Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Todos somos 132

Por: Guillermo Aragón Loranca

2012-05-29 04:00:00

Esta debiera ser la consigna deseable, ahora que, en medio de la desesperanza y la apatía de muchos mexicanos, se levanta el grito tan ausente y tan añorado de las y los jóvenes, quienes a su manera y desde su perspectiva están diciendo su: ¡Ya basta!, a este modelo de país que las oligarquías nos han ido imponiendo poco a poco, y que sólo ofrece exclusión, violencia, desinformación, desinterés, resignación, miseria, sumisión, clientelismo, un marco de vida acotado al consumo y a la feroz competencia por hacerse de los medios para mantenerse en este falso paraíso de la felicidad.

Sin pretender mitificar y engrandecer gratuitamente los primeros balbuceos de un movimiento que puede ser decisivo para cambiar la historia de nuestro país y probablemente de muchos otros países, las voces, todavía a veces discordantes de los jóvenes, por lo menos acaban de romper con el silencio del conformismo y la enajenación ante el proyecto de país que la clase política presenta como variaciones mínimas de un mismo modelo socioeconómico: el capitalismo neoliberal, apuntalado por quienes detentan el poder económico, el poder político y el poder mediático, que no son sino diferentes caras de una misma moneda.

El circo político–mediático–electoral, preámbulo de un guión preestablecido por los dueños del dinero, se ha visto sobrepasado por los cuestionamientos que van más allá de los estrechos límites de expresión que se concedían a los ciudadanos para mitigar y neutralizar sus inconformidades e insatisfacciones; de acuerdo con las normas impuestas, la participación ciudadana se reduce a depositar el voto en las urnas el día de la elección y no cuestionar ni los resultados ni las traiciones y la corrupción de los “elegidos”. Las voces estudiantiles no sólo cuestionan el modelo impuesto y las prácticas políticas, sino también y sobre todo el control de la información, o mejor dicho la deformación y el ocultamiento de la realidad por parte de los medios de comunicación, especialmente los “desinformativos” del duopolio televisivo. Y aunque ahora no queda explícito, detrás de esas críticas y del deseo de un país incluyente, libre de violencia, con una ciudadanía despierta capaz de dialogar entre sí, se vislumbran horizontes que se acercan a la utopía y la esperanza; porque diríamos que “ahora no se trata de elegir a un presidente… se trata de construir un México muy diferente”, parodiando a una hermosa canción cantada en la campaña que llevó al poder a Salvador Allende en Chile en los años setenta.

“Todos somos Marcos”, “todos somos Juárez”, “todos somos Atenco”, “todos somos víctimas”, han sido gritos que han ido resonando en los últimos años dentro de la conciencia de millones de mexicanos, creando solidaridad, conciencia, exigencias de justicia, de libertad, de paz , sembrando la aspiración a un país diferente, en el que todas las opiniones y proyectos tengan la palabra, en donde no se imponga mediante la mentira y el engaño, un discurso y un proyecto presentados como los únicos posibles… Todos somos 132 deberá ser el grito que contenga todos los demás.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.