Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Tlaxcala » Sección » Carpeta

Propiedad de la nación

Por : Sergio Cortés Sánchez

2013-06-24 04:00:00

Los ciudadanos del municipio de Puebla que disponen de teléfono en sus hogares no están de acuerdo en que Pemex se asocie a las empresas extranjeras en aquellas funciones que la Constitución Política de los Estados Unidos de México (CPEUM) consigna como exclusivas de la nación y expresamente designe que no son transferibles ni la exploración y explotación de hidrocarburos ni la petroquímica básica. De cada tres ciudadanos, dos están de acuerdo en que Pemex se asocie a empresas extranjeras para extraer petróleo de aguas profundas y uno de tres está de acuerdo. Los que están en desacuerdo argumentan que el petróleo es de los mexicanos y que no debe haber capital extranjero en Pemex (35 por ciento); nos recuerdan que las empresas extranjeras perjudican a México, que degradan los recursos naturales, contaminan y expolian (32 por ciento), que el petróleo y sus derivados serían más caros (17 por ciento), que tenemos la capacidad para extraer y procesar los hidrocarburos (9 por ciento). Los ciudadanos que están de acuerdo con la asociación de Pemex con empresas extranjeras refieren que no tenemos los conocimientos, la maquinaria ni el capital para ampliar la oferta energética ni para modernizarnos (35 por ciento); que dicha asociación sería beneficiosa para el país al incrementar la eficiencia de Pemex, atraer inversión extranjera y producir más empleos (48 por ciento). El argumento abonado por Enrique Peña Nieto para privatizar Pemex ha ganado adeptos y son ya tres de cada 10 ciudadanos quien así lo cree, aun así, siete de cada 10 no cree que seamos incapaces para realizar las tareas estratégicas de Pemex o que esta empresa no genere recursos monetarios para modernizarse.

El Ejecutivo federal no tiene autoridad moral para hablar de eficiencia administrativa en la empresa pública ni credibilidad para liderear la privatización de Pemex. De esa empresa salieron cientos de millones de pesos para financiar la campaña presidencial del Partido Revolucionario Institucional de 2000 y de procedencia indefinida salieron ilegalmente cientos de millones para financiar la compra de votos a favor de Enrique Peña Nieto el año pasado. Pemex no es un ejemplo de transparencia ni de pulcritud y la norma regulatoria que lo regula y supervisa es laxa, además de que no existe responsabilidad penal alguna para los funcionarios que dilapidan sus recursos y realizan actividades que quebrantan su patrimonio. La solución no se avizora privatizándola sino regulándola y modernizándola con los recursos que esa empresa genera, disminuyéndole carga impositiva para ello, ampliando la base fiscal y cancelando los privilegios fiscales. Al entonces presidente Felipe Calderón no le creía 83 por ciento de los ciudadanos en 2008; a su relevo Peña Nieto no le cree 84 por ciento de los ciudadanos residentes en el municipio de Puebla cuando dice que no piensa privatizar Pemex. De cada 10 ciudadanos, nueve afirman que ha sido positivo que Lázaro Cárdenas haya expropiado el petróleo en 1938, por ello no es de su agrado que ahora Peña Nieto pretenda revertir esa acción.

En pregunta abierta sobre las razones de Peña Nieto para promover la asociación de Pemex con las empresas extranjeras, 35 por ciento de la ciudadanía del municipio de Puebla mencionó que por corrupción del ejecutivo federal o por el beneficio de él y de su partido, 12 por ciento dijó que por los compromisos contraídos con las empresas extranjeras, 26 por ciento cree que lo hace por la tecnología y el capital de la empresa extranjera y porque considera que esa asociación es lo mejor para el país, 4 por ciento mencionó otras razones y 24 por ciento no expresó opinión al respecto. Comparado esos resultados con similar pregunta aplicada el 19–20 de octubre de 2012, hay un incremento de 3 puntos en aquellos ciudadanos que mencionan la falta de tecnología y de capital, de 6 puntos en aquellos que refieren las implicaciones positivas para el país y de cinco puntos en aquellos que dicen que por sus compromisos con empresas extranjeras.

Hace un lustro, cuando se pretendía cambiar a CPEUM para privatizar la exploración, explotación y procesamiento de hidrocarburos, tres de cada cuatro poblanos le exigían a los diputados federales de la entidad que votarán en contra de tal iniciativa, hoy, dos de cada tres ciudadanos esperan que los diputados federales voten en contra de la apertura de Pemex al capital extranjero y tres de cada cinco creen que debe seguir la prerrogativa constitucional de que la empresa pública sea la única que pueda realizar esas tareas y que no se concesiones bajo ninguna modalidad de contrato a particulares.

 

 

Share
 
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.