Jueves, octubre 21, 2021

2015, el año de la rebelión de los rectores

Destacadas

Protestan familiares de Carlos Portillo, presunta víctima de abuso policial, para que su homicidio no quede impune

Familiares y amigos de Juan Carlos Portillo, un joven artista plástico egresado de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP),...

19 meses de cierre por epidemia en Puebla saldó con la pérdida de 22 mil empleos, pero ya hay estrategia para recuperarlos: MBH

Se perdieron 22 mil empleos por la suspensión de actividades económicas durante 19 meses, obligada por la epidemia de...

Reclaman vecinos de Solidaridad Nacional a Eduardo Rivera escasez de agua y abusos de Concesiones Integrales

Vecinos de la unidad habitacional Solidaridad Nacional, ubicada al norte del municipio de Puebla, expresaron su inconformidad al edil...

El mensaje que ofreció Emilio José Baños Ardavín en su informe anual al frente de la UPAEP no puede pasar desapercibo ni ser visto como un simple acto protocolarios, ya que tiene muchos significados, por ser un importante cambio de discurso en esa institución privada y porque particularmente 2015 ha sido el año de la rebelión de los rectores de las universidades más importantes del estado en contra del tema de la injusticia, de la violación a los derechos humanos y las regresiones democráticas en el estado.

Baños Ardavín sorprendió a la propia comunidad de la UPAEP al ofrecer un discurso crítico, puntual y claro sobre temas que no pueden pasar desapercibidos para una comunidad universitaria y la sociedad en general. De esta forma, el jefe del gobierno de esa institución de educación superior ha tomado el papel más crítico que ha tenido un rector de dicha universidad en por lo menos los últimos 15 o 20 años.

El mensaje del rector apuntó hacia cuatro temas torales: un severo cuestionamiento al Congreso local por actuar contra toda lógica democrática en el tema de los candidatos independientes y su falta de diálogo con la sociedad; cuestionar el lento avance del combate a la pobreza en el estado; el exigir el respeto a los derechos humanos por parte del Estado mexicano y demandar el esclarecimiento de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; además de criticar los negativos resultados de la última reforma fiscal.

- Anuncio -

Dicho mensaje no obedece a ninguna lógica o vinculación partidista, sino que forma parte del ejercicio crítico que debe tener toda universidad frente a la conflictiva realidad social, política y económica que enfrenta la sociedad.

El mensaje que los principales rectores de instituciones de educación superior de Puebla han lanzado en este año se reduce a la siguiente preocupación general: las universidades, públicas o privadas, no se pueden quedar calladas ante las injusticias.

Sobre todo si se parte de que este año brotaron agravios del poder político en Puebla contra miembros de las comunidades de las cuatro principales universidades del estado: la UAP, la Ibero, la UPAEP y la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Eso explica en mucho que 2015 sea el año de la rebelión de los rectores, quienes sin utilizar la estridencia o el escándalo, de manera serena, puntual y sustentada han demandado respeto, justicia y han ejercido su crítica contra las fallas del poder político.

El agravio contra la UAP se dio por la agresión –en febrero pasado– que un grupo de universitarios sufrió en el zócalo de la capital, donde unos halcones –es decir golpeadores a sueldo– los desalojaron e intentaron desaparecerlos. Otros estudiantes, en los días previos a los comicios federales del 7 de junio fueron detenidos –por un espacio de 24 horas– al ser acusados, sin pruebas, de ser los presuntos autores de un par de atentados con explosivos.

En la UPAEP un grupo de maestros fue objeto de espionaje y amenazas, por el simple hecho de que fueron funcionarios del gobierno de Eduardo Rivera Pérez y los morenovallistas decidieron que ninguno de los participantes en esa administración municipal de la capital podían encontrar trabajo en Puebla o desarrollar alguna actividad política.

La Ibero sufrió el acoso policiaco cuando un grupo de jóvenes se refugió en esa universidad para evitar ser reprimidos por la Policía que cuidaba un acto público del presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Por otra parte, en la UDLAP la revista Proceso reveló que existió un intento del gobierno del estado de deponer a Luis Ernesto Derbez como rector de esa institución. La universidad negó esa versión, lo cual se interpretó como un intento de zanjar una relación conflictiva con el Poder Ejecutivo.

Por eso este año se ha escuchado la voz fuerte de los rectores.

José Alfonso Esparza Ortiz, el rector de la UAP, en febrero de este año fue personalmente hasta la Procuraduría General de Justicia de Puebla a exigir que no se deje impune la agresión que sufrió un grupo de estudiantes en el zócalo de la capital, en manos de unos halcones y frente a la complacencia de la Policía.

Y en su reciente informe anual de labores, lanzó un emotivo mensaje llamando a los universitarios de la UAP a ser rebeldes, a no quedarse callados, a ser creativos.

Esa actitud de exigir justicia y ponerse del lado de la comunidad universitaria en la UAP, fue un comportamiento ausente de los tres rectores que antecedieron a Alfonso Esparza Ortiz, quienes siempre actuaron en los márgenes de lo políticamente correcto.

El rector de la Ibero, Fernando Fernández Font, en su último informe de labores deploró el deterioro que existe en Puebla del tema de los derechos humanos, como consecuencia de la persecución que existe contra activistas y críticos de la administración de Rafael Moreno Valle Rosas.

Ahora, el martes de esta semana, Emilio José Baños Ardavín ha puesto el dedo sobre la llaga de temas que lastiman a la sociedad.

Por eso no es precipitado afirmar que 2015 es el año de la rebelión de los rectores universitarios.

Una actitud que parte de la decisión personal de cada rector y que es un comportamiento que le hace mucha falta a la deteriorada salud democrática del estado.

- Anuncio -

Ultimas

Tiene Puebla la segunda cifra más alta de robos a transportistas en el país

Puebla es el segundo estado del país que más asaltos a transportistas concentró en los primeros nueve meses del...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -