Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Día Mundial del Medio Ambiente, ¿hacia dónde vamos?

Por: Emilio Muñoz Berruecos

2013-05-29 04:00:00

El modelo económico actual, llamado neoliberalismo, ha puesto en jaque al planeta en el que vivimos, los diferentes ecosistemas están siendo alterados en forma irreversible; el daño es inmenso, si uno hace un poco de memoria seguramente muchos recordaremos plantas y animales que en nuestros espacios de vida se han ido o hemos ido extinguiendo. Esta destrucción ambiental es un efecto de la actual forma de vida caracterizada por el consumismo, donde en realidad pocos son los que realizan un alto consumo de recursos y muchos son los afectados.

Las cosas que consumimos se mueven a través de un sistema que llamamos neoliberal, calificado incluso como capitalismo salvaje o máquina de hacer pobres. Se basa en el poder del dinero y en el mercado, esto ha llevado a una sobre producción de cosas para vender y consumir. Algunos estudios indican que de las 100 mayores economías del mundo, 51 son empresas y se han vuelto más poderosas que el gobierno, cuando esto ocurre el gobierno se pone al servicio de las empresas y no de la gente, disminuye las inversiones en educación, salud y seguridad social, y no promueve el desarrollo y bienestar de los pueblos.

El sistema económico actual, para producir sus mercancías, extrae todo lo que necesita: destruye los árboles, el agua, la tierra, el aire, acabando con los recursos naturales. Se dice que en los últimos 30 años hemos consumido un tercio de los recursos naturales del planeta, agotando su capacidad para vivir aquí. Por poner un ejemplo del gasto energético de recursos, se calcula que producir un litro de leche supone gastar mil litros de agua o producir una hamburguesa 16 mil litros de agua. Este modelo está acabando con nuestra agua y recursos naturales. Si todos tuviéramos este ritmo de consumo, necesitaríamos de tres a cinco planetas.

¿Cómo hacen los países “ricos” para sostener su consumo tan alto de recursos?, lo toman de otros. Según el video La historia de las cosas, “el 75 por ciento de los recursos pesqueros está explotado al límite de su capacidad, el 80 por ciento de los bosques ha desaparecido. Para obtener los recursos de otros territorios, las empresas, generalmente con la complacencia de los gobiernos, despojan a los pueblos de sus tierras, sin importarles que hayan vivido ahí por generaciones, acaban con los recursos y con las personas”, en México hay bastantes ejemplos de esto.

El consumo es el motor que mueve el sistema y se ha convertido en la prioridad para los empresarios. Nuestra identidad se ha convertido en ser consumidores, trabajadores, maestros o campesinos, la principal forma en que se mide y demuestra nuestro valor es en ¿cuánto consumimos? Pero no vemos que todo eso que compramos contribuye a la contaminación de nuestra Madre Tierra. Se dice que en EUA, uno de los países que más recursos del mundo consume, 99 por ciento de las cosas que se cosechan, procesan y transportan es basura en menos de seis meses.

El sistema neoliberal ha impuesto el consumo como nuestra forma de vida, la satisfacción espiritual y de nuestro ego en el consumo; que las cosas se consuman, quemen, reemplacen y desechen a un ritmo cada vez mayor, sin importar la  vida, ni la salud, mucho menos el medio ambiente.

Los medios de comunicación y actualmente los medios electrónicos nos van convenciendo de tirar cosas que aún son útiles, únicamente cambiando la apariencia de las cosas. La moda es un ejemplo, si no usas lo que está de moda, vales menos. Nos bombardean con anuncios para hacernos sentir infelices con lo que tenemos. Nos hacen pensar que podemos estar bien si salimos a comprar, así los medios sirven al sistema.

Este problema global tiene sus expresiones en lo local. Así, en Tlaxcala vemos cómo todo este proceso, por la producción industrial y el consumismo que se ha ido generando, va disminuyendo la cantidad de recursos e incremento de contaminación de aire, tierra y agua, un ejemplo concreto es la destrucción del río Atoyac. Este proceso de destrucción ambiental se favorece con la ausencia de verdaderas políticas públicas que lleven a la construcción de nuevas pautas culturales de producción y consumo responsable, con lo cual se proteja el medio ambiente que tenemos y se garantice la existencia intergeneracional de recursos.

El próximo 5 de junio se conmemorará el Día Internacional del Medio Ambiente que fue establecido por la Asam-blea General de Naciones Unidas, en su Resolución (XXVII) del 15 de diciembre de 1972, con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo, Suecia. Se conmemora desde el 5 de junio desde 1973. Los objetivos principales son darle un contexto humano, motivando a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación, pues ésta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro. Este será un buen momento para reflexionar las causas profundas de la actual devastación ambiental, así como sobre los efectos que nos está generando.

Hacemos extensiva la invitación de la Comisión Diocesana de la Pastoral Social a la Jornada Nuestro Compromiso Cristiano con el Medio Ambiente, que se realizará en el atrio de la basílica de Ocotlán el 4 de junio a partir de las 10 horas, la entrada es libre.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.