el producto manufacturero estatal se contrajo en agosto a una tasa de 7.5 por ciento, 2.2 veces más alta que la caída del indicador a nivel nacional.

La actividad de comercio al por menor estatal (donde participan cuatro de cada diez establecimientos), agregó, se redujo en dicho mes a una tasa de 10.3 por ciento, la peor desde que existen estadísticas y registró el segundo peor desempeño a nivel nacional, solo superado por Quintana Roo.

Mientras que sobre el PIB del estado de Puebla, recordó que en 2019 decreció a una tasa de 0.4 por ciento y en este año podría cerrar con hasta -11 por ciento.

“Bien se puede esperar que el PIB estatal retroceda este año a una tasa de entre 10 y 11 por ciento.  Con ello Puebla acumularía dos años de contracción del PIB: -0.4 por ciento en 2018, y -10-11 por ciento en 2020”, explicó.

Pasarán 2.5 años para recuperar los empleos perdidos

De acuerdo a las estimaciones de Anselmo Chávez Capó, investigador de la Licenciatura en Administración Financiera de la UPAEP, para recuperar los más de 40 mil puestos de trabajo formales perdidos en Puebla a causa de la epidemia de Covid-19 pasarán cuando menos 2 años y medio.

Añadió que hay una cifra no cuantificada de empleos informales que también desaparecieron.

“En el caso de Puebla si nosotros lo manejamos así como tenemos, nuestra información, el empleo informal representa el 70 por ciento de los empleos. Nosotros tenemos una población ocupada de más o menos  2.8, 3 millones, hablamos de 1.8 millones de empleos que se encuentran en el sector informal”, refirió.

Indicó que para la recuperación de puestos de trabajo se necesitará que las empresas tengan acceso a créditos, a fin de que puedan contar con recursos para seguir operando; además de que se les concedan apoyos fiscales para que puedan cumplir con sus obligaciones en ese sentido, pero en un lapso mayor.

“Tienes que darles estímulos fiscales a los patrones para que no se entienda que es a fondo perdido y que los vas a rescatar. Los vas a apoyar para que puedan seguir trabajando porque al final de cuentas quien genera los recursos para la administración pública es el empresario por medio de sus impuestos, contribuciones de seguridad social, productos y aprovechamientos”.

Comentó que si bien las personas morales tienen la responsabilidad de tributar, puede resultarles imposible hacerlo e incluso para el gobierno puede adquirir la categoría de incobrable.

Las estimaciones de Anselmo Chávez indican que el país llegará al tercer trimestre del 2021 con gran cantidad de empresas en situación de urgencia que podría llevarlas a la quiebra.

“Algunas podrán sobrevivir, dependiendo de sus flujos de caja y de la actividad a la que se dediquen, pero aquellas personas que lleguen al mes de febrero o de marzo probablemente ya no puedan seguir”.

Por esa razón, insistió, se les debe ofrecer a los empleadores la posibilidad de subsistir, ya que además si las unidades económicas se van a la quiebra, no habrá a quién cobrarle impuestos y eso implicaría una afectación al presupuesto de ingresos, el cual tiene dos fuentes: contribuciones y préstamos.

En opinión del investigador de la UPAEP, de nada servirá que el salario mínimo aumente 15 por ciento si no hay posibilidad de contratar o si una persona no tiene empleo.

Chávez Capó pidió “soltar un poquito la cuerda” a las empresas para que puedan seguir generando activación económica y continuar pagando impuestos.

No es solo buscar reactivación, también se debe elevar el nivel de desarrollo

Para el 2021 se esperan tiempos difíciles en el aspecto económico, aun cuando  organismos nacionales e internacionales proyecten que comenzará la recuperación.

Se trata de indicadores macroeconómicos que no necesariamente se traducen en un mayor nivel de desarrollo de la población, expresó Mar Estrada Jiménez, coordinadora de la Licenciatura en Economía y Finanzas e Integrante del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana Puebla.

“Si hablamos de crecimiento económico, estamos hablando de un crecimiento del Producto Interno Bruto y de indicadores macroeconómicos y si hablamos de desarrollo, pues estamos hablando de que aunque haya crecimiento eso no significa que el nivel de vida de las personas vaya a ser mayor”, explicó.

Planteó que para mejorar las condiciones en las que viven gran parte de los mexicanos, los tres niveles de gobierno se coordinen y que haya acuerdos entre el sector público y privado para que se brinden apoyos a las pequeñas, micro y medianas empresas, ya que son las que han tenido mayores impactos en la pandemia

También consideró necesario que exista una reforma laboral y otra hacendaria que beneficie tanto a los trabajadores como a los establecimientos formales.

Así se terminarían situaciones que llevan a que los ingresos de las personas disminuyan porque carecen de prestaciones y tienen que solventar gastos como el de salud o educación, o bien porque les retienen cantidades elevadas del Impuesto Sobre la Renta, abundó Mar Estrada.

- Advertisement -
- Anuncio -

Últimas noticias

En el barro bruñido, la tradición es primordial pues es la herencia cultural de los antepasados, afirman artesanas

Para Dina Vera Medina, sexta generación de mujeres alfareras en Los Reyes Metzontla, en la artesanía, la juventud está...
- Anuncio -