Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Los jóvenes y la política: el retorno del actor ausente

Por: Rodolfo Gamiño Muñoz

2012-05-22 04:00:00

Los jóvenes están de regreso en la política, sus manifestaciones y cuestionamientos estaban fuera del cálculo político de los candidatos a la Presidencia y algunos de ellos quisieran no haber salido de la realidad establecida por las encuestas, hubieran preferido vivir en el autoengaño hasta el momento mismo de las elecciones.

La aguda interrogación, las críticas y la reprobación que los jóvenes han manifestado por algunos candidatos han evidenciado su vulnerabilidad y puesto en entredicho sus principios democráticos, su gusto por el diálogo y su tolerancia. Me refiero particularmente al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Como bien recordará el afable lector, el 11 de mayo, al cubrir sus compromisos de “diálogo” con jóvenes universitarios, el candidato Peña Nieto asistió a la Universidad Iberoamericana en la ciudad de México. Se desvaneció el maquillaje que cubría la arrogancia de un arquetipo político priista que había sido construido delicadamente por los medios masivos de comunicación, cierta prensa escrita y los sastres numéricos de las casas encuestadoras, este candidato se vio severamente cuestionado, criticado, desairado y acorralado, es decir, vulnerable.

A grado tal que tuvo que esconderse en un baño para esquivar a la “turba” de jóvenes que al unísono lo cuestionaba e increpaba, principalmente por la represión y violación de los derechos humanos ejecutadas durante su gobierno en Atenco, Estado de México.

La desmemoria, estrategia predilecta del PRI, topó con una resistencia colectiva, la decisión expresa de los jóvenes por no olvidar. Ante los cuestionamientos y críticas –que para algunos fueron y son vulgares muestras de rebeldía, intolerancia, difamación y expresiones antidemocráticas– los agraviantes discursos del pasado se asomaron descaradamente, pues Peña Nieto ante los cuestionamientos sobre el caso de Atenco se remitió a decir que “fue una acción determinada que asumo personalmente para restablecer el orden y la paz en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de hacer uso de la fuerza pública, como además, debo decir, fue validado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Evidente clonación de las palabras vertidas por Díaz Ordaz cuando fue cuestionado por la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968; “asumo íntegramente la responsabilidad personal, ética, social, jurídica, política e histórica por las decisiones del gobierno en relación con los sucesos del año pasado”.

La apuesta de los jóvenes estudiantes de la Ibero por colocar en la agenda política el tema de la memoria en torno al autoritarismo, la violencia, la represión, la impunidad, los derechos humanos y la justicia en escenarios públicos y alternativos como son la universidad y las redes sociales, han tenido eco, pues múltiples manifestaciones juveniles en la República han ejercido sus derechos ciudadanos manifestándose en plazas públicas para demandar a Peña Nieto transparencia y rendición de cuentas, y para expresarle que los jóvenes tienen memoria y, por lo tanto, repudian su posible ascenso a la Presidencia de la República.

La respuesta de Enrique Peña Nieto, los ideólogos del PRI y sus múltiples socios activos, esos que detentan un amplio espectro del control informativo en el país, adoptaron una posición políticamente ambigua ante las manifestaciones juveniles, como siempre lo han hecho, “asumieron causas como si fueran hechos y desplegaron fobias como si fueran causas”. A pocas horas del suceso subrayaron que se trataba de un “complot” orquestado por la izquierda y Andrés Manuel López Obrador para “boicotear” la exitosa campaña política y la imagen de Peña Nieto.

Posteriormente, diputados del PRI argumentaron que era necesario acelerar la aprobación de la iniciativa propuesta por su compañero de banca, el diputado federal Arturo Zamora Jiménez, que consiste en reformar el artículo 142–bis del Código Penal para que se sancione con 100 a 200 días de multa y prisión de uno a seis años a quien en pleno uso de su libertad de expresión ofenda, injurie o difame a precandidatos, candidatos y partidos. Esta reforma, a primera vista, deja un vacío legal en detrimento de la ciudadanía, ya que no especifica si el disenso, el cuestionamiento y la crítica sustentada serán concebidos como ofensa, injuria o difamación. 

Otro recurso utilizado por el PRI para boicotear, disgregar y empañar las movilizaciones de jóvenes descontentos ha sido la utilización de grupos de simpatizantes, los cuales abiertamente amedrentan a los contingentes anti–Peña Nieto, tal como sucedió en los estados de Veracruz, Colima, Durango y Nayarit el sábado pasado, y otras veces a través de la infiltración, pues sus seguidores se hacen pasar por jóvenes inconformes y ejecutan actos violentos contra la sociedad, el objetivo es que la ciudadanía los repruebe.

Las manifestaciones de jóvenes en la Ibero y las subsiguientes movilizaciones juveniles en algunos estados de la República –aunque no sea un asunto “tan público” aún–, es evidente que han puesto en jaque a Peña Nieto y al PRI, pues estamos presenciando una estrategia de blindaje a su candidatura, la cual está ampliamente respaldada por grupos que controlan o tienen amplia injerencia en los espacios informativos, televisivos y legales, así como vastos sectores que están dispuestos –como hasta ahora lo han hecho en algunas manifestaciones– por dar de palos a quien se atreva a disentir públicamente. Este blindaje entró en tensión el sábado 19 de mayo, cuando en al menos 20 entidades de la República las plazas públicas del país fueron ocupadas por jóvenes que cuestionaron y manifestaron su disenso a Peña Nieto y al PRI.  

Es importante destacar que las múltiples manifestaciones juveniles en el contexto de las candidaturas presidenciales son expresiones con un contenido político muy potente, en primera instancia porque apuestan por sensibilizar a la ciudadanía entorno al pasado, convocan a la reelaboración colectiva de una memoria nacional sobre el PRI encarnado en Peña Nieto, es decir, un pasado de autoritarismo, de violencia–represión, impunidad e injusticias. Capítulos enteros de la historia de México inconclusos, clausurados deliberadamente por el grupo político que ahora se autonombra como el “nuevo PRI”.

Es importante también destacar que estas manifestaciones exponen embrionariamente el hartazgo que ciertos jóvenes padecen ante el limitado juego democrático, el cual los incorpora sólo como valor de uso a través del voto.

Sean bien acogidas estas expresiones que sacuden la forma tradicional de hacer y concebir la política y que regresan la esperanza a una ciudadanía que busca otras alternativas para vigilar, denunciar, calificar y juzgar a los representantes políticos fuera de los tiempos establecidos por las instituciones y las reglas de la democracia.

Restaría nada más preguntarnos: ¿Por qué el diálogo de los candidatos no fue abierto a universidades públicas? ¿Consideraron que las universidades privadas eran un territorio políticamente neutro? ¿Cuáles serían los costos sociales y políticos si los candidatos abrieran el diálogo con los estudiantes de instituciones públicas? ¿Estas manifestaciones podrían convertirse en un botín político importante para Andrés Manuel López Obrador o Josefina Vázquez Mota? ¿Alguno de estos dos candidatos apoyará la agenda política de los jóvenes para reducirle fuerza a Peña Nieto? ¿Estas manifestaciones juveniles serán momentáneas y efímeras?

De cualquier forma, los candidatos deben de considerar serenamente estas manifestaciones, pues los jóvenes representan el 30 por ciento de la lista nominal del IFE, es decir, existe un aproximado de 24 millones de jóvenes que tienen entre 18 y 29 años de edad, más un millón y medio que lo hará por primera vez.

Deben además recordar también aquellas proféticas palabras que alguna vez profiriera Carl Marx: “todo los sólido se desvanece en el aire”.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.