Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Las matemáticas y la astronomía en la filosofía mesoamericana

Por: Rafael H. Pagán Santini

2012-11-07 04:00:00

 

Los olmecas y los mayas se adelantaron a los europeos por más de 2 mil 500 años en en el estudio de la mecánica del universo. Sobre la visón mecanicista Leonardo da Vinci afirmaba, “La mecánica es el paraíso de las ciencias matemáticas” y Galileo enseñará, “El magno libro del universo está escrito en lengua matemática”. Las matemáticas les sirvieron a los pioneros de la escritura en Mesoamérica para desarrollar un calendario que les permitiría medir el tiempo, lo que a su vez abrió las puertas para conocer no sólo los actos astronómicos futuros sino calcular los eventos históricos pasados.

Una civilización que ha sido comparado constantemente con Mesoamérica, dadas las similitudes en sus procesos de desarrollo, es la mesopotámica. En Mesopotamia la escritura surgió como necesidad de medir el excedente productivo de la agricultura y así llevar registro de los impuestos, en cambio, en Mesoamérica la escritura surge como medio para medir el tiempo, en este caso tenemos dos necesidades y dos visones diferentes del universo. A diferencia de Mesopotamia, los olmecas enfrentaban las inundaciones y los huracanes anualmente, cambios en las mareas oceánicas, cosa que jamás han visto los que no viven en las costas, y un segundo periodo de lluvias al final del invierno. El sistema económico mesopotámico se basó en la ganadería, la agricultura y el comercio, mientras que el olmeca nunca desarrolló la ganadería pero sí la pesca (no almacenable en esa época), situación que los obligó a conocer los cambios en las mareas y sobre todo, las épocas de lluvias y huracanes.

Mientras los mesopotámicos utilizaron sus conocimientos matemáticos y astronómicos para predecir el futuro, convirtiéndose en los principales astrólogos de la humanidad, los matemáticos mesoamericanos fueron hacia el pasado, estudiaron lo que fue. Los primeros dieron pie a la “teoría de lo posible”1, los segundos desarrollaron la filosofía de la fatalidad. Siendo laxo en la interpretación, esta filosofía no está muy lejos del “Eterno retorno” nihilista de Federico Nietzsche, o del presagio bíblico que dice, “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo bajo del sol.”2

Las bases científicas del mecanicismo europeo se desarrollaron a partir de los siguientes descubrimientos3: (1) la sustitución del sistema geocéntrico de Ptolomeo por el sistema heliocéntrico de Copérnico (1543), (2) descubrimientos astronómicos de galileo (satélites de Júpiter, fases de Venus) y reafirmación de la concepción heliocéntrica del sistema solar; (3) la Ley de la gravitación universal de Isaac Newton, como explicación unitaria de todos los movimientos del cosmos; (4) la obra astronómica de Laplace, su “Mecánica celeste”, aparente culminación de la concepción matemática del sistema solar; descripción de la Vía Láctea y la doctrina de los universos–islas, las futuras galaxias, W. Herschel. Parafraseando a Laplace: un intelecto que en cualquier momento dado conociera todas las fuerzas que animan la naturaleza y las posiciones de los seres que la componen; si este intelecto pudiera someter los datos a análisis, podría condensar en una simple fórmula el movimiento de los grandes cuerpos del universo y del átomo más ligero; para tal intelecto nada podría ser incierto y el futuro así como el pasado estarían frente sus ojos.

Los olmecas y los mayas utilizaron la observación directa de la realidad, miraron el firmamento, ubicaron las estrellas y los astros en un lugar específico, cuantificaron sus cambios y sus repeticiones. En su intento por conocer todos los elementos que afectan la vida, observaron el amanecer y el atardecer, lo que les permitió dividir el firmamento y el espacio físico en cuadrantes. Este conocimiento fue utilizado para sus construcciones y así repetir sus observaciones sin tener que partir de cero cada vez que observaban. Los cálculos sobre el ciclo lunar y los del planeta Venus, además de tomar carácter propio, confirmaría las cuentas de los diferentes componentes calendario. Para tener un ejemplo de la precisión de sus cálculos astronómicos–matemáticos, el error en 6 mil años es de un día.

En una estela de Quiriguá4, departamento de Izabal en el sur–oriente de Guatemala, los mayas grabaron una computación que se extiende sobre un pasado cuya remotidad cubre 90 millones años. En otra estela de la misma ciudad, la fecha alcanzada por su registro sobrepasa los 300 millones. Este cálculo establece de modo correcto la posición de los días y de los meses en el pasado. Con un cálculo semejante podemos conocer el día y el mes en que cayó la navidad hace 300 millones de años. La observación astronómica–matemática les llevó a la conclusión de que hay ciclos astronómicos rítmicos (todos los día amanece) y todos fueron antes, corroborado por cálculos de millones de año, lo que significa que volverán a ser.

La hermenéutica de este conocimiento objetivo llevó a los mayas a la especulación metafísica del determinismo y de la fatalidad. Esta filosofía no es menos importante que la especulación metafísica que llevaron Descartes, Leibniz en el Renacimiento y posteriormente Immanuel Kant en la Ilustración, cuando hablaron de la cosa en sí. Los postulados de la mesoamericana encierran las siguientes ideas: los movimientos ciclos se repiten, por lo que la historia se repite, todo es un continuo con un comienzo y un fin (inmortalidad pero no eternidad). El conocimiento factico del universo, hechos astronómicosmatemáticos a la fecha irrefutable, sostiene una filosofía determinista–fatalidad donde, al carecer de números fraccionales, los ciclos expresados en números enteros se convierten en símbolo del equilibrio, lo que a su vez los convierte en días fastos y el desequilibrio, lo días faltantes o residuales en un ciclo, se traducen en días nefastos.

La filosofía determinista–fatalidad mesoamericana, la cual es hoy una filosofía de vida, se encuentra fuertemente arraigada en toda la región. El concepto astronómico de la repetición rítmica de los ciclos y orbitas se tradujo en la concepción de la repetición de la historia. Por ejemplo, cada 52 años (tiempo simbólico equivalentemente a un siglo nuestro) ocurre un cataclismo que termina con la vida, para cualquiera, la pregunta inmediata es cómo poder evitarlo. Los dioses, que son los mismos que las fuerzas que lo producen, son los únicos que pueden contrarrestarlo. ¿Cuál es el precio? El sacrifico. ¿Cuál es el sacrifico a ofrecer? La vida por la vida. Las profecías mayas no son una  predicción del futuro astrológica, sino la predicción de todos los elementos que intervienen en un momento determinado y la concatenación de estos en el presente.

Esta filosofía es la piedra angular sobre la que se fundamenta la interpretación de los hechos cotidianos, tanto de un individuo como los de un imperio. El tiempo materializado como objeto medible, el cual “los dioses cargan sobre la espalda utilizando un mecapal apoyado en la frente”, día–dioses, es objeto de estudio y de intervención. El trabajo permanente de los sacerdotes será el conocer los días así como las posibles consecuencias que ese día trae. Su interpretación va de la mano en las acciones individuales y colectivas que se deben llevar a cabo para evitar cualquier calamidad. No es el futuro la preocupación, porque se ya se le conoce y está determinado, es el presente el que hay que intervenir.

Al igual que muchas otras corrientes filosóficas desarrolladas en el transcurso de la historia, la filosofía determinista–fatalidad mesoamericana intenta explicar la relación entre inicio y destino de las cosas, la relación entre los hechos objetivos y las fuerzas que en ellos participan. Las filosofías sustentadas en la física moderna descansaron en el determinismo mecánico, no fue hasta el descubrimiento de la física cuántica que se puso en entredicho este determinismo sustentado por siglos. En la teología protestante, la predestinación predicada por Juan Calvino no está muy lejos de la filosofía determinista–fatalidad mesoamericana. Como estos, se pueden identificar muchos otros ejemplos a través de los siglos. Dada las implicaciones explicativas y su relación ante la incertidumbre, estas filosofías se han transformado en comportamientos tanto sociales como individuales, todas con implicaciones importantes, ninguna debe ser descartada porque tienen más o menos dioses en sus postulados.        

 

1Filoramo G., Massenzio M., Raveri m., Scarpi P., (2007), Historia de las Religiones, ed Crítica, Barcelona p 32.

2Eclesiastés 1:9.

3LaínEntralgo P., 1978, Historia de la medicina, ed Salvat, Barcelona p 257.

4Thompson J.E.S. undécima impresión 2010, Grandeza y decadencia de los Mayas, ed. FCE, México p 27.

Si desea más información sobre esta

columna puede escribir al correo electrónico

[email protected]

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.